Publicidad

Noticias

El amable juego de mesa para toda la familia que permitía que tu personaje se suicidase o cayera en la pobreza

¡Para niños y mayores!

El amable juego de mesa para toda la familia que permitía que tu personaje se suicidase o cayera en la pobreza
Randy Meeks

Randy Meeks

La década de 1860 no era precisamente un camino de rosas en Estados Unidos: durante los 40 años siguientes más de 14 millones de inmigrantes llegarían de todo el mundo, la Guerra de Secesión dividió a los estados y había que educar a los ciudadanos a vivir en la virtud en lugar de en la toxicidad. Y ahí entra en acción un juego de mesa que más de 150 años después sigue publicándose: ‘El juego de la vida’.

Monopoly Plus DESCARGAR
Juego de mesa tridimensional para un jugador y multijugador

¡A… ¿jugar?!

Milton Bradley (conocido en España como MB) fue un hombre hecho a sí mismo que nació en el convulso 1836 y acabó montando, a los 24 años, una fábrica dedicada a la publicación de litografías que acabó haciendo juegos de mesa. Y no es tontería: en aquellos años 60, los juegos de cualquier tipo eran considerados pecaminosos e incluso “instrumentos del diablo”. Estaba claro lo que tenía que hacer: uno que enseñara virtudes en la vida hasta llegar a la vejez: los por aquel entonces añorados 50 años. Así nació ‘The checkered game of life’.

Y para ello escogió diferentes posibilidades por las que una vida podía ir y asignó puntos positivos o negativos a cada una de ellas: pobreza, ambición, colegio, infancia, apuestas, política… La idea era llegar a cien puntos y conseguir la casilla especial que te daba la mitad de ellos: la Vejez Feliz. Podías llegar a la riqueza o a los contratos con el gobierno, pero lo más curioso es que se incluía una casilla en la que caer suponía el final de la partida: el suicidio.

En 1860 no se andaban con zarandajas. En este juego sobre la moralidad era posible acabar en la cárcel y perder un turno, en la ruina… o acabando con tu vida colgado de un árbol. Inmediatamente tu ficha se retiraba de la partida porque “¿Cómo puede cualquier persona seguir viajando a la Vejez Feliz tras cometer suicidio?”. A partir de 1866, esa casilla quitó a la persona colgando del árbol y se convirtió en un simple comodín en el que no pasaba nada: imaginad a los niños de la época traumatizados.

Curiosamente, para evitar usar los dados, que en aquella época equivalían a las apuestas, Bradley contaba los puntos con un hexágono que hacía bailar sobre el tablero. Cien años después, ‘El juego de la vida’ se republicó cambiando absolutamente todo en el tablero y la moralidad, convirtiéndolo en el juego que vive hasta nuestros días y que tiene versiones de ‘Los Simpson’, ‘Hello Kitty’, ‘Pokémon’ y hasta ‘Star wars’. Eso sí, sin suicidios por el medio… o al menos eso esperamos.

Monopoly Plus DESCARGAR
Juego de mesa tridimensional para un jugador y multijugador

Algunos de los enlaces añadidos en el artículo forman parte de campañas de afiliación y pueden representar beneficios para Softonic.

Randy Meeks

Randy Meeks

Redactor especializado en cultura pop que te escribe en webs, revistas, libros, redes sociales, guiones, cuadernos y servilletas si no hay más sitios donde dar la chapa

Lo último de Randy Meeks

Directrices editoriales