Publicidad

Artículo

Análisis de Doctor Who The Edge of Time: El mejor videojuego basado en la Doctora más famosa a este lado del Espacio y el Tiempo

Daniel Caceres

Publicado

Doctor Who: The Edge of Time es el mejor videojuego basado en la longeva serie de ciencia-ficción de la BBC. Gracias a la RV, he podido vivir en carne propia momentazos como entrar por primera vez en la Tardis y poder exclamar que sí, que es más grande por dentro; enfrentarme con horror a los temibles Ángeles Llorones; escabullirme de los Daleks… Hubiera decidido pasar más rato con la Doctora, y que su resolución no hubiera sido tan expositiva, pero aparte de estos detalles, he quedado como fan gratamente satisfecho con el resultado.

En The Edge of Time, te convertirás en un compañero de la Doctora mientras estás haciendo la colada en la lavandería. La realidad cambiará literalmente: el exterior está rodeado por una misma roja, y unas viscosidades negras te miran con sus ojos dentro de los tambores de las lavadoras. La Doctora (interpretada por una siempre optimista Jodie Whittaker) se comunicará contigo a través del teléfono público, de la tele… para alertarte de lo ocurrido. Algo (¿o alguien?) ha desatado un virus reestructurador de realidades, y la Doctora no puede hacer nada porque está atrapada en el Borde del Tiempo y del Espacio. Te tocará coger su Destornillador Sónico, entrar en la Tardis y emprender la aventura cósmica de tu vida.

Se nota que los de Maze Theory, la desarrolladora detrás de este juego de Doctor Who, son fans de la serie. El juego no solo parece un episodio largo de cuatro horas (al guion tenemos Gavin Collinson, asesor de la serie y autor de una de sus novelas oficiales), sino que está repleto de guiños a casi todas las épocas del Doctor. Y hasta el huevo de pascua más nimio es narrativamente consistente.

Aunque a primera vista no lo parezca, es un acierto encarnar a un “companion” en lugar de a la Doctora. Si fuéramos ella, esta situación no nos resultaría nueva. En cambio, como nos pilla de improvisto, The Edge of Time juega y exprime nuestro desconcierto constante y lo convierta, sorprendentemente, en terror. La aventura no es un survival horror ni nada por el estilo, pero digamos que enfrentarte cara a cara (aunque sea virtual) contra las criaturas más famosas de la serie me ha dado más de un susto. He permanecido gran parte de la aventura inquieto, sobre todo cuando la Doctora me decía algo así como “Ah, y sobretodo ten cuidado con…” y el mensaje se cortaba antes de dejarme solo con el peligro.

Otra emoción que me persiguió durante toda la aventura fue el asombro, especialmente cada vez que la Tardis me llevaba a la próxima localización y tocaba abrir la puerta hacia nuevos horizontes. Ahora entiendo por qué es tan difícil dejar de ser companion de la Doctora, pese a la tasa elevada de mortandad/peligro que conlleva esta profesión.

A nivel jugable, nos encontramos ante una aventura de puzles y acertijos lineal. Llegamos a una nueva localización con sus propios minis-enigmas. La Doctora nos explica un poco lo que está ocurriendo, cuál es nuestra misión. Tenemos los típicos momentos de “usar objeto X con objeto Y”, pero también hay situaciones diferentes u originales, como nuestro interesante encuentro con los Daleks. Es difícil quedarse bloqueado mucho tiempo, y la cadena de misterios te engancha. Puedes pasarte el juego en dos o tres tardes sin problemas, lo que equivale a unas cinco horas de duración.

En cuanto a la presentación, Doctor Who: The Edge of Time me volvió a sorprender en cuanto a su calidad. A nivel gráfico tenemos escenarios cuidados, repletos de detalles… Visualmente, todo está preparado para que te sientas como en casa (empezando con revivir los créditos de apertura en RV). A nivel sonoro, tenemos retazos de la banda sonora de la serie, y una actuación excelente por parte de Whittaker. Lástima que no se la vea tanto como se la escucha.

El único gran problema del juego es, al igual que la serie, su dependencia hacia el diálogo expositivo. La trama se resuelve prácticamente con un largo monólogo de la Doctora. Ya sé que está atrapada, y que el prota de la historia soy yo, pero hubiera sido genial encontrar un pretexto narrativo para que aparezca de tanto en cuanto. Asimismo, no hubiera estado de más ver a más personajes, o haber tenido algo más de incidencia en el desenlace. Pero este es uno de los males eternos de este tipo de adaptaciones.

Deseo que esta aventura no sea la única y que Maze Theory vaya desarrollando nuevos “episodios largos en VR” de Doctor Who en los próximos años. Con el primer intento ya lo han clavado: puzles ingeniosos, una trama fiel a la fuente original… por no olvidar el asombro y el terror que logra hacer sentir. Si los compis de los Doctores suelen durar al menos una temporada, ¿por qué no podemos tener nosotros nuestra temporada entera también?

También te puede interesar