Publicidad

Trucos y Consejos

Wi-Fi público: cómo detectar los legales, cómo evitar los ilegales y posibles amenazas

Vivimos en un mundo interconectado donde en todo momento necesitamos tener acceso a Internet. Ya sea para comprobar nuestro correo electrónico, actualizar nuestras redes sociales, realizar una consulta rápida o disfrutar de una buena serie en streaming, vamos a necesitar de una conexión Wi-Fi. Sin embargo, no siempre estamos en casa y a nadie le gusta perder todas las gigas de su plan de datos a principios de mes. Afortunadamente existen las Wi-Fi públicas pero… ¿Son seguras?

Man using iPhone

Aunque muchos no pensemos en ello, conectarse a una red Wi-Fi pública no es algo  que debamos hacer a la ligera. Al entrar en ella podemos poner en jaque nuestra privacidad y la de nuestros datos. Y es que podemos convertirnos muy fácilmente en víctimas de un hacker si por desgracia tenemos la mala suerte de conectarnos en una misma red abierta que él.

En el artículo de hoy vamos a ofrecerte una pequeña guía con el objetivo de enseñarte por qué son peligrosas las redes de Wi-Fi público, cuáles debes evitar a toda costa y cómo puedes conectarte a ellas con total (o casi total) traquilidad. ¡Esperamos que te sirva de ayuda!

Por qué son peligrosas las redes Wi-Fi públicas

malware

Es probable que tras leer la introducción de nuestro artículo hayan saltado todas las alarmas en tu cerebro. Y es que muchos de nosotros hemos utilizado una red Wi-Fi pública en algún momento y nada extraño ha sucedido. ¿De verdad son tan peligrosas?

Las redes Wi-Fi públicas son ciertamente útiles pues normalmente se encuentran en lugares donde vamos a pasar bastante rato (hoteles, aeropuertos, bibliotecas, hospitales, etc.). Éstas nos ayudan a que la espera sea  mucho más llevadera y a que podamos conectarnos a Internet con nuestros móviles, portátiles o tabletas. Sin embargo, al desconocer su configuración y qué otros usuarios están conectados en ellas, pueden resultar peligrosas.

Entre los principales peligros de las redes Wi-Fi públicas encontramos los siguientes.

Distribución de malware

Cuando estamos conectados a una Wi-Fi pública, especialmente si esta carece de contraseña, ponemos en riesgo la seguridad de nuestro dispositivo. Esto se debe básicamente a que esta red puede servir de puente para que un usuario malintencionado pueda acceder a nuestro móvil, portátil o tableta y sea capaz de instalar algún tipo de malware en él.

Las razones por las cuales un hacker instala malware en nuestros dispositivos móviles pueden ser variadas. Entre las principales encontramos la recopilación de datos personales y archivos con fines maliciosos o simplemente dañar nuestro equipo hasta que este sea inservible.

Ser víctimas de un ataque MitM

Es probable que a primeras, las siglas MitM (Man in the Middle) no te digan mucho, pero te aseguramos que una vez te expliquemos en qué consiste este ataque empezarás a ver las Wi-Fi públicas con otros ojos.

Los ataques MitM consisten en que, una vez conectados a una red abierta o pública, un hacker conectado a ella sea capaz de interceptar toda la información que estés tanto enviando como recibiendo desde tu dispositivo móvil. De este modo, si consultaste tu correo electrónico el atacante conocerá todos tus emails así como tu contraseña. Lo mismo sucede si decidiste consultar tus redes sociales y la cosa empeora con creces si accediste a tu cuenta bancaria.

Ser víctimas de un sniffer

No, no nos estamos refiriendo a la serie detectivesca de su mismo nombre. Cuando hablamos de «sniffer» nos referimos a un tipo de ataque muy común en las redes públicas o abiertas. Si bien es muy parecido a los MitM, su envergadura es mucho mayor.

Un sniffer no es otra cosa que un programa informático que registra toda la información de una red. En este caso, un hacker hace uso de éste para recopilar todos los datos transferidos a través de la red Wi-Fi y luego los analiza en busca de información que pueda resultarle útil. Entre ellas encontramos contraseñas, datos personales y bancarios e incluso fotografías comprometidas para realizar chantajes.

Cómo detectar si una red Wi-Fi es legal o si es falsa

Mujer utilizando Wi-Fi publico

Es habitual que cuando vamos a una cafetería a desayunar o a relajarnos con nuestros amigos lo primero que hagamos es consultar con nuestro móvil para ver si existe alguna red Wi-Fi abierta. Pero… ¿Cómo sabemos con total seguridad si la red a la que vamos a conectarnos es legal o si es falsa?

Una de las trampas más habituales de los hackers es acudir a establecimientos con Wi-Fi y crear una red alternativa falsa que tenga un nombre parecido. Así pues, si vamos a un local cuyo nombre es «El café de Alfredo» y su Wi-Fi real es «Cafetería_Alfredo», los hackers crearán una red llamada «Café_Alfredo». De este modo muchos incautos conectarán con ella y sin saberlo, pondrán en peligro todos sus datos.

La mejor forma de no caer en este truco es preguntar siempre al encargado del establecimiento si tienen Wi-Fi, y de ser así, pedir por escrito el nombre para no equivocarte al acceder a ella. Aunque veas una red Wi-Fi con el nombre exacto del local, jamás te conectes sin preguntar antes.

Cómo puedo proteger mis datos cuando me conecto a una red Wi-Fi pública

Hombre conectado a una red Wi-Fi

En el punto anterior te hemos enseñado cómo evitar las redes Wi-Fi falsas, pero desengáñate, el que estés conectado a una real no implica que tus datos estén a salvo. Por ejemplo, hay muchas redes legales que no cifran los datos que circulan por ella, con lo que cualquier hacker podría robar tu información personal y contraseñas. Es por esta misma razón que es importante que siempre tengas los siguientes puntos en mente.

Utiliza una VPN

Una VPN (Virtual Private Network) es una capa de protección extra si quieres asegurarte que tus datos estén a salvo. Además de muchas otras cosas, éstas crean una red privada que cifra tus datos, independientemente de si la red pública a la que te conectaste no lo haga.

Existen cientos de VPN pensadas tanto para dispositivos móviles como para ordenadores personales. Del mismo modo, existen VPN gratis así como también de pago, aunque ya te avisamos que es más que recomendable evitar las gratuitas. Lo barato sale caro y además de no ser seguras, acostumbran a vender tus datos a terceras personas.

Entre las principales VPN del mercado recomendamos las siguientes:

  • NordVPN
NordVPN DESCARGAR
9
  • PureVPN
PureVPN DESCARGAR
8

Si ninguna de las dos te da el pego, recomendamos que le eches un vistazo al siguiente artículo para descargar alguna alternativa.

Evita páginas web poco seguras

Seguro que en más de una ocasión tu buscador de Internet te ha informado que estás a punto de entrar en una página web poco segura. Éstas todavía no han hecho el cambio de protocolo HTTP a HTTPS y por tanto, los datos que compartes con ellas no se cifran. Si bien es más que recomendable evitar este tipo de páginas desde conexiones privadas (como por ejemplo tu casa), es de vital importancia que las evites en una red pública. Éstas facilitan mucho que un hacker pueda interceptar tus datos.

No compartas información personal

Es recomendable que nunca introduzcas información personal desde una red pública. Entre ellas se encuentra, por ejemplo, tu nombre completo, dirección, número de teléfono o tus nombres de usuario y contraseña para acceder a páginas web. Intenta utilizar las redes públicas simplemente para realizar búsquedas en Internet y poco más. De este  modo, aunque se intercepten tus datos, no va a suponer de ninguna utilidad para los ladrones.

No realices transacciones en línea

Muy unido al punto anterior esta el no realizar ningún tipo de transacción en línea. Evita realizar compras, introducir tu número de tarjeta de crédito y sobre todo, no accedas a tu cuenta de banco en línea ni tampoco a servicios de pago como es el caso de PayPal.

Mantén tu móvil, tableta o portátil siempre actualizado

Las redes Wi-Fi no seguras no son únicamente utilizadas para interceptar tus datos personales, sino también para introducirse en tus equipos. Es por ello de vital importancia que siempre tengas el sistema operativo de tu PC como de tu dispositivo móvil actualizado a su última versión. De este modo podrás cerciorarte que cualquier agujero de seguridad que presentaba el SO ha sido solventado y nadie podrá introducirse en él con fines maliciosos.

Si eres usuario de Windows, actualizar tu equipo es realmente sencillo. Simplemente accede al menú de Configuración de Windows (Tecla de Windows + I) y pulsa en la opción «Actualización y seguridad». Una vez en la nueva ventana, pulsa en la opción «Windows Update» del menú lateral izquierdo  y selecciona la opción «Buscar actualizaciones». Tras ello Windows comprobará si hay alguna actualización para tu equipo, la instalará y reiniciará tu PC para que los cambios surtan efecto.

Si por el contrario eres usuario de móvil o tableta, accede al menú de «Ajustes» del dispositivo y pulsa en «General» si eres usuario de iOS o «Acerca del teléfono» si eres usuario de Android. Tras ello podrás comprobar si tienes la última versión del sistema operativo instalada.

Esperamos que nuestro artículo te haya servido de ayuda a la hora de aprender los peligros de las redes Wi-Fi públicas y cómo poder utilizarlas sin poner en jaque tus datos. ¿Eres usuario habitual de este tipo de redes? ¡Compártelo con nosotros en la sección de comentarios!

  • Enlace Copiado!

También te puede interesar

Leer todos los comentarios
Cargando comentarios

Publicidad