Google Drive vs. Quickoffice: cuándo hay que usar cada uno en Android y iOS

Quickoffice es la suite ofimática gratuita de Google para Android y iOS. Hasta ahora lo editábamos todo en Google Docs (Drive), pero la aparición de Quickoffice ha generado confusión. ¿Cuándo conviene usar uno frente al otro?

Drive y Quickoffice se parecen mucho, quizá demasiado. El cambio de Google Docs a Google Drive indicó en su momento que el almacenamiento era para Drive la función esencial, más importante que la capacidad de editar documentos.

La llegada de Quickoffice refuerza esa sensación: Google Drive es el disco duro y Google Quickoffice es la suite de edición de documentos. A diferencia de lo que ocurre en el PC, en Android y iOS el dualismo es muy evidente.

¿Cuándo usar Drive? ¿Y Quickoffice?

Editar documentos de Microsoft Office: Quickoffice

Cuando abres un documento de Microsoft Office en Google Drive, solo puedes verlo, y además con un formato muy poco fiel al original. QuickOffice, en cambio, puede editar documentos DOCX, PPTX y XLSX, así como los clásicos DOC, PPT y XLS. Este es el mayor atractivo de Quickoffice frente a Drive cuando hablamos de editar documentos.

Consultar documentos en un móvil: Drive

Por agilidad y sencillez, resulta más cómodo consultar documentos en Drive. Si has de editarlos, eso es otro asunto, claro. Pero Drive es perfecto a la hora de visualizar todo tipo de archivos compatibles (y son muchos). Allí donde Quickoffice triunfa como editor, Drive lo hace como visualizador de ficheros.

Cuando quieres crear una presentación: Quickoffice

La versión estándar de Drive permite crear presentaciones, pero no la versión móvil. Quickoffice, en cambio, cuenta con Quickpoint, una genial aplicación de presentaciones de diapositivas. Su funcionamiento es muy similar al de un Powerpoint básico. Y en Drive podrás ver el resultado cuando quieras.

Cuando has de escanear un documento: Drive

Drive tiene una característica muy interesante y poco conocida: el escaneo de documentos a través de la cámara del teléfono o de la tableta. Es una forma muy rápida de crear archivos PDF a partir de fotos de libros o documentos cuando no tienes un escáner de sobremesa a disposición.

Insertar tablas o formatos avanzados: Quickoffice

La cantidad de cosas que Drive no permite hacer en un móvil o tableta es considerable. Ahí es donde Quickoffice entra en acción: la posibilidad de insertar tablas o imágenes en Quickword o añadir fórmulas complejas en Quicksheet hace que la suite Quickoffice sea tu mejor opción a la hora de editar documentos en profundidad.

Subir rápidamente archivos de todo tipo: Drive

Google Drive es tu disco duro en la nube. Cuando necesitas subir un archivo a tu espacio de almacenamiento, sea o no un documento, Drive es la elección más lógica. Su integración con el sistema operativo (mejor en Android que en iOS) facilita mucho la tarea de compartir archivos o simplemente respaldarlos.

Añadir notas a un archivo PDF: Quickoffice

Gracias a QuickPDF puedes añadir anotaciones en archivos PDF de Acrobat. Basta con oprimir el botón de anotaciones (el lápiz) y elegir la opción deseada: puedes subrayar y tachar texto, añadir formas (rectángulos, óvalos, flechas) o notas adhesivas. Nada de esto existe en Drive todavía.

Colaborar en la edición de un documento: Drive

Drive no es solo un servicio de almacenamiento, sino también un espacio de trabajo compartido. Cuando abres un documento con Drive desde el móvil o la tableta, puedes ver a otros usuarios mientras leen o editan el documento, y puedes participar en conversaciones. Esto, en Quickoffice, no puede hacerse, al menos de momento.

Drive para compartir, Quickoffice para editar

Esa es la conclusión a la que he llegado tras comparar las funciones de ambas apps. Mientras Drive se ha especializado como espacio de consulta, almacenamiento y trabajo compartido, Quickoffice llena un hueco esencial, el de un editor para documentos complejos, ya sean hojas de cálculo o presentaciones.

Descarga Google Drive y Google Quickoffice ahora:

Cargando comentarios

Últimos artículos