Di adiós a Youtube-MP3.org

YouTube-MP3.org, famosa página que convierte vídeos de Youtube en archivos MPS3 descargables, tiene los días contados. Aunque en el momento de la redacción de esta noticia la página sigue en activo, el plan es que cierre en breve.

Una coalición de compañías discográficas (que incluye Capitol Records, Warner Bros. Records y Sony Music Entertainment) llevó la página YouTube-MP3.org a los tribunales el año pasado.

“Debido a la promesa de poder descargar música gratuita, YouTube-MP3.org ha atraído a millones de usuarios, lo que a su vez le ha generado beneficios a nuestra costa“, acusó esta coalición.

youtube-site-image

Solo hay que leer la descripción oficial de la página para entender su encanto:

YouTube-mp3.org es la forma más fácil de servicios en línea para la conversión de videos a mp3. No es necesario ningún tipo de registro, lo único que necesitas es la dirección URL de YouTube. Una vez introducida la dirección del vídeo, convertiremos su audio en un archivo .mp3 el cual podrás empezar descargar inmediatamente. A diferencia de otros servicios, este es un proceso que se realiza en nuestros servidores, por lo que no se precisa de ningún programa adicional. Debido a esto nuestro software es independiente al sistema operativo que utilices: Puedes utilizarlo con tu Mac, el PC con Linux, o incluso un iPhone. Todas las conversiones se realizan en modo de alta calidad de al menos 128 kbit/s. No te preocupes, nuestro servicio es totalmente gratuito. Necesitamos aproximadamente 3 a 4 minutos por vídeo.

Tras meses de discusión en los tribunales, se ha creado una propuesta final dentro de este proceso legal contra Youtube-MP3.org. La propuesta da la razón a las compañías discográficas.

Si el juez firma el documento de la propuesta, Youtube-MP3.org deberá ofrecer su dominio a una de estas compañías. No hay razón por la que la firma no tenga lugar: la propuesta es el resultado de un acuerdo entre las discográficas y Youtube-MP3.org.

En el caso de que la página no cumpliera con esta orden, tendría que cerrar el sitio en menos de 24 horas y permitir que su registro pasara a formar parte de una de la discográficas de la coalición en un plazo máximo de 30 días.

La página además también deberá admitir su culpabilidad y pagar una cantidad de dinero que no ha sido revelada públicamente.

Actualmente, aunque la página sigue en activo, es imposible convertir un vídeo en MP3. Cuando lo intentas, aparece el mensaje: “Lo sentimos, este servicio no está disponible desde tu jurisdicción”.

youtube-mp3-conversion-site-message

Además, con la firma de este documento, a Philip Matesanz, creador de Youtube-MP3, se le prohibirá “diseñar, desarrollar, ofrecer u operar cualquier tecnología o servicio que permita o facilite la práctica conocida como streamripping”.

“Rippear” vídeos de Youtube es un negocio de los gordos. Como no existe forma legal de descargar o convertir vídeos desde Youtube, existen decenas de servicios que ofrecen esta posibilidad de forma gratuita. Con la acción de descargar vídeos de Youtube en MP3, las discográficas pierden beneficios pues muchos usuarios, en lugar de comprar música, optan por esta alternativa.

Por si alguien se lo pregunta, rippear es ilegal, pues rompe los términos de uso que todo usuario de Youtube acepta al acceder a esta comunidad. Según un estudio del año 2016 a cargo de la Federación Internacional de la Industria de la Fonografía (IFPI según sus siglas en inglés), el rippeo online es una de las formas más significativas de piratería a la que se está enfrentando la industria discográfica; casi la mitad de la población de entre 16 y 24 años ha usado alguna vez un servicio como YouTube-MP3.org.

En este caso específico, la coalición demandante aseguraba que Youtube.MP3.org había dañado los ingresos de 304 canciones que incluyen Clarity de Zedd, Born This Way de Lady Gaga, o Get Ur Freak On de Missy Elliot. La demanda alegaba daños a razón de 150 mil dólares por cada caso en el que se demostrase una infracción del copyright.

¿Qué opinas sobre el fin de YouTube-MP3.org?

Fuentes: Independent, The Verge, MakeUseOf

Cargando comentarios