Aplicaciones online (I): la web 2.0 llega a tu Escritorio

¿Web 2.0, te suena de algo? Veamos, espero que sí porque de no ser así, ¿dónde has estado estos últimos años? ¿Metido en una expedición en la Antártida o en una secta antitechies? No puedes haberte perdido toda la hype que se generó en torno a la segunda generación de bits dos cero.

Últimamente, es EL tema en boga, el que más tinta derrama en la blogosfera, y un concepto en boca de todos. Aunque no seas consciente de ello, ya estás inmerso en la web 2.0. Así es, por mucho que lo hubieses deseado evitar, la web 2.0 ya entró por la puerta pequeña de tu vida digital.

Sí, es cierto… a veces las conversaciones generadas en torno a la web 2.0 rayan hasta en lo absurdo y lo indigesto. Se ha hablado mucho sobre el fenómeno, a veces con criterio y otras veces no tanto. Pero a día de hoy, de lo único que se puede estar seguro es de que no estamos ante una nueva burbuja a punto de reventar. La web 2.0 ha venido para quedarse, que no quepa duda.

¿Qué hay en el menú de este reportaje? En esta primera entrega os daré un rápido repaso por la web 2.0, concebida como metamorfosis social y tecnológica. Sin entrar mucho en detalles de este pica-pica, la siguiente entrega pasará al plato fuerte: las tecnologías diseñadas para acercar el mundo de las aplicaciones online y el de las aplicaciones de Escritorio, empezando por la tecnología Gears de Google hasta Adobe Air y su tecnología Flex, pasando por el gigante de Redmond, Microsoft, con Silverlight.

Para poner la guinda a este reportaje a la vez que a este apetitoso pastel de aplicaciones web (también conocidas como RIA o Rich Internet Application), del que todos quieren comerse un generoso trozo (llámense Google, Adobe, Microsoft, Sun, Mozilla o Yahoo), la última entrega irá dedicada a las alternativas a Google Gears, Adobe Air y Microsoft Silverlight, opciones que si bien están presentes, juegan en otra liga, pues ni despiertan las mismas expectativas ni gozan de la misma cobertura mediática.

Web 2.0, la metamorfosis social y tecnológica

¿Web 2.0, de qué va? Yo sigo usando Google,… y Softonic, claro. ¿Dónde está la novedad en todo esto? Ahora, eres el protagonista: blogs, wikis, folksonomía, canales RSS, redes sociales, podcasts y aplicaciones online han sentado las bases de la web 2.0. Páginas como MySpace, Flickr, Youtube, Blogger o FaceBook son algunos de los nuevos espacios sociales que nos ha dado la web 2.0, páginas dónde tú y yo participamos compartiendo mucho más que datos, gustos o consejos. Compartimos nuestra vida digital a trocitos y a golpe de tags o etiquetas.

Más que un cambio tecnológico o una estética más cuidada, la web 2.0 traduce un cambio de actitud y epicentro: el usuario. Una nueva forma de hacer las cosas nace, mucho más abierta y distribuida. Esta evolución cambia el paradigma en vigor desde el estallido de la burbuja del 2001: lo estático se vuelve dinámico, la web se vuelve más social y participativa. No sólo se está convirtiendo en un enjambre de redes sociales temáticas, sino en una plataforma de pleno derecho sobre la que se asienta toda una nueva generación de aplicaciones basadas en web.

Hay vida fuera del Escritorio

Fuera del Escritorio, cientos de aplicaciones cobran vida a través del navegador web gracias a tecnologías como Flash, XHTML, CSS, Ajax, Flex, SilverLight, Ruby on Rails, JavaScript o, scripts JavaFX, y muchas más. Es decir, la web está cambiando a toda marcha y hoy gesta aplicaciones ricas en dinamismo e interacción con el usuario. Buenos ejemplos de esta exuberancia son aplicaciones como Panoramio, Twitter, ADNStream, del.icio.us, Google Docs, Tractis, Genoom, Omemo, Moneytrackin, Endeve… ¿seguimos?

Hay cientos de aplicaciones de este tipo. Podemos desde geolocalizar fotos en Google Maps hasta ver canales de TV a la carta desde el navegador o gestionar facturas, pasando por crear hojas de cálculo o usar procesadores de textos online. Las hay de todo tipo, para todos los perfiles de usuarios y todos los gustos, basta con abrir una nueva pestaña y teclear la URL. Si no quieres perderte nada de la actualidad en cuanto a servicios, redes sociales y aplicaciones web, no dejes de visitar los excelentes blogs wwwhat’s new y Loogic.

El Escritorio, esa tenaz idea

Esto no significa que vamos a dejar de usar las clásicas aplicaciones de Escritorio, todavía les queda cuerda para rato. Sinceramente, ¿quién puede prescindir de la férrea llamada del Escritorio a la hora de editar una imagen, reproducir música o convertir un vídeo? Nadie, simplemente porque no se puede hacer todo vía web. Además, el Escritorio sigue siendo la opción más potente y cómoda de usar, al menos por ahora.

Pero si queremos anticiparnos un poco al futuro, lo más probable es que de ahora en adelante las aplicaciones online copen cada vez más nuestro interés. Quedarse impasible ante sus evidentes ventajas, el componente social y la movilidad ofrecida, no es propio de un geek. Ante todo, son aplicaciones sociales y son accesibles desde cualquier dispositivo, basta con que tengas un navegador web abierto. Tampoco es tan descabellada la idea de que nuestros equipos se vayan convirtiendo poco a poco en meros clientes de acceso a distintos servicios, redes sociales y aplicaciones web… almacenamiento online, álbumes de fotos y conversores de vídeo online; la evolución es imparable.

Volviendo al presente, más que una selección natural lo más probable es que ahora nazcan nuevas aleaciones tecnológicas para que ambas especies convivan. Más que probable, esto es lo que está pasando. Así es. Si bien asistimos a una transición bastante suave, las viejas costumbres no se destierran tan fácilmente. En la mente del usuario permanece la insistente llamada del Escritorio que, por otro lado, tiene sus incuestionables ventajas, lo veremos más adelante.

Modelos híbridos, marchando

El tema está que arde, suscita mucha agitación. Primero, aparecieron los widgets en Mac, luego los gadgets en el Escritorio de Windows Vista. ¿El objetivo? Acercar el mundo online al mundo offline; lo consiguieron a medias. Luego, la web 2.0 cobró vida y fue tomando más protagonismo. Y bueno, ya sabes, empieza a correr la voz y, en fin, nunca digas de esa agua no beberé. Ahora, nuevas plataformas, tecnologías y entornos de desarrollo nacen también con esta idea en mente: establecer una pasarela entre las aplicaciones web y el Escritorio.

Algunas propuestas tratan de mejorar nuestra experiencia como usuario 2.0 recién estrenado, ofreciendo acceso offline a las aplicaciones web, aportando más capacidad o aprovechando simplemente las funcionalidades que ya ofrece el Escritorio. Es el caso de Google Gears. Por otro lado, otras pretenden llevarse directamente al Escritorio las aplicaciones web. Es el caso de Adobe Air o Microsoft Silverlight.

En el caso de Silverlight quiero aportar un pequeño matiz. Está pensado para impulsar el desarrollo de aplicaciones web por medio de tecnologías conocidas de los desarrolladores de aplicaciones de Escritorio, como por ejemplo .NET. En cambio, Adobe quiere aprovechar los conocimientos de los desarrolladores de aplicaciones web para exportarlas al Escritorio con ayuda de Air.

Bueno amigos, podría seguir pero creo que ya está bien para esta primera entrega, no quiero que os resulte indigesto. Os va a costar un poco asimilarlo todo pero, si es con una copa de vino y el navegador web abierto para explorar todos los enlaces de este artículo, irá como la seda. En la próxima entrega os hablaré de la tecnología Gears de Google que ya tiene un año recién cumplido, aunque su objetivo sigue fiel a sí mismo: ofrecer el modo offline a la vez que potenciar las aplicaciones web. Lo consigue sacando provecho de nuestro amigo de toda la vida, el Escritorio.

Continuará…

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas