Snow Leopard: cuando lo bueno mejora todavía más

El pasado viernes 28 de agosto se ponía a la venta Mac OS X 10.6 con el sobrenombre de Snow Leopard. Sucesora de Leopard (10.5), esta nueva versión trae importantes mejoras respecto a la versión anterior, de ahí la similitud del nombre, y novedades que harán las delicias de cualquier usuario.

Acompáñanos en este breve repaso de lo más destacado de Snow Leopard.

Acostumbrados a grandes cambios en cada nueva versión, Mac OS X Snow Leopard supone una optimización de lo que ya habías visto en Leopard. El diseño del Escritorio y de Finder siguen siendo prácticamente iguales, con pequeños cambios imperceptibles.

La novedad radica sobre todo en que Snow Leopard corre más rápido que su predecesor, se enciende y apaga antes y los resultados de Finder y Spotlight se muestran al instante. Ello se consigue aprovechando la tecnología de los procesadores de 64 bits y el uso de varios núcleos, permitiendo usar aplicaciones para 32 o 64 bits con un resultado mejor que en Leopard.

La velocidad también se aprecia en otros ámbitos, como las copias de seguridad con Time Machine o el acceso a redes Wi-Fi, que además de conectar y desconectar de una red más rápido que antes, su indicador de la barra de menú incluye información más precisa y alerta si no se puede acceder a Internet.

Siguiendo con la optimización, Mac OS X 10.6 piensa en tu disco duro. A diferencia de otros sistemas operativos, que con cada nueva versión ocupan más y más espacio, Snow Leopard reduce el consumo de disco, devolviéndote entorno a los 7 GB (que pueden ser más en función de tu equipo y de la instalación previa). Y por si fuera poco, durante la instalación puedes elegir qué idiomas y controladores de impresora instalar, y si deseas usar Rosetta (en caso que todavía dependas de aplicaciones PowerPC).

A simple vista, el Dock sigue siendo el mismo de siempre, pero ahora integra la función de Exposé. Así, verás miniaturas de las ventanas abiertas, por lo que si trabajas con muchos programas a la vez tendrás un potente aliado para gestionar las ventanas sin problemas. Por otra parte, las ventanas se minimizan ahora en su icono, ahorrando espacio en el Dock. Haciendo clic con el botón derecho verás qué ventanas están minimizadas.Y, en tercer lugar, la vista Pilas se vuelve navegable, pudiendo ver miniaturas de documentos y fotografías sin tener que abrir el Finder.

Una de las herramientas que más ha cambiado es QuickTime, ahora QuickTime X. No sólo cambia su logo, también lo hace el diseño del reproductor, más minimalista y cómodo de usar. Además añade soporte para subir vídeos a YouTube y la posibilidad realizar grabaciones de vídeo usando tu cámara web y crear videotutoriales.

BootCamp también se actualiza. Así, ahora podrás instalar Windows 7 en tu Mac conviviendo con Snow Leopard y con controladores de hardware compatibles. Otro detalle a tener en cuenta si trabajas con redes Windows es la mejor compatibilidad y soporte para Exchange 2007. Así podrás compartir y acceder a documentos, periféricos y aplicaciones.

¿Todo es bueno en Snow Leopard?

Si bien es más que recomendable actualizarse a Snow Leopard, pues la experiencia con tu equipo mejorará sustancialmente, no todo es bueno en Mac OS X 10.6. Para empezar, si cuentas con un antiguo Mac con procesador PowerPC, no podrás instalar Snow Leopard. Por otra parte, no todos los equipos permiten aprovechar la tecnología gráfica OpenCL.

En otro orden de cosas, iChat sigue sin ofrecer soporte para otras redes, como MSN o Yahoo!, y Finder no incluye pestañas, una idea que se había barajado en los continuos rumores que hablaban de Snow Leopard.

¿Has probado ya Mac OS X 10.6? ¿Qué te ha parecido? ¿Encuentras algo a faltar?

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas