Noticias

Momo Suicide Challenge: la verdad detrás de este extraño fenómeno

El famoso meme Momo ha regresado en lo que parece ser un caso de histeria colectiva online.

Desde hace unos días, han aparecido diferentes noticias que apuntan a que Momo aparece de repente en vídeos de Youtube dirigidos a los más pequeños (vídeos de Peppa Pig, de Fortnite). Momo entonces da órdenes a los niños, órdenes que se van tornando cada vez más peligrosas, como cortarse el cabello o hacerse daño. Si los niños no obedecen, Momo les dice que los matará, que matará a sus padres, que les lanzará una maldición…

A este fenómeno se le ha apodado “Momo Suicide Challenge” o “El reto suicida de Momo”.

El problema es que no existen pruebas concluyentes de que este reto exista.

Para empezar, la premisa parece salida de una película de terror. Un ser tétrico y espeluznante de alguna forma hackea vídeos de forma aleatoria para interactuar en vivo con el espectador. Incluso hay “testigos” que aseguran que los vídeos de Momo han aparecido mientras estaban navegando por Facebook. A día de hoy, es tecnológicamente imposible que ocurra algo así.

Existe otra variante en la que el vídeo de Momo invita al espectador a contactar con un número de WhatsApp (el meme de Momo nació de ahí, recordemos). Es en este chat donde un personaje misterioso ordena a la víctima a hacerse daño, suicidarse, tomar pastillas… El problema de todo esto es que a día de hoy es relativamente fácil identificar un número de teléfono.

La cosa se vuelve más disparatada cuando leemos algunas declaraciones. Hemos llegado a leer a madres asegurando que el vídeo de Momo se paraba solo, o aparecía de nuevo pese a que había sido cerrado, o que pese a haber sido enmudecido se escuchaba perfectamente su mensaje de “te voy a matar”.

Los hechos puros y duros es que pese a la multitud de declaraciones y de medios de comunicación hablando al respecto, aún no se ha encontrado ninguna pista sobre la existencia de un vídeo así.

La misma Youtube ha confirmado que no hay rastro de este “reto suicida de Momo”.

“Pese a lo que asegura la prensa”, explica un representante de Youtube, “no hemos recibido ninguna prueba reciente de vídeos mostrando o promocionando el reto de Momo en Youtube. El contenido de este tipo es una infracción de nuestras normas y es eliminado de forma inmediata”.

¿Cómo nace entonces esta histeria colectiva? Es una suma de muchos elementos.

El primero es un problema real y peligroso que sí está teniendo lugar en Youtube: se han detectado grupos de pederastas que utilizan la sección de comentarios de la red social para provocar que su algoritmo promocione vídeos que no son pornográficos pero que de alguna manera exaltan la pornografía infantil. Además, en algunos vídeos para niños algunos seres inmundos dejan comentarios sobre la mejor forma de suicidarse o de llamar la atención fingiendo un suicidio.

Esto entra en el inconsciente colectivo y en la sociedad queda un mensaje grabado: “algo terrible ocurre en Youtube”. Como no todo el mundo tiene tiempo para investigar los hechos, se aferran a lo que tienen más sólido. Que, en este caso, es Momo. Algunos medios han combinado los comentarios que sí han existido sobre cómo cortarse las venas para no morir con el reto suicidio de Momo, por ejemplo.

Luego tenemos OTRO problema de Youtube (esta red social debería plantearse muchas cosas): la proliferación de retos virales que incentivan accidentes. Algunos retos virales ya tenían la malicia en sus genes, como el Tide Pod Challenge o el reto de comer pastillas de detergente. Otros empezaron como un divertimento y acabaron con gente corriendo detrás de sus coches, véase el reto de Blind Box. Como han existido tantos retos virales peligrosos en Youtube, es fácil creer que ahora Momo tiene su propio Challenge.

Finalmente, tenemos a la propia Momo, un meme (los memes no dejan de ser genes culturales, por cierto) que surgió de forma misteriosa en WhatsApp y que siguió siendo un misterio para todos aquellos que no llegaron al final de la historia: Momo es en realidad una estatua o escultura llamada “Madre Pájaro” creada por el artista japonés Keisuke Aisawa. Alguien se puso la foto de Momo en su perfil y su número de WhatsApp se hizo viral. Como el ser humano aborrece las conclusiones, sobre todo si las explicaciones somos racionales, mucha gente desconoce la mundanidad que se esconde detrás de esta criatura.

Cierto, Momo apareció en juegos como Minecraft. Pero no fue cosa de magia o hechicera: como todo buen meme, Momo tuvo sus fans y estos crearon mods en Minecraft que le rendían tributo. Cierto, se dice que hubo dos casos de menores de edad que se suicidaron presuntamente como nefasto resultado de un chateo online que podría involucrar de alguna forma a Momo, pero, como todo lo que ocurre en la red, resulta complicado separar los hechos reales de lo que es una magnificación de chismorreos o del llamado “efecto teléfono”.

Con estos elementos, ya tendríamos el caso perfecto para crear un poco de histeria colectiva. ¿Existe peligro en Youtube para los niños? Por desgracia sí, pero estos peligros están identificados, se pueden encontrar (o al menos se podían hasta que Youtube los eliminó). ¿Es verdad que Momo hackea la red para aparecerse y maldecirnos? Va a ser que no, a no ser que vivamos en una peli de terror y el guionista no nos haya avisado.

  • Enlace Copiado!

También te puede interesar

Leer todos los comentarios
Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas