Publicidad

Noticias

La Tierra se ha comido un rayo cósmico proveniente de miles de millones de años luz

La explosión de rayos gamma dañó levemente la ionosfera de nuestro planeta

La Tierra se ha comido un rayo cósmico proveniente de miles de millones de años luz
Pedro Domínguez Rojas

Pedro Domínguez Rojas

  • Actualizado:

Hace poco más de un año, un destello de luz sin igual perturbaba la atmósfera superior de la Tierra de una forma nunca antes detectada por la comunidad científica.

Este acontecimiento, que recoge ahora la revista científica Science, tuvo lugar el 9 de octubre de 2022, cuando un enorme estallido de rayos gamma, procedente de una gigantesca explosión cósmica situada a unos dos mil millones de años luz, pudo verse en telescopios de todo el mundo.

NASA App DESCARGAR

El destello acabó recibiendo el apodo de “BOAT”, acrónimo en inglés de “el más brillante de todos los tiempos” y duró 7 minutos. Eso sí, el resplandor fue tan potente que pudieron verlo astrónomos aficionados de todo el mundo durante las siguientes 7 horas.

Pero no fue solo fenómeno visible, también afectó físicamente a nuestro planeta. Para empezar, GRB 221009A, el nombre científico que recibió la explosión, activó una serie de detectores de rayos en la India y disparó los instrumentos que normalmente estudian las erupciones solares (destellos energéticos de radiación en la superficie del Sol).

Además, afectó a las comunicaciones por radio de onda larga en la ionosfera inferior, una sección de la atmósfera superior de la Tierra situada entre 60 y 350 kilómetros por encima de la superficie, y también a la ionosfera superior.

La ionosfera superior es una sección de la atmósfera situada entre 350 y 950 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra donde la radiación del sol se convierte en partículas cargadas que forman un inmenso campo eléctrico. Según un equipo de investigadores chinos e italianos, es la primera vez que se observa una explosión de rayos gamma en esta sección de la atmósfera.

Mirko Piersanti, investigador de la Universidad italiana de L’Aquila, declaró que la investigación ayudará a los científicos a comprender la amenaza potencial que podrían suponer otras explosiones de rayos gamma en el futuro.

Y es que, en el peor de los casos, si una explosión tan potente procediera de un lugar más cercano (como nuestra propia galaxia), podría “borrar por completo” la capa de Ozono de la Tierra, según Piersanti, exponiendo así todo lo que hay en la superficie a la radiación ultravioleta del sol, y pudiendo acabar con la vida en el planeta.

Obviamente, esto sería en el peor escenario posible, con probabilidades bastante bajas (que no 0). Lo que sí está claro es que este gran resplandor cósmico demuestra que las explosiones de rayos gamma pueden afectar hasta la ionosfera superior de la Tierra, un dato que se desconocía hasta ahora y que será de gran valor para la comunidad científica.

NASA App DESCARGAR
Pedro Domínguez Rojas

Pedro Domínguez Rojas

Publicista y productor audiovisual enamorado de las redes sociales. Invierto más tiempo pensando en qué videojuegos jugaré que jugando.

Lo último de Pedro Domínguez Rojas

Directrices editoriales