Gamification: cuando los logros llegaron al software

Un nuevo programa se ha instalado en tu ordenador. Antes de ejecutarlo por primera vez, párate a pensar cómo aprenderás a usarlo. ¿Echarás un vistazo al manual? ¿Empezarás a toquetear entre sus funciones? ¿Recurrirás a algún foro o a YouTube para saber lo que te interesa de él?

Estas preguntas no son baladíes. La forma de encarar un programa por primera vez determina en gran medida el tiempo que tardarás en desinstalarlo. Las desarrolladoras de software son conscientes de ello y han comenzado a aplicar técnicas propias de los videojuegos para que aprender a usar un programa sea gratificante y adictivo.

¿Quieres saber qué es la gamificación y qué programas la están usando? Sigue leyendo y lo averiguarás:

¿En qué consiste?

La ludificación o gamificación (del inglés gamification) consiste en el uso de técnicas propias del diseño de videojuegos, encaminadas al aprendizaje y uso de herramientas no lúdicas. Básicamente es convertir algo serio, casi aburrido, en un juego con recompensas que motive al usuario a seguir participando.

Aunque el auge de la gamificación se debe al creciente éxito de los videojuegos, no has de ser jugador habitual para aprender algo. Por eso, los procesos de gamificación han de ser claros y muy básicos, sin interrumpir el uso de un programa y ni forzar al usuario a hacer cosas que no desea para conseguir lo que necesita.

Algunos de los elementos más habituales en procesos de gamificación son:

El portal GetGlue te premia con pegatinas reales al avisar que has visto una serie de TV o película

  • Logros: cuando completas un tutorial, llevas a cabo una acción o compartes el programa con otros, obtienes un emblema o badge. Ahora bien, de nada sirve que te premien con algo si lo que haces no es de por sí gratificante.

Epic Win es un gestor de tareas con el que puedes subir de nivel al cumplir tus propios recados

  • Niveles: muchos programas te piden registrar un usuario, algo con muy poco encanto. Para hacerlo más agradable, a veces se añaden apartados en los que puedes ver tu progreso respecto del total de conocimientos requeridos para dominar el programa.

En Softonic Answers, los miembros más activos de la comunidad aparecen primero en las clasificaciones

  • Rankings: la competitividad siempre ha sido esencial para motivar a los jugadores a echar una partida más. Con los programas sucede lo mismo: la superación de unos umbrales de uso (número de check-ins, kilómetros recorridos…) puede colocarte por encima de otros usuarios y esa idea te ayuda a seguir intentándolo.
  • Premios y bienes virtuales: como última consecuencia de todo lo anterior, los usuarios pueden acudir a una zona donde canjear sus puntos, aprovechar su nivel o sacar rédito a su posición en el ranking mediante regalos físicos o virtuales: desde elementos de personalización del avatar a descuentos en productos o regalos directos.

¿Qué aplicaciones lo usan?

Foursquare: la carrera por los check-ins

El de Foursquare es seguramente uno de los ejemplos más relevantes de gamificación en los últimos años. De no ser por aplicar dinámicas de juego, seguramente este programa, que consiste en dar tu posición, no habría tenido ningún éxito.

Por suerte, el experimento no sólo les ha salido bien, sino que ha provocado una auténtica fiebre por el “check-in que ha cambiado el ocio y el negocio de muchísima gente. A base de emblemas, alcaldías, promociones y rankings, nos hemos vuelto más selectivos a la hora de pasar nuestro tiempo libre. Por otra parte, los comentarios y puntuaciones demuestran ser decisivos para la popularidad de un negocio, sobre todo en las grandes urbes.

Dashlane, Dropbox y los “juego-tutoriales”

He aquí dos ejemplos de aplicaciones que en principio no tendrían que asemejarse a un juego. Sin embargo, gracias a la gamificación, ganan en facilidad de uso y vida útil.

Al iniciar Dashlane, los primeros pasos los marca un tutorial que te otorga puntos e insignias por diversas acciones. Algunas son más sencillas, como crearte una cuenta, y otras son bastante complicadas, como almacenar más de 50 claves distintas. Con los puntos que obtienes, además, la suscripción Premium puede salirte gratis.

El caso de Dropbox es más simple aún: al completar las acciones del tutorial, una barra se va llenando. Si la completas, ganas 250 MB adicionales, que pueden ampliarse si recomiendas el programa a tus amigos.

Runtastic, Endomondo y otros gestores de vida sana

Salir a hacer deporte es un juego en el que siempre ganas. Gracias a las aplicaciones que registran tus marcas personales, conviertes cada salida para correr o montar en bici en un reto donde puedes superarte a ti mismo y a tus amigos.

Ejemplos como Runtastic, Endomondo, Nike+ Running, RunKeeper o adidas miCoach son algunos de los muchos surgidos para smartphones. Estas aplicaciones registran tu estado físico y tus progresos y te animan a alcanzar cada vez metas más lejanas, compartiendo tus triunfos en redes sociales y otorgándote privilegios dentro de la comunidad.

Opower y Greenbean: juegos que salvarán el mundo

Si piensas que todo esto de la gamificación es una tontería, te alegrará saber que la última tendencia en juego aplicado  a la vida cotidiana no es ni mucho menos trivial: consiste en ayudar al medio ambiente.

Son los casos de Opower y Greenbean, dos empresas que han desarrollado ideas similares a las de Endomondo pero que, en lugar de motivar a los usuarios para que salgan a correr, lo hacen para que ahorren energía. A través de lectores de gasto energético y aplicaciones específicas para móviles, se premia a quienes mejoran su eficiencia energética mes tras mes y a los que reciclan con mayor asiduidad.

¿Qué otros ejemplos conoces de gamificación?

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas