Cómo calibrar la batería de tu PC portátil (y por qué es importante hacerlo)

Cómo calibrar la batería de tu PC portátil (y por qué es importante hacerlo)

Las baterías de los portátiles son un auténtico quebradero de cabeza para todos. Desde hace años, los trucos para conservarlas son de lo más variopintos: quitarlas y que sólo tome energía del enchufe; utilizar el PC en bajo rendimiento; hacer ciclos de carga para aumentar su vida útil (esto ya no sirve con las nuevas baterías de iones de litio, por cierto), y un largo etcétera.

A pesar de todos estos “consejos” que se ofrecen en la red, la única realidad es que tu batería va a terminar muriendo, pero puedes hacer algo más para que su vida sea más provechosa: calibrarla. Tras contarte cómo hacer este proceso en teléfonos móviles Android, ahora le toca el turno a tu ordenador: cómo calibrar la batería de tu PC portátil (y por qué es importante hacerlo).

Por qué realizarlo

Calibrar la batería de tu PC es tan importante como la de tu smartphone. Al fin y al cabo, los perjuicios que podemos sufrir son exactamente los mismos: que el sistema operativo y la batería no estén funcionando a la par, lo que provoca que si en Windows vemos un 34% de batería, quizás esté en un 3%. Y sí, eso es un problema si estás trabajando y crees que tienes más tiempo de margen.

De igual manera, hay que recalcar que calibrar la batería no te la va a arreglar: si tu batería está muriendo y cada vez se descarga más rápido, por mucho que intentes calibrarla no vas a conseguir nada.

Paso a paso

El proceso de calibrado de una batería para portátiles es fácil, tremendamente fácil. Tan sólo tienes que cargar la batería al 100% y que luego se descargue al completo. Cuando llegues a este punto, entra la principal particularidad: debido a la “energía residual” que desprende el fin de ciclo, es decir, esa que queda justo cuando se descarga, la batería no se puede recargar ipso facto. El dispositivo hay que dejarlo reposar entre cuatro y seis horas. Una vez hecho, vuelve a cargar la batería al completo y tendrás realizado el proceso de calibrado.

Hay varios detalles a tener en cuenta. El primero es que siempre se debe mantener activo el portátil, por lo que no puede entrar en suspensión, hibernación o cualquier otro estado. Nuestro consejo es uno: estar usando el ordenador normal y corriente hasta que se apague. No hay más.

El segundo de los consejos a tomar como consideración tiene que ver con el no cargar la batería. Al igual que no debes dejar de utilizar el PC, también es importante que no entre corriente al mismo. Si el portátil lo enchufas a la red eléctrica mientras está consumiendo de la batería, pues estás perdido: el proceso de calibrado se detendrá y necesitarás reiniciarlo desde cero.

Ahora que ya sabes cómo efectuar un calibrado de batería, prueba a realizar uno. Nuestra recomendación: cada tres meses hay que hacerlo una vez al menos.

  • Enlace Copiado!
Cargando comentarios