Publicidad

Trucos y Consejos

Cambiarás todas tus contraseñas cuando descubras esta web tan sorprendente como ingeniosa

Daniel Caceres

Publicado

Año tras año, el top de contraseñas más usadas nos revela que algo va mal. No solo se repiten hasta la saciedad sino que nos encontramos con perlas como 123456, qwerty o la para nada original password.

Para ayudarnos a crear contraseñas más seguras y potentes, la Universidad Carnegie-Mellon, en colaboración con la Universidad de Chicago, ha creado una web que te ayuda a crear buenas contraseñas.

Cambiarás todas tus contraseñas cuando descubras esta web tan sorprendente como ingeniosa

El proceso es sencillo: introduces la contraseña que quieres poner a prueba y la web te indicará sus debilidades. El proyecto utiliza una red neuronal que escanea una base de datos de contraseñas existentes para detectar tendencias; de esta forma te avisa si estás usando palabras demasiado comunes.

Veamos un ejemplo con la contraseña “hardtonic2017”.

1

Me da tres indicaciones. No usar frases comunes como “hard to”, evitar cifras previsibles como 2017 y no usar una palabra muy común en contraseñas como “tonic”. ¡Todo mal”

Me ofrece como alternativa: ha2g017rdton?c, marcándome en púrpura los cambios.

Esto es lo que ocurre si hago caso de las indicaciones:

2

“Considera hacer una contraseña con más de 14 caracteres. Considera usar dos o más símbolos. Considera usar 1 o más letras en mayúsculas”.

Y aquí está la contraseña final:

3

De “hardtonic2017” a “jar2G017rD*tOn?c!”. Lo curioso del proceso es que conforme iba cambiando la contraseña me daba cuenta de mi auto-sabotaje. Conforme complicaba la contraseña, me surgían pensamientos del estilo “pero esta contraseña es incomprensible”, “¡no voy a recordar una contraseña así!”.

Al meditar sobre estos pensamientos es cuando me he dado cuenta que si me centro en seguir con mis contraseñas fáciles de recordar y lógicas, estoy aumentando las posibilidades de que un tercero me las robe. Y algo me dice que esa pereza e inflexibilidad no es una maldición personal sino que se encuentran repartidas por el resto de usuarios.

Evidentemente, no voy a usar jar2G017rD*tOn?c! después de usarla como ejemplo, pero la herramienta ha cumplido su función: hacerme ver el poco esfuerzo que le dedico a querer crear contraseñas fuertes.

Si quieres probar la herramienta, puedes hacerlo desde aquí.

Fuente de este descubrimiento: Genbeta

También te puede interesar