id Software evoluciona el género

Con un potentísimo nuevo motor gráfico, Rage promete revolucionar los FPS en fondo y forma

No es difícil asociar el género de shooter en primera persona con el estudio id Software, al fin y al cabo ellos son los padres de este tipo de juegos. Antes de Wolfenstein 3D y Doom había juegos similares, sí, pero las bases del género tal y como las conocemos hoy son enteramente suyas.

Así, después de tantos años jugando a más o menos lo mismo, id Software no se corta al anunciar que su nuevo juego, Rage, será tan revolucionario como lo fueron aquellas dos primeras producciones. Sea cierto o no, que ya desde un principio anuncien algo tan grande como eso nos debería poner en guardia, por si acaso.

Rage es la nueva franquicia de id Software. Un juego totalmente nuevo y diferente que no se apoya en anteriores. Es decir, es el primer título de la compañía realmente innovador desde el 96, cuando publicaron en aquel entonces el revolucionario Quake.

Y eso es lo que tratan de repetir de nuevo: revolucionar el género. Rage tiene muchos ingredientes no vistos hasta ahora, y otros que se han introducido poco a poco en el género a través de otros juegos, pero sin embargo aún sabiendo lo que sabemos a día de hoy de Rage, queda mucho aún por averiguar para hacerse una idea de la globalidad de este juego. Al menos es lo que id Software nos quiere vender.

Otro futuro postapocalíptico

Rage cuenta la historia de un superviviente. En un pasado un meteorito cayó a la Tierra, y en previsión de la futura extinción de la raza humana, se crearon varias Arcas con lo mejor de la especie criogenizado y se enterraron a buena profundidad. Años después, un terremoto desentierra una de las Arcas, de la que salimos nosotros, el resto de compañeros ha muerto.

Para nuestra sorpresa, la Tierra no quedó totalmente destruida, sino que muchos humanos sobrevivieron y reiniciaron la sociedad como buenamente pudieron. Eso sí, la radiación y otros desastres crearon también mutantes y seres aún más monstruosos.

La Tierra, sin embargo, es ahora un lugar árido y hostil. Sin apenas agua, con poco combustible, los seres que sobreviven matan y mueren sin leyes que los detengan.

Así es la historia de Rage, una manifiesta fusión de Fallout y Mad Max que no se avergüenza de sus orígenes.

¿Revolución FPS?

La idea que hay detrás de Rage es la de ofrecer un shooter en primera persona pero sin reglas ni límites. Pero eso sí, sin olvidar que este es un juego de acción. Y esto es algo que no oculta. Habrá una historia a seguir, pero está muy desmenuzada porque en cualquier momento podremos vivir el mundo de Rage con libertad absoluta.

De hecho, son las misiones y personajes secundarios lo que le da vida al juego. Podremos visitar varias ciudades, trasladarnos en vehículos por el desierto, cumplir misiones de atacar y sobrevivir, comprar armas, mercadear un poco… pero sin olvidar que aquí, lo que hay, es acción. id Software se ha preocupado mucho de insistir que aunque tendremos esas opciones que se decantan aparentemente hacia un lado más “rolero”, lo cierto es que esas mismas estarán muy diluidas.

La progresión del personaje será a través de la mejora de armas y vehículos, en ningún momento tendremos estadísticas o habilidades innatas que ampliar. La compra de armas será nuestra evolución. Los vehículos, por su parte, son realmente importantes en Rage y como esto no será ningún Grand Theft Auto, el juego nos exigirá conservarlos bien porque no son muy habituales.

También podremos mejorarlos, es más, las carreras será una parte vital de Rage. Podremos participar en un sinfín de ellas para ganar dinero o conseguir piezas. Se accederán mediante personajes clave que hay en todas las ciudades, y en las carreras será un “todo vale” para ganar.

Se ha buscado un control que se adapte bien para consolas y PC. Por ejemplo, el cambio de armas se hace rápidamente pulsando un botón y con una rueda de selección. El tipo de armas sigue el estilo de id Software, es decir, pistolas, escopetas y lanzacohetes, pero la diferencia respecto a anteriores producciones es que habrá hasta cuatro tipos de munición diferente por arma. Es más, cada arma y munición causará más o menos daño al enemigo que disparemos, según sus características.

Nueva tecnología

Una de las cosas más interesantes de Rage puede que sea su nuevo motor gráfico. Bautizado como id Tech 5 promete ser totalmente revolucionario, como lo han sido siempre los motores de id. Esta vez nos encontramos ante un monstruo capaz de manejar texturas de 20 GB a una resolución de 128000×128000. De hecho Carmack anuncia que toda la información de Rage, sin comprimir, ocupa nada más y nada menos que 1 Terabyte.

Con esa cantidad de datos no es extraño comprobar lo bien que se ve Rage en pantalla. De hecho ganó los mejores premios en el pasado E3, en tecnología y en visual. Lo que hemos visto hasta ahora en versión Xbox 360 nos permite hacernos una idea de un juego increíblemente detallado, pero aún más importante, tremendamente fluido.

Las animaciones de personajes y mutantes son muy suaves, y nos ofrecerán luchas imprevisibles agarrándose en paredes y aprovechando el escenario no sólo de forma inteligente, sino también de manera imprevisible. La IA del juego está muy avanzada, es capaz de observar y “leer” el mundo en el que vive, y actuar ofensiva o defensivamente según crea conveniente.

Y si os preocupáis por los enemigos, no lo hagáis. Aunque no se ha visto mucha variedad aún, sí que hemos podido ver monstruos absolutamente gigantescos, del tamaño de edificios literalmente. Pero id Software trata de no revelar este tipo de información para mantener la sorpresa.

Para el año que viene

El final del desarrollo de Rage estaba anunciado para este año 2010, pero finalmente se retrasará un poco hasta el próximo 2011, posiblemente en primavera. Es muy pronto para decidir si realmente es un juego revolucionario, puesto que las ideas base sobre las que se asienta ya las hemos visto en juegos como Fallout 3, Borderlands o incluso Half-Life 2. Pero es igual de cierto que, en realidad, hemos visto muy poco de Rage, y se ha enseñado lo más, digamos, vistoso. La mecánica de juego está aún por verse, y es ahí donde id Software promete el salto en el género.

Cargando comentarios

Últimos artículos