Publicidad

Noticias

Brendan Fraser siempre estuvo ahí y ahora es su momento: del acoso de Hollywood al Oscar

Brendan Fraser merece ganar el Oscar a Mejor Actor

Brendan Fraser siempre estuvo ahí y ahora es su  momento: del acoso de Hollywood al Oscar
Juan Carlos Saloz

Juan Carlos Saloz

Pocos dirían que, en pleno 2023, uno de los actores más repetidos en la boca de todo el mundo sería Brendan Fraser. Junto a estrellas como Eddie Murphy o Jim Carrey, Fraser parecía haber sido una estrella fugaz noventera cuyos días de éxito terminaron hace más de una década. Sin embargo, como bien demuestra Tom Cruise constantemente, nunca es tarde para volver al ruedo y, gracias a su papel en The Whale (La Ballena), esto ha cambiado para siempre, y podría ganar el Oscar de 2023 a mejor actor.

La película dirigida por Darren Aronofsky presenta a Fraser en un papel muy distinto al que nos tenía habituados como protagonista de La Momia: un profesor de inglés con obesidad severa que intenta reconectar con su hija adolescente en una última oportunidad de redención.

NordVPN Acceder

Después de varios años en los que su aspecto físico se había visto afectado gravemente y en los que apenas había conseguido papeles muy circunstanciales (como el Robotman de Doom Patrol), gracias a su gran papel en la cinta ha vuelto con más fuerza que nunca. De momento, le ha valido una nominación al Oscar como mejor actor, al Globo de Oro en la misma categoría (aunque no asistió a la ceremonia, luego os cuento por qué) y un gran premio en los Critics’ Choice Award.

En estos últimos premios, Fraser aprovechó su oportunidad de subir al escenario para llevar a cabo un discurso tan emocionante que se quedará para siempre en los oídos de los que lo escucharon:

Con lágrimas en los ojos, la voz tomada y un gran premio en sus manos, Fraser fue capaz de levantar a todo el público y demostrar que siempre hay camino cuando se quiere seguir adelante. Él lo ha conseguido aún cuando lo tenía todo en su contra, y es que su carrera ha sido un largo camino repleto de curvas, baches y tormentas.

Brendan Fraser no asistirá a los Globos de Oro 2023 por una razón de peso:  “No me criaron como un hipócrita” | Cine y Televisión | LOS40

Años 90: la nueva cara del carisma de Hollywood

Nacido en Indianapolis, Indiana, en 1968, Fraser comenzó su carrera en el teatro. Como cualquier actor americano, soñaba con llegar a Hollywood y que, algún día, le hicieran caso y vieran en él su potencial para convertirse en un gran intérprete. Sin embargo, no fue hasta principios de los noventa cuando se mudó a Los Angeles para perseguir su sueño.

El debut de Fraser en el cine fue en 1992, con un papel secundario en la película Encino Man (El hombre de California). Durante sus primeros años, era visto como un joven atractivo que, además, podía tener su gracia, y poco a poco fue haciéndose paso en diferentes producciones como Colegio privado (School Ties) y Con honores (With Honors).

Poco a poco, fue creciendo más y más con papeles que le catapultaron a la primera línea de Hollywood. George de la Jungla, estrenada en 1997, fue quizás la más conocida de la época, pero destacó en otros papeles como Still Breathing o Dioses y monstruos (Gods and Monsters).

En 1999, sin embargo, llegó el momento en que cambiaría su vida para siempre. Brendan Fraser fue el escogido por Stephen Sommers para protagonizar el blockbuster de acción y comedia La Momia, y su tirón fue tal que se convirtió en uno de los clásicos más recordados para siempre en la industria.

Brendan Fraser almost died in The Mummy: I did get fully choked-out | Marca

Años 2000: la estrella de La Momia

Tras el gran estreno en el último año del milenio anterior, Brendan Fraser se preparaba para una década de éxitos. La franquicia de La Momia fue una locura. Los números de la secuela (2001) superaron a los de la primera, se hizo una serie animada y una precuela llamada El Rey Escorpión, y en 2008 se lanzó la tercera cinta que cerró la trilogía.

Los papeles no dejaron de llegar para Fraser. Pasó de ser un secundario habitual a una estrella con todas las de la ley en todo tipo de producciones, aunque en especial en blockbusters de aventuras, lo que le daba un caché aún superior al resto. Además, era tan característico que se comenzó a utilizar su voz para doblar a personajes animados en películas como Looney Tunes: De nuevo en acción.

Pero, en mitad de su pleno ascenso, le ocurrió algo que lo dejaría marcado para siempre. En una entrevista con GQ en febrero de 2019, Fraser describió un incidente que tuvo lugar en 2003, en el que el entonces presidente del Sindicato de Actores de Cine, Philip Berk, lo tocó de manera inapropiada durante un evento de la Academia. Según Fraser, Berk lo agarró de forma sexual por el trasero y lo apretó con fuerza. Fraser dijo que se sintió “humillado, incómodo e inseguro” después del incidente, y que sintió que su carrera sufrió como resultado.

Brendan Fraser tuvo depresión por acoso sexual y maltrato

Fraser también explicó la reacción de la industria del cine a su denuncia, afirmando que se sintió “empujado hacia un rincón” después de hablar públicamente sobre el incidente. Aseguró que su carrera sufrió por haber hecho público su acoso, con menos oportunidades de trabajo y menos reconocimiento por su trabajo.

Como resultado, la Asociación de Actores de Hollywood y la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood emitió un comunicado en el que negaba las acusaciones de Fraser y afirmaba que habían investigado el incidente en 2003 y no habían encontrado ninguna evidencia de acoso sexual.

Sin embargo, solo hay que echar la vista atrás para darse cuenta de que su carrera no fue lo mismo desde entonces. Aunque se mantuvo a flote durante los 2000, poco a poco fueron dejándolo de lado; se comenzó a ver como alguien conflictivo al que era mejor mantener al margen. Un cancelado en la industria que le había hecho crecer apenas unos años antes.

Años 2010: la indiferencia total

Aunque Fraser continuó cogiendo nuevos papeles que le seguían aportando caché, el incidente provocó, según sus palabras, que le miraran distinto. Ya nunca era visto como un actor decente, y tampoco estaba de moda. Poco a poco, se diluyó su fuerza, y junto a ello llegó una depresión que le pasó factura.

Hasta 2013, el actor siguió trabajando en proyectos algo menores, pero cuando llegó ese momento decidió que debía darse un respiro y alejarse de la industria que tanto daño le había estado haciendo. Por ello, comenzó a dedicarse a otros proyectos menores y a hacer teatro, mientras pasaba una dura fase a la que él mismo describe como “un mar oscuro del que no era capaz de salir“.

NordVPN Acceder

Debido a esto, su físico se vio afectado enormemente, y comenzó a generar inseguridades constantes sobre él mismo. Poco a poco, proyectos como Doom Patrol o Trust le hicieron recuperar la confianza, pero no fue hasta que Darren Aronofsky le ofreció interpretar al protagonista de The Whale, con el que se veía reflejado, cuando decidió volver con más fuerza que nunca.

Gracias a este papel, Brendan Fraser está consiguiendo volver a estar en primera línea de Hollywood, y esta vez de forma muy distinta. Ahora, ya no es el atractivo carismático de La Momia, pero sí es el gran actor que puede hacerse con un Premio Oscar. Fraser, como La Momia, Returns. Y lo hace con más sabiduría y entereza que nunca.

Juan Carlos Saloz

Juan Carlos Saloz

Periodista cultural especializado en cine, series, cómics, videojuegos y todo lo que tus padres intentaban que evitaras en tu infancia. También director de cine en ciernes, guionista y liante profesional.

Lo último de Juan Carlos Saloz

Directrices editoriales