Análisis: The Last of Us

Nuestro compañero Jan-Hendrik de Softonic DE ha estado probando The Last of Us, el último gran título que Naughty Dog ha desarrollado en exclusiva para PlayStation 3, y lo tiene muy claro: es un juegazo, un 10 sobre 10, una verdadera obra maestra. Veamos con detalle su opinión al respecto.

Por lo que respecta a su historia, y por poco que te interesen los videojuegos, seguro que conoces de oídas el argumento de The Last of Us: 20 años después del estallido de una plaga que ha acabado con casi toda la humanidad, el planeta está ahora dominado por la inseguridad y el miedo. El juego sigue claramente el estilo de una road movie donde tu personaje, Joel, debe proteger a Ellie, una adolescente. Lo que se esconde tras esta línea argumental es una tumultuosa batalla por la supervivencia, enmarcada dentro de una historia emocionalmente muy tensa, y con unos gráficos realmente impresionantes.

De zombis a gángsters

¡Peligro, zombis! ¡Sí, otra vez! La verdad, últimamente cuesta encontrar un juego donde no haya zombis, pero no permitas que este prejuicio te impida ver más allá. Aunque estés harto de encontrarte muertos vivientes hasta en la sopa, The Last of Us ofrece algo totalmente diferente. Sí, vale que hay un valiente que se enfrenta a los infectados, pero no es ningún superhéroe. Joel es simplemente un chico que, 20 años después del brote de la plaga, tiene más cosas de las que preocuparse que unos simples zombis.

Entre otras cosas, en tu papel como Joel, tendrás que enfrentarte a dos facciones enemigas: los luciérnagas y los cazadores. Los dos son igual de decididos y los dos operan al margen de la ley, pero persiguen objetivos distintos. Mientras los luciérnagas creen que pueden encontrar una cura para la plaga, los cazadores se limitan a aprovecharse de la situación de caos reinante para saquear y desvalijar todo lo que encuentran a su paso – una imagen bastante aproximada de lo que podría pasar si realmente sufriéramos un apocalipsis de esta envergadura.

Joel no tiene mucho que ver con ninguno de los dos grupos. Pero tras un acuerdo que sale mal, debe escoltar a Ellie, una joven de 14 años, a recoger la entrega. Y es precisamente este viaje lo que conforma la historia de todo el juego. Como en una road movie, te diriges a un destino final pero lo importante es cómo llegas hasta allí. El viaje se hace normalmente a pie, pero también realizarás trayectos a caballo o en coche. Y si no tienes muy claro qué hacer o dónde ir después, puedes acceder a unas instrucciones en pantalla.

Una chica en apuros un poco diferente

Ellie es tu compinche, un poco como Elizabeth de Bioshock Infinite: te avisa si se te está acercando un enemigo, les tira piedras a los infectados, los ataca e incluso más adelante en el juego llega a usar armas. Según va progresando la historia, tienes la impresión de que Joel y Ellie se aprecian mucho (a pesar de los intentos de Joel al principio por mantener las distancias), lo que hace que nos involucremos con los dos personajes aún más.

A medio camino entre acción y sigilo

Acción inteligente es parte de lo que hace que The Last of Us sea tan bueno. Durante todo el juego te ves obligado a analizar la situación en la que te encuentras y adaptar tu táctica a las circunstancias de cada momento. Si te encuentras con un chasqueador (una de las fases por las que pasa una persona que resulta infectada por la plaga: corredores, acechadores, chasqueadores, hinchados y tocones), lo más recomendable es quedarse completamente quieto – puesto que aun siendo bastante fuertes, los chasqueadores son ciegos. Tienen buen oído, eso sí, así que tendrás que actuar de forma muy sigilosa si no quieres que te maten de un mordisco.

En cambio, otros tipos de infectados ven mejor y se lanzarán a por ti en cuanto te vean. Los no-infectados, por su parte, patrullan por sus áreas sistemáticamente y son capaces de coordinar sus acciones de ataque para obtener un mejor resultado.

Una herramienta importante en el juego es el modo escucha. Lo activas con el botón R2, y te muestra el origen de los sonidos que escuchas, lo que va de maravilla para localizar enemigos. El sistema es parecido al modo detective que veíamos en Batman: Arkham Asylum. De esta forma, si te ocultas, puedes abatir enemigos de forma silenciosa, por sorpresa y sin gastar munición (muy escasa en este mundo post-apocalíptico). Si te descubren, puedes intentar dejar a tus enemigos fuera de combate momentáneamente lanzándoles una botella o una piedra a la cabeza, ya que mientras están atontados por el golpe son más fáciles de abatir. Otras armas muy efectivas son los cócteles molotov y las granadas de clavos.

Las armas de fuego tienen un precio

A lo largo de la aventura en The Last of Us, Joel usa varias armas, desde rifles a pistolas, que son especialmente buenas para liquidar enemigos a corta distancia. También encontrarás armas más imaginativas, pero igualmente efectivas, como lanzallamas y arcos. Ten en cuenta que, como he dicho antes, la munición es escasa. Puedes tener suerte y que un enemigo te proporcione algunas balas al caer muerto, pero aparte de eso, tendrás que racionarla todo lo que puedas. Las armas de asalto cuerpo a cuerpo como cuchillos, palos, machetes no necesitan munición, pero si las usas con demasiada frecuencia se desgastarán rápido. Y cuando eso pase, solo te quedarán tus puños.

Joel solo puede tener dos armas a mano; el resto deben ir empaquetadas en su mochila. Sacarlas de allí es complicado, así que tendrás que tener esto en cuenta cuando te prepares para un enfrentamiento.

Como en Dead Island, puedes mejorar tus armas en bancos de trabajo que encontrarás repartidos por todo el juego. Para lograr esas actualizaciones, necesitas recolectar material mientras recorres los diferentes escenarios de The Last of Us. A medida que progresas en el juego, además, Joel irá mejorando sus habilidades como la salud, la capacidad de escucha o la precisión. Si te hieren, tendrás que retirarte de la pelea y descansar para poder recuperarte en paz. No regeneras salud de forma automática, pero puedes crear kits de salud con objetos que hayas recolectado.

Belleza cinemática

Si te contara todas las localizaciones que vas a ver en The Last of Us, nos quedaríamos sin espacio. La enorme variedad de escenarios naturales y paisajes urbanos diseñados con gran belleza es simplemente increíble. Patios cubiertos de malas hierbas, sótanos con barrotes oxidados, casas de madera, bosques, pueblos y mucho más. Desde luego, no te vas a aburrir del paisaje.

Pero si hay una cosa que destaca en el juego desde un punto de vista visual es la luz: desde los primeros rayos de sol del día, pálidos y diluidos, hasta los anocheceres teñidos de rojo, la luz llena el juego de realismo, belleza y vida.

Otro aspecto a destacar de The Last of Us son las animaciones de los personajes. Los desarrolladores de Naughty Dog usaron actores de carne y hueso y sistemas de captura del movimiento para animar a Joel, Ellie y el resto de personajes, y eso se nota. Son muy realistas, e incluso cuando no se están moviendo, no se quedan quietos como pasmarotes esperando tu orden desde el mando.

Ellie, por ejemplo, se distrae jugando con una pequeña navaja, silbando canciones, atándose los cordones o incluso jugando con otros niños. Estos pequeños detalles, sumados a un diseño de gran belleza y unos movimientos extraordinariamente reales, le dan a los personajes mucha profundidad – y te permite conectar con ellos mucho más.

Un tenso silencio y un terrorífico nivel de detalle

Los creadores de  The Last of Us han puesto el mismo nivel de atención a la banda sonora del juego. Durante largos períodos de tiempo no hay música, lo que sin duda contribuye a crear una atmósfera de tenso silencio como la de Dead Space. Esto no quiere decir que el sonido en The Last of Us no sea importante, ni mucho menos. Todo lo contrario, de hecho: los sonidos son precisamente los que te avisan de la presencia de enemigos y, si no tienes cuidado, también les avisará a ellos de tu presencia. Los efectos de audio en el juego son de gran calidad: cristales rotos, escaleras que crujen y los brutales estallidos de los disparos le dan al juego el mismo nivel de realismo que podríamos esperar de una película.

Los logros de The Last of Us en materia de sonido no acaban aquí. El juego está repleto de ajustes de audio que puedes configurar a tu gusto, según uses auriculares, altavoces o un sistema de sonido envolvente. Incluso la dinámica se puede regular. El sonido de los disparos es especialmente impresionante en los altavoces, y el juego incluye además un práctico “modo medianoche” para evitar molestar a los vecinos o despertar al niño durante tus partidas nocturnas.

Por último, un detalle que me ha encantado: en The Last of Us no hay pantallas de carga. Como ocurría en la saga Uncharted, teóricamente puedes jugar tu partida de principio a fin sin encontrarte con ninguna de esas molestas interrupciones. Teniendo en cuenta la enorme extensión del juego en todos los aspectos, es impresionante.

Default player


Conclusión: The Last of Us se merece todo el hype

Como último gran juego antes del lanzamiento de la PS4, The Lasf of Us nos muestra que la PS3 todavía tiene mucho potencial, aprovechado al máximo aquí para producir la obra de arte que es este juego. Pero la acción sin pausas y la impresionante calidad de las animaciones no son sólo un logro técnico. Son también el medio para para contar una historia tenebrosa y fascinante a la vez. El juego es tan cautivador que nuestra única crítica – que a veces parece un poco lineal – apenas tiene importancia.

The Last of Us es un triunfo total de Naughty Dog. Es una historia emocionante que tiene todo lo atractivo de un éxito de taquilla de Hollywood, y uno de esos pocos juegos que, realmente, no quieres que se acabe.

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas