Trucos y Consejos

Técnicas de productividad famosas gracias a Internet, ¿cuáles son las mejores?

¿Eres de los que lo pasa fatal estudiando o trabajando porque no eres capaz de concentrarte? Bienvenido al grupo integrado por millones de personas de todo el mundo. Ser productivos en el día a día es fundamental para que la vida vaya un poco mejor. No se trata de hacer más, sino de que el tiempo empleado a una tarea tenga rendimiento pleno y no por debajo de lo esperado.

Hoy te vamos a enseñar cinco técnicas de productividad famosas gracias a Internet. Que luego ya las cumplas a rajatabla no depende de nosotros, claro…

El horario

Autoimponerse un horario es fundamental, ya sea trabajando o estudiando. Si estás en una empresa, por ejemplo, calcula el tiempo que le vas a dedicar a una tarea, mientras que si estás estudiando, pronostica cuánto te va a llevar dicha materia.

Saber organizarse el tiempo es vital para que la productividad crezca. De hecho, y si eres freelance y trabajas por tu propia cuenta, autoimponerte un horario te evitará muchos dolores de cabeza. De veras.

La multitarea

Si estipularse un horario es esencial, lo de no hacer veinte cosas a la vez también lo es. Somos humanos, y por mucho que lo queramos no podemos hacer varias tareas de manera simultánea.

Ponte prioridades en tu agenda y ve haciendo las que consideres que te van a llevar menos tiempo en primer lugar, para dejar las más tediosas para el final. Si intentas realizar todas a la vez al final conseguirás no acabar con ninguna.

Todoist: To-Do List and Task Manager
Descargar
9

Excelente organizador de tareas para Windows

Las pausas

Si consigues mantener un horario y no dedicarte a decenas de cosas simultáneamente, el siguiente paso es realizar pausas. Sí, es bueno para el cuerpo aunque tu jefe diga lo contrario: si tras acabar una tarea crees que necesitas desconectar un momento, hazlo.

No es recomendable hacer un “break” justo en un momento de concentración, ya que precisamente debemos aprovechar esos periodos para hacer lo máximo posible. No obstante, y aquí viene la paradoja, si no estás concentrado lo mejor es que te detengas unos minutos y vuelvas a resetear tu cabeza.

Analiza tus picos de productividad

La sociedad está regida por una serie de normas no escritas, y una de ellas es que parece que si no madrugas, no eres trabajador. Error: quizás tus picos de productividad sean más altos por la noche que a las ocho de la mañana. Si esto ocurre, analízate y saca partido a esos momentos.

Cada vez más gente estudia o trabaja por la noche. Las empresas lo saben y dejan total libertad para adecuarse a los horarios. A más productividad, más rendimiento para la compañía y, por tanto, para el empresario. Todos contentos.

Come y duerme bien

Los médicos no paran de repetirlo: llevar una buena alimentación es necesario para un mejor desempeño del día a día. Si a esto se le añade el dormir bien adquiriendo unos hábitos horarios (misma hora para dormir y despertarse todos los días, siempre con ocho horas como recomendación), pues el organismo lo agradece.

Mente sana en cuerpo sano. Ya se sabe.

Cargando comentarios