Los 4 mejores usos que le puedes dar a un Raspberry Pi

Los 4 mejores usos que le puedes dar a un Raspberry Pi

“No sé para qué te compras la NES Mini si no es más que una Raspberry Pi”. Si te gustan los videojuegos y estás al tanto de la actualidad del sector, seguro que has escuchado en alguna ocasión la anterior frase. ¿Es una afirmación errónea? Pues lo cierto y verdad es que no, ya que la Nintendo Classic Mini posee una Raspberry Pi 2 en su interior (con algunas modificaciones, eso sí, que Nintendo también quiere su sello de identidad).

Estas placas bases se han convertido en uno de los gadgets tecnológicos más demandados durante los últimos años. Aunque sus inicios se remontan al mercado educativo, en la actualidad es bastante fácil comprar una en Amazon, de ahí el post que te traemos hoy: “Los cuatro mejores usos que le puedes dar a una Raspberry Pi”.

-29%

Raspberry Pi 3 Modelo B - Placa base

From: Amazon

35,62€ 49,95€

A lo retro

Es, y con mucha diferencia, el punto clave de cualquier Raspberry Pi: se puede utilizar para emular consolas antiguas. En otras palabras más fáciles, para jugar a todos aquellos videojuegos de nuestra infancia.

La gran mayoría de personas que en estos momentos compra este minipc es para este cometido. Al fin y al cabo, ¿no es bonito tener en la palma de tu mano todos esos títulos de tus años mozos? Te recomendamos que bucees un poco por Youtube para llegar a diferentes tutoriales de instalación. No es complicado, pero tampoco se hace en unos segundos como mucha gente cree.

Como salón multimedia

Si utilizar una placa Raspberry para emular videojuegos es la opción más conocida en estos momentos, la segunda más popular tiene que ver con convertir el “cacharro” en un centro multimedia.

El objetivo tras esta idea es convertir la placa base en un centro de reproducción que puedas vincular a tu televisión. Por ejemplo, imagina que tienes una tarjeta SD de bastante capacidad (o un disco duro externo) llena de películas, series, programas de televisión o incluso música. A través de esta Raspberry Pi podrás crear un “todo en uno” en materia audiovisual para enchufarlo a la televisión. Y merece la pena. Te recomendamos que visites Kodi, el software esencial para llevar a cabo tu cometido.

Kodi (anteriormente conocido como XBMC), es un excelente centro de entretenimiento gratuito y de código abierto que se hace llamar Hub de Alta Definición para todo tipo de medios.

Como un minipc

Que Raspberry Pi sea una placa base desvela, “sin querer queriendo”, su propia idiosincrasia: ¿por qué no montar un PC muy pequeñito? Cierto es que no vas a conseguir jugar ni realizar tareas complejas con este dispositivo, pero sí que vas a poder llevar a cabo funciones muy fáciles y directas, como puede ser reproducir archivos multimedia (ejem, ya lo decíamos arriba) o incluso navegar por Internet.

Para programar

Cerramos el post con un uso muy habitual entre los estudiantes, origen primitivo de estas placas bases: para programar. Sí, Raspberry Pi es un artilugio fantástico para aquellos que estén empezando en el arduo y maravilloso mundo de la programación. Gracias a su simplicidad se puede utilizar como mecanismo de aprendizaje a la hora de interiorizar líneas de código. El programa al que le debes prestar un ojo se llama Scratch.

Artículos relacionados

Cargando comentarios