Piérdele el miedo a Linux con VirtualBox (II)

En el artículo Piérdele el miedo a Linux con VirtualBox vimos cómo crear una máquina virtual y cómo configurarla.

Una máquina virtual emula todos los componentes de un ordenador. Esto resulta muy útil para probar sistemas operativos y programas sin temor a que el ordenador o nuestros archivos personales resulten dañados.

Sin embargo, ahora nos queda la parte más importante: instalar Ubuntu dentro de la máquina virtual. A continuación veréis los pasos necesarios para instalar Ubuntu en una máquina virtual VirtualBox. Sin embargo, estos pasos nos pueden servir también para la mayoría de distribuciones Linux, e incluso para realizar una instalación en un ordenador real.

Paso 1: Enciende la máquina virtual

Antes de eso, deberemos añadir la imagen ISO de Ubuntu, descargada previamente, en Configuración > CD/DVD-ROM > Archivo de imagen ISO. A continuación, desde la ventana principal, selecciona la máquina de Ubuntu y haz clic en Iniciar.

Cuando enciendas la máquina, ésta reconocerá el CD de Ubuntu, ya que en el disco duro virtual no hay nada instalado. La primera cosa que veremos será la lista de idiomas disponibles, entre ellos el español.

En el menú se nos muestran varias opciones. ¿Quieres probar Ubuntu sin instalarlo? Elige Probar Ubuntu sin alterar su equipo. Desde ahí podrás acceder al instalador en cualquier momento. ¿Prefieres ir directo al grano e instalar Ubuntu en VirtualBox? Entonces selecciona Instalar Ubuntu.

Paso 2: Configura la instalación a tu gusto

Las primeras opciones que encontraremos durante la instalación gráfica son habituales en el resto de instalaciones de Linux. Indicar qué uso horario es el nuestro, qué teclado usamos (para poder usar la ñ o la ç sin problemas) o incluso el modelo de ratón o monitor.

Paso 3: Particiona tu disco

Este paso es el más dramático y temido por cualquier usuario no habituado a ello, ya que corremos el riesgo de borrar nuestros datos o eliminar la instalación previa. En la máquina virtual no hay nada que temer. Además, nuestro disco duro virtual está vacío. Pero en cualquier caso, Ubuntu tiene un asistente muy práctico que te permite dejar intacta la partición ya usada y dedicar a Ubuntu el espacio vacío, todo de manera automática.

Aunque si lo deseas, puedes particionar el disco como te guste, teniendo en cuenta estos requisitos mínimos:

  • Una partición principal para el sistema, montada como / (raíz). Recomendable, 7 Gb.
  • Una partición Swap, inaccesible desde Ubuntu, pero que éste usa como memoria auxiliar. Recomendable, 1 Gb.
  • Opcional. Una partición para vuestros ficheros y configuraciones de programas, montada como /home.

Paso 4: Usuarios y Administrador

Ubuntu, al igual que todas las distribuciones Linux, crea un espacio propio para cada persona que acceda al sistema. Cada usuario debe tener su propia cuenta, así que en este paso crearemos un nombre de usuario y una contraseña.

Además, deberemos añadir una contraseña para el usuario root o administrador, quien podrá hacer y deshacer cualquier configuración de Ubuntu y gestionar las demás cuentas de usuario.

Una recomendación, usad una contraseña única para Root, distinta a las usadas por el resto de usuarios.

Inconvenientes de usar Linux en una máquina virtual

Ya hemos visto cuáles son las ventajas de correr Linux en una máquina virtual. Si le ocurre algo a la máquina, nuestro ordenador seguirá indemne, así como nuestros documentos. Además, podremos usar dos sistemas operativos a la vez.

Pero no todo son ventajas. Para empezar, podemos encontrarnos con problemas de integración, como que no funcione el sonido, no poder compartir ficheros entre el sistema operativo y la máquina virtual o que la resolución de pantalla no sea la adecuada.

Y el principal inconveniente, VirtualBox no emula aceleración 3D, por lo que algunos juegos no funcionan en la máquina virtual. Esto incluye los espectaculares efectos visuales de Ubuntu y otras distribuciones que utilizan Compiz.

En la tercera y última parte de la serie dedicada a VirtualBox veremos algunos trucos para solucionar problemas que podamos encontrar para integrar VirtualBox con Linux en Windows y Mac.

No te pierdas:

Cargando comentarios

Últimos artículos