Publicidad

Trucos y Consejos

Mitos y verdades sobre los discos duros

Mitos y verdades sobre los discos duros
Nacho Requena Molina

Nacho Requena Molina

  • Actualizado:

Los discos duros forman parte ya de nuestra vida. Al principio no eran más que esos “objetos” que sirven para almacenar datos en el PC, pero con la llegada de los discos duros externos el nombre comenzó a adquirir popularidad… y a tener más leyendas que nunca. En Softonic tiramos de conocimiento para contarte los mitos y verdades sobre los discos duros. Que nadie te vuelva a engañar.

Formatear mucho es malo para el disco duro: falso

Vamos a comenzar con el bulo más repetido año tras año: formatear el disco duro con mucha frecuencia es malo para este. La respuesta es no, esto es rotundamente falso. Da igual las veces que formatees el disco duro, ya que la vida útil de este no la determina esta acción.

De hecho, formatear no es más que otra acción de las muchas que puede realizar la unidad. Se piensa que con cada formateo se acorta la durabilidad del HDD, pero esto no es así, por lo que formatea lo que desees.

Mitos y verdades sobre los discos duros

Desfragmentar el disco duro daña la unidad: falso… y verdad

Quizás te hayas quedado a cuadros tras leer la introducción, pero es que es la realidad. Desfragmentar el disco duro no daña la unidad… salvo que sea un SSD.

Los discos duros tradicionales sí requieren de esta desfragmentación para ordenar esos sectores vacíos existentes y hacer que funcione mejor (porque es a nivel de hardware), pero los SSD no necesitan de este comando (porque es a nivel de software).

De hecho, aquí viene lo gracioso: un SSD está en constante desfragmentación debido a su idiosincrasia, así que cuidado con aplicarle este proceso, ya que puedes dañarlo.

En resumen: en un HDD tradicional puedes aplicar la desfragmentación sin problemas, pero en un SSD no.

Mitos y verdades sobre los discos duros

Un corte de luz puede cargarse el disco duro: verdad

Los cortes de luz los carga el diablo. Placa base, tarjeta gráfica, disco duro, fuente de alimentación… Cualquier elemento de tu PC puede hacer que se vaya al traste si la electricidad se va en tu casa. Cierto es que con los discos duros modernos (tanto HDD como SSD), este percance se ha ido subsanando, pero sigue estando vigente.

Nuestro consejo es sencillo: intenta comprar un SAIT en cuanto puedas. Tu bolsillo lo va a agradecer conforme pasen los meses y las subidas, bajadas y cortes de tensión.

Un USB 3.0 es lo mejor para los discos duros externos: verdad

Cerramos con este mito que es cierto. Si tu PC tiene un puerto de entrada USB 3.0, utilízalo siempre. La tasa de transferencia y lectura de datos es mayor (y mucho) cuando se recurre a este estándar en lugar del 2.0 (y ocurrirá igual cuando el 4.0 empiece a estar extendido entre los equipos).

Por cierto, un detalle: los discos duros externos pueden estar conectados al USB todo el tiempo que quieras. No hay nada malo en ello, al igual que tampoco hay problemas en desactivarlo cuando se desee.

Nacho Requena Molina

Nacho Requena Molina

Lo último de Nacho Requena Molina

Directrices editoriales