Publicidad

Trucos y Consejos

Mac: cómo proteger una aplicación con contraseña

Pier Francesco Piccolomini

Publicado

¿Quieres evitar que otra persona utilice una aplicación de tu Mac? Con este truco, podrás protegerla con contraseña sin necesidad de realizar ninguna instalación.

A menudo sucede que hay un ordenador a disposición de más de una persona, por ejemplo, dentro de una familia. En estos casos, es posible que algunos de los que lo utilizan quieran bloquear el uso de algunas aplicaciones al resto de usuarios o a algunos de ellos.

Mac: cómo proteger una aplicación con contraseña

Algunos ejemplos típicos: unos padres que no quieren que los hijos enreden con un programa que emplean para trabajar, o un hermano mayor que no quiere que los pequeños jueguen a un juego de rol no apto para ellos.

Con el Mac es posible proteger con contraseña la apertura de las aplicaciones. Para ello existen programas de pago, pero también se puede recurrir a un truco gratis, utilizando solo las herramientas de OS X.

Se trata de crear una imagen disco encriptada y meter dentro las aplicaciones a las que se quiere limitar el acceso. A continuación, explicamos el procedimiento paso a paso.

1. Crea una imagen disco protegida por contraseña

En primer lugar, abre Utilidades de disco (Disk Utility, en Aplicaciones > Utilidades) y crea una nueva imagen de disco haciendo clic en Nueva imagen (New Image).

Asigna un nombre a la imagen, por ejemplo Aplicaciones protegidas por contraseña (utilizando tanto el campo Guardar como como el campo Nombre) y establece los parámetros de la siguiente manera:

  • Tamaño (Size): escoge Personaliza y escribe 5 GB
  • Formato (Format): mismo Mac OS (Journaled)
  • Codificar (Encryption): 256-bit AES encryption
  • Particiones (Partitions): la que viene por defecto
  • Formato de imagen (Image format): Sparse disk image. Esta opción es cómoda porque creará una imagen de disco de dimensiones no determinadas. La de nuestro ejemplo ocupará solo el espacio acorde con las dimensiones de lo que meteremos dentro, hasta un máximo de 5 GB, ya que en el primer campo (Size) hemos establecido 5 GB.

Selecciona Escritorio como destino del archivo DMG y haz clic en Crear.

2. Elige la contraseña para abrir la imagen de disco

El paso siguiente es escoger la palabra clave para acceder al contenido de la imagen de disco. Introduce la contraseña en los dos campos correspondientes y deselecciona Guardar contraseña en mis llaves (Remember password in my keychain). A continuación, haz clic en OK.

Es importante que esta casilla no esté seleccionada. De lo contrario, cuando hagas doble clic en el archivo DMG, éste se abrirá sin pedir la contraseña, lo que invalidará toda la operación.

Scegli password e togli la spunta copy

¡Atención! Si olvidas la contraseña elegida, ya no podrás acceder a la imagen de disco ni a nada de lo que hayas metido en ella.

3. Abre el disco virtual

El Mac creará el archivo DMG en el escritorio y lo montará automáticamente.

Para abrirlo, haz doble clic en el disco virtual.

4. Mueve a la imagen de disco las aplicaciones que quieres proteger con contraseña

Abre ahora la carpeta Aplicaciones, busca la que quieres proteger con contraseña y arrástrala a la imagen de disco abierta.

Probablemente te pedirá una contraseña de administrador del Mac. Introdúcela y pulsa OK.

5. Borra las app de la carpeta Aplicaciones

Al arrastrar la aplicación, ésta no se mueve, sino que se copia. Ahora debes borrar la app original, que está en la carpeta de Aplicaciones, arrastrándola a la papelera.

6. Crea el alias de la app en la carpeta Aplicaciones

Ahora toma la aplicación que acabas de mover a la imagen de disco y arrástrala a la carpeta Aplicaciones, manteniendo pulsadas las teclas CMD + ALT. De este modo, no copiarás ni moverás el programa, sino que simplemente crearás un alias desde donde poderlo abrir.

7. Expulsa el disco virtual

Ahora ya puedes eliminar la imagen disco del escritorio: haz clic con el botón derecho y, en el menú contextual, elige Eliminar “Aplicaciones protegidas por contraseña” (Eject “Password protected applications”).

Smonta la DMG

A partir de ahora, todo aquel quiera abrir las aplicaciones que has introducido en la imagen de disco, deberá introducir la contraseña que has elegido.

Verás que si haces doble clic en el alias que has creado en la carpeta Aplicaciones, se te pedirá la palabra clave, como se muestra en la siguiente imagen:

Si esa persona la conoce, podrá abrir la aplicación. De lo contrario, no.

Fácil y seguro

Una vez que has creado la imagen de disco protegida puedes incluir en ella todas las aplicaciones que quieras, que serán inaccesibles a quien no conozca la contraseña. Si quieres, también puedes esconder archivos y carpetas “delicados” que quieras tener a salvo de miradas indiscretas.

Una solución rápida y cómoda para impedir que un usuario no apto (¡o curioso!) la líe o se meta en algo que no debe.

Descubre aquí muchos otros trucos para Mac.

Artículo original adaptado del italiano.

También te puede interesar