Publicidad

Noticias

Inteligencias Artificiales Y La Privacidad

Inteligencias Artificiales Y La Privacidad
María López

María López

  • Actualizado:

Desde hace semanas, Instagram y Twitter están plagadas de retratos en diferentes estilos artísticos. Una de las culpables del auge de estos retratos es Lensa AI, una aplicación de la que ya hablamos recientemente. A pesar de lo inofensiva que pueda parecer, muchos usuarios han expresado preocupación respecto a Lensa y otras aplicaciones similares. La recolección de datos y la nula privacidad son algunos de los motivos tras ello.

Lensa AI DESCARGAR
4

Como bien explicamos aquí, Lensa AI utiliza fotos que el propio usuario sube a la aplicación para crear sus famosos avatares mágicos. Gracias al uso de Stable Diffussion, Lensa es capaz de generar avatares que imitan diferentes estilos pictóricos. No obstante, estos avatares no son gratuitos. Deberás pasar por caja previamente para poder hacer uso de esta función dentro de Lensa AI.

Sin embargo, esto no es lo que más preocupa a los usuarios. A continuación, expondremos algunas de las razones por las que los generadores de imágenes con IA pueden resultar algo problemáticas.

Subir tus fotos a Lensa da a la empresa acceso a los datos de tu rostro

Al igual que ocurre con muchas de las aplicaciones de retoque fotográfico que se han hecho virales (PREQUEL o Remini, por ejemplo), muchos usuarios se han preguntado una cosa: ¿qué hacen estas aplicaciones con mis datos?

Desde que autorizas a alguna de estas aplicaciones a acceder a tus fotos, también les das derecho a que recopilen información. En el caso de Prisma Labs (desarrolladores de Lensa AI) sus términos y condiciones establecen que los usuarios “conservan todos los derechos sobre su contenido”. Al mismo tiempo, el uso de Lensa AI concede a Prisma Labs “una licencia perpetua, revocable, no exclusiva, libre de derechos […] transferible y sublicenciable para utilizar, reproducir, modificar, adaptar, traducir y crear obras derivadas” con tus fotos.

Por resumirlo en pocas palabras: la compañía posee los derechos de cualquier imagen que genere la aplicación a partir de tus fotos.

Por otra parte, un portavoz de Prisma Labs declaró al medio TechCrunch que la empresa elimina cualquier tipo de fotografías que el usuario hubiera subido a la plataforma. No obstante, para muchos esto sigue siendo algo muy preocupante. Como bien explica este usuario de Twitter, “estás cediendo tu rostro para entrenar a su IA“.

Para añadir más leña al asunto, los usuarios no son recompensados de ninguna forma por “entrenar” a la IA. De hecho, es más bien al revés: pagan por ver su rostro con diferentes filtros.

Los artistas denuncian el robo de sus trabajos para beneficio de las IAs

Ya hemos hablado de forma extensa sobre cómo muchos artistas han expresado su preocupación por el auge de las IAs. De hecho, es de sobra conocido que estas IAS generadoras de imágenes se nutren de obras artísticas sin el permiso de sus creadores.

Sin embargo, ¿qué clase de datos utilizan exactamente Stable Diffussion o DALL-E? En el caso de las mencionadas, usan una base de datos llamada LAION-5B.

LAION-5B básicamente extrae imágenes de Internet que sean de dominio público. Google Images, DevianArt, Getty Images, Pinterest y un largo etcétera constituyen la base de donde provienen todas las imágenes de LAION-5B. Los numerosos artistas que utilizan estas plataformas denuncian que se trata de un “robo” en toda regla y que no se les está compensando por el uso de su propio arte para estas IAs.

En el caso de Prisma Labs, su CEO salió a la palestra para declarar a BuzzFeed que ninguna de las imágenes que genera Lensa AI se puede “describir como una réplica exacta de ninguna obra de arte en particular”.

Según la propia compañía, estas IAs pueden ser de gran ayuda para los artistas , sobre todo para los trabajos más rutinarios. Además, también insinúan que ayudaría a aportar más valor si cabe a las obras realizadas a mano.

Sin embargo, esta perspectiva no es compartida por la comunidad artística. Muchos se apresuran a definir a los generadores de imágenes como “anti-creadores” y temen que en el futuro pudiera “sustituir a los artistas“.

La hipersexualización y el racismo: dos problemas a los que se enfrentan las IAs

Ya sabemos de sobra que las IAs utilizan grandes bases de datos para entrenarse y así, poder generar diferentes imágenes (o textos, en el caso de ChatGTP). Sin embargo, no se ha tenido en cuenta la calidad de esos datos. Si bien Internet es un reflejo de la realidad, lo es tanto para lo bueno como para lo malo.

En consecuencia, las inteligencias artificiales generan imágenes de cuerpos hipersexualizados y además, les cuesta reconocer otras etnias y razas.

La escritora Olivia Snow declaró para Wired que fue capaz de generar imágenes de sí misma en paños menores simplemente usando fotografías de su infancia. Por si fuera poco, en redes sociales encontrarás muchos testimonios de mujeres y hombres de color que han visto como, en el caso de Lensa, se les había blanqueado la piel en contra de su voluntad.

Por el momento, solo podemos hacernos varias preguntas: ¿Existirá algún tipo de ley que regule el funcionamiento de las IAs? ¿Conseguirán arrojar resultados más cercanos a la realidad?

María López

María López

Artista de vocación y amante de la tecnología. Me ha gustado cacharrear con todo tipo de gadgets desde que tengo uso de razón.

Lo último de María López

Directrices editoriales