FIFA 15 transmite emoción y nuevas sensaciones

El mismísimo Estadio Vicente Calderón fue el lugar elegido por Electronic Arts para la primera ronda de presentaciones del nuevo FIFA 15. Los productores del juego Nich Channon y Sebastián Enrique se encargaron de mostrar las principales novedades gráficas, de control y de inteligencia artificial del simulador de fútbol por excelencia.

¿Es FIFA 15 realmente un avance respecto a FIFA 14? Pues todos los periodistas nos hacíamos la misma pregunta cuando llegamos. Y después de la presentación todos opinábamos que… “¡Sí!”, que este año EA vuelve a sorprender. Quizá no como esperas, es decir, no de una forma espectacular y que te deje con la boca abierta: las novedades de FIFA 15 vienen más desde la estructura, desde la IA, desde la simulación del fútbol bajo un punto de vista más conceptual que físico.

¡Claro que también hay mejoras gráficas y filigranas visuales! Y muy potentes, por cierto (al ser éste el segundo año con FIFA de nueva generación). Pero es cuando escarbas en la superficie cuando descubres los avances que voy a comentar y que, aunque no se noten tanto son, quizá, aún más importantes.

Emoción e Intensidad

Si algo quedó claro en la presentación es que este año FIFA 15 va de emoción. Hay una nueva capa de simulación titulada “Emoción e Intensidad”, y se puede encontrar debajo de todo lo que es más tangible (control, gráficos, modos de juego, etc.). No es algo visible, sino una serie de técnicas aplicadas que añaden ese punto extra de sentimiento que tiene el fútbol.

Quizá lo que más me sorprendió fue la nueva capa de Inteligencia Artificial que controla las emociones de los 22 jugadores sobre el campo. Este “motor de emociones” controla la interacción de los jugadores entre sí, de modo que todo lo que se hacen entre sí afecta a su actitud. Por ejemplo, cuando un defensa marca fuerte a un delantero y acaba dándole patadas, acabarán por enfadarse y la actitud entre ellos será cada vez más agresiva.

Lo mismo se aplica a los aciertos y los errores dentro del mismo equipo. Si el portero no tiene un buen día y comete muchos errores sus compañeros empezarán a criticarlo y a quejarse, haciendo gestos o gritando.

Hay que recalcar que esta “IA de emociones” sólo afecta a la presentación visual del juego (a las escenas de corte y las animaciones entre jugadas). Una actitud buena o mala no modifica las estadísticas de los jugadores, que jugarán según su nivel.

Más detalles que le dan emoción a los partidos son las nuevas hinchadas de los aficionados. Las gradas se llenan de color y movimiento con los aficionados, sus cánticos y sus bailes, calcados de las hinchadas reales. En este aspecto es el juego de deportes más impresionante que he podido ver hasta la fecha y, quizá por primera vez en toda la historia, las gradas parecen totalmente reales.

Gráficos mejorados

Aunque desde hace unos años el aspecto visual mejora poco de un año para otro, lo cierto es que tampoco se puede decir que se quede estancado. Este es el segundo año de FIFA en consolas de nueva generación y lo que introdujeron el año pasado ya tiene más pinta de estar al nivel que se espera.

El modelado de los jugadores es ahora más natural, más humano, por decirlo de algún modo. Otra mejora sustancial son las animaciones (hay un buen montón más). Según nos explicaban, esas micro animaciones de transición han cambiado por completo el juego. Ahora hay más movimientos y los jugadores se mueven de manera más realista, lo que se traduce en un control muy orgánico en el mando.

Pero si me tuviera que quedar con algo de lo que vi en la presentación sería con dos detalles: el primero es el nuevo sistema de iluminación. Es absolutamente realista, con un efecto de televisión que impresiona desde el primer segundo. Se acabó esa luz apagada y las sombras oscuras de otros años; el juego luce ahora brillante y con una vistosidad tremenda.

El segundo detalle nuevo es el césped que se deteriora dinámicamente. Cada paso, cada caída, entrada o disparo a portería, afecta al césped de un modo u otro. Y lo hace en tiempo real y calculado exactamente según la acción del jugador. Es decir, el campo no se deteriora “más o menos” según lo que hagan los jugadores, no. El césped se modifica exactamente igual que lo haría en la vida real.

Al margen de estos detalles, puedes esperar un apartado visual mucho más de nueva generación. Los efectos meteorológicos son muy realistas, lo mismo que el campo cuando se llena de barro o cómo se deslizan los jugadores por él, la niebla que se combina con el sistema de iluminación mencionado antes, la nueva física del balón… en fin, pequeñas mejoras pero muy numerosas, que convierten a FIFA 15 en uno de los juegos de deporte más espectaculares de todos los tiempos.

Inteligencia Artificial

No podían faltar las mejoras en la Inteligencia Artificial para hacer un juego con una simulación más real. Este año se han centrado en la inteligencia de equipo: los jugadores controlados por la IA no juegan como futbolistas relacionados de manera individual, sino que ahora, los deportistas tienen visión de equipo y de la evolución del partido. De ese modo, si ven que van ganando con suficiente ventaja y queda poco para acabar el partido pueden decidir autónomamente hacer un catenaccio. Si van perdiendo se arriesgarán más, atacando con más fuerza aún a riesgo de descuidar la defensa.

Esto en sí mismo no es nada nuevo, sin embargo es la fluidez con la que se realiza lo que sí es más innovador. El juego piensa por sí mismo, tiene concepto del partido, de las ventajas y desventajas, juega tácticamente, y lo hace como un humano. Los partidos en solitario (contra la máquina) se harán más interesantes, y los partidos contra los amigos serán más desafiantes.

Control sobre el jugador

A pesar de que FIFA 15 incluye muchísimas animaciones nuevas que por inercia te hacen pensar en un juego más “lento” y “pesado” al control, lo cierto es que ha resultado ser todo lo contrario. Mis partidos en la presentación me quitaron toda duda sobre la respuesta al control, que era rápido y preciso: las micro animaciones hacían a los jugadores más fáciles de mover y con un control del balón más realista.

Por ejemplo, otro gran cambio hecho en este apartado es un estilo de dribbling personalizado para cada futbolista. Cada jugador tiene sus propias características en la vida real, ¿no? Pues eso cambiará también su forma de moverse, de tocar el balón en carrera, de regatear… tendrás que tenerlo en cuenta  cuando lleves a un futbolista u otro.

Por último, no podían faltar los cambios en la física del balón que ahora se mueve y gira en el aire de manera más realista.

En agosto más

Esta ha sido la primera toma de contacto de uno de los juegos más esperados del año, pero Electronic Arts ha prometido más detalles en el mes de agosto. De momento FIFA 15 está al 50-60% de desarrollo, así que le queda aún un buen montón de trabajo por delante. Es por ello que aún se desconocen detalles de modos de juego, licencias y ligas. Lo que sí se anunció es que el modo Ultimate Team vuelve, y esta vez con 40 Golden Packs repartidos en 40 semanas.

¿Quieres saber más de FIFA 15? Lee nuestra entrevista al productor Sebastián Enrique.

Sígueme en Twitter: @raulprz

Cargando comentarios