Publicidad

Noticias

El cómic para niñas que fue prohibido en los años 50 por dar demasiado miedo

Tanto miedo como ver una pared secándose

El cómic para niñas que fue prohibido en los años 50 por dar demasiado miedo
Randy Meeks

Randy Meeks

  • Actualizado:

Puede que si te hablamos de La Pequeña Lulú no te suene de nada a día de hoy, pero lo cierto es que es un personaje con casi noventa años de historia: nació en febrero de 1935 con una viñeta en la que tiraba cáscaras de plátano en vez de flores, haciendo tropezar a la Dama de Honor. Se convirtió en un exitazo inmediato y su tira duró hasta 1984, aunque a posteriori ha tenido series de televisión, cómics brasileños (¡con los protagonistas ya adolescentes!) y hasta juegos de mesa. Pero en los años 50 no fue tan popular ni tan libre… por más que algunos digan lo contrario.

Kindle DESCARGAR

El terror de La Pequeña Lulú

Todo empezó cuando John Stanley, uno de los autores más influyentes (y olvidados) de la historia, cogió al personaje en 1945 y le cambió para siempre. Y todo iba bien hasta que en agosto de 1950 decidió experimentar un poquito con el formato, quizá demasiado para los inocentes cómics de Dell, una editorial que ni siquiera estaba adscrita al Comics Code que controlaba que en aquella época los tebeos no fueran “dañinos”… ¡Porque todo el mundo podía confiar en los santurrones de Dell!

En la historia en cuestión, Stanley hizo que Lulu le contara una historia de terror a su vecino Alvin sobre el Hombre del Saco (Boogeyman, por entendernos), y, más concretamente, sobre cómo ella consiguió calmarle. La cosa es que al conocerle (fue dibujado como un monstruo verde con cabeza gigantesca, acumulando niños temerosos), Lulú no siente miedo y el monstruo, desconcertado, la devuelve a casa.

Esa misma noche, la madre de Lulú recibe una llamada: su vecino no se quiere ir a dormir porque… ¡Sabe que no tiene por qué estar asustado del Hombre del Saco! Francamente, hay historietas mejores del personaje ¡y ni siquiera es una travesura per se! Pero si la podemos leer hoy en día es de pura casualidad, porque Marge Buell, la presidenta de Dell, dejó claro que era “fea, sin gusto, fuera de personaje, muy por debajo de los altos estándares de los cómics de ‘La pequeña Lulú'”.

Y, ni corta ni perezosa, la quitó del número y en su lugar puso una historieta antigua, consiguiendo exactamente lo contrario: que todos quisiéramos leer la historia censurada. Al fin y al cabo… ¿Qué puede ser tan malo como para impedirnos verlo? La respuesta era “No demasiado”, por lo visto. Una reacción desmesurada a un tebeo inocuo que puede interpretarse como una llamada a la anarquía, algo que podía ser demasiado para la regia moral de la época.

Dell Comics acabó cerrando en 1974 tras casi cincuenta años siendo una editorial vital en el imaginario colectivo americano y de la que prácticamente nadie se acuerda hoy en día. Bueno, un poco como lo que le pasa a la pobre Pequeña Lulú, ¿no? ¡La ley de la vida!

Kindle DESCARGAR
Randy Meeks

Randy Meeks

Redactor especializado en cultura pop que te escribe en webs, revistas, libros, redes sociales, guiones, cuadernos y servilletas si no hay más sitios donde dar la chapa

Lo último de Randy Meeks