Cómo he aprendido a arreglar mi bicicleta gracias a Internet y estas apps

Mi bicicleta es fantástica, pero vieja. Soy un entusiasta de las bicicletas de época, con un toque moderno, sí, pero con un estilo indudablemente clásico. No hay nada como un bonito chasis de carrera curtido, ya opaco por la intemperie y por los años.

Pero hay que pagar un precio, y es que los componentes de estos medios de transporte a pedales son andrajosos, y su estado a menudo es precario. Esta inseguridad la he experimentado varias veces en mi propia piel. Algunas veces quedándome tirado en medio de barrios desconocidos y desiertos, y la última vez, sobre mi piel en el sentido más estricto de la palabra, con consecuencias visibles, ¡tanto a nivel estético como motor!

Tener una bici que no funciona perfectamente no siempre es una elección voluntaria. El problema es que, para tener un medio de transporte así en excelente estado, a menudo debemos gastar en mantenimiento más de lo que nos costaría un medio de transporte a motor. ¿Por qué tengo que pagar por el mantenimiento de una bici, lo mismo que por un medio de transporte mucho más caro como una moto?

No es que el trabajo de un mecánico de bicicletas valga menos, faltaría más. Pero cambiar una rueda de una bici es una operación que la puede hacer cualquiera, cambiar la rueda de un coche o una moto no, ¿verdad? ¿Quizás, teniendo el equipo adecuado yo podría hacer algo sólo?

Por esto, he empezado a buscar, en internet y en el mundo del software… ¿dónde sino? La respuesta a mis problemas no ha tardado en llegar.

El primer paso a hacer era el de comprar un juego de herramientas. En un momento raro de lucidez, he pensado en conectarme a Skype y llamar a Francisco, mi amigo apasionado por las bicicletas (todos tenemos una, ¿no?) que vive en Roma.

“¿!Hola!?, Hola Fran, ¿cómo estás? Mira, necesito un consejo…” Nos hemos puesto a intercambiarnos unos enlaces para encontrar la mejor oferta para una caja de herramientas. Al final, he conseguido pedir un buen juego de herramientas a un precio más que aceptable, usando la aplicación Amazon Mobile.

En menos de una semana, me he encontrado con un montón de bonitas herramientas, pero que no sé usar … como el abuelo con el iPad. ¿Por dónde empezar? En ese momento, la bicicleta no tenía ningún problema grave, pero algo me decía que estaba a punto de saltar por alguna parte, y no quería quedarme tirado en el séquito de ciclistas. Tenía que empezar a practicar con el mantenimiento de este medio de transporte.

Por lo tanto, he pensado que una aplicación para mi Android sería la solución ideal, para poder trabajar desde casa pero sobre todo para tener una ayuda en el caso de que sucediese algo en la carretera. Tras una breve búsqueda en Google Play, instalé dos aplicaciones muy útiles: Bike DoctorBike Repair.

Ha sido la segunda, en este caso, la que más me ha ayudado. Bike Repair tiene de hecho una sección entera, llamada Mantenimiento, dedicada totalmente al mantenimiento de bicicletas. En su interior hay cuatro subcategorías: mantenimiento antes de cada salida, mantenimiento mensual, instrucciones para después de la lluvia y una cuarta dedicada a la lubricación de la bici. Poco a poco he aprendido a cuidar de mi pequeña scheggia.

En la misma aplicación, luego he encontrado explicaciones para resolver problemas que pensaba que eran debidos a partes de la bici que se tenían que cambiar, como la rueda, que sólo estaba centrada, y también he encontrado indicaciones sobre como ajustar otras piezas de la bicicleta, como el cambio y los frenos.

Lo que le falta a Bike Repair, lo he encontrado luego en Bike Doctor. La aplicación tiene la ventaja de tener una imagen de la bicicleta: para saber qué arreglar tocando el punto medio donde se encuentra el problema y elegir uno de los tutoriales. Ambas aplicaciones son muy completas completas y, sobre todo, complementarias, dado que en algunos casos ofrecen soluciones ligeramente diferentes. Entonces, no renuncies a ninguna de las dos.

Lo que no he encontrado en las aplicaciones ha sido una guía sobre cómo gestionar componentes clásicos, como los de mi bicicleta, que son muy diferentes de las piezas modernas. El montaje central o los cigüeñales, por ejemplo, tienen sistemas diferentes, que no aparecen ni en Bike Repair ni en Bike Doctor. Y, seamos sinceros, las explicaciones más completas son las proporcionadas por un vídeo tutorial.

Por eso he ampliado mi búsqueda en Google y YouTube. Para encontrar la pieza que tenía que cambiar, buscaba “bike components” (componentes de bicicleta) en Google Imágenes y anotaba el nombre de la parte defectuosa. Después tecleaba, por ejemplo, “change old bike crankset tutorial” (tutorial sobre como cambiar el cigüeñal de la antigua bici) en YouTube. Los resultados eran numerosos, con muchos vídeo tutoriales sobre mi caso.

Siempre gracias a Google search y al uso de claves de búsqueda acertadas como “bike repair tutorial” (tutorial para reparar bicicletas) y “old bike repair” (reparar bicicletas antiguas), he descubierto otras páginas web útiles y completasMadeGood.bikes, por ejemplo, es una página muy útil y también extremadamente intuitiva, donde encontrar vídeo tutoriales gratuitos subdivididos por tema. Ni siquiera sirve saber el nombre del componente, basta con mover el cursor sobre uno de los temas y la parte de la bicicleta correspondiente se ilumina. También BicycleTutor es una aplicación web útil. La página ofrece tutoriales en texto gratuitos acompañados por imágenes, pero requiere una pequeña suscripción para ver los vídeo tutoriales.

Si todo esto no hubiese sucedido antes del acontecimiento ciclista al cual debía asistir, seguramente me habría lanzado de cabeza a un curso especializado del nuevo producto de Google: Helpouts. El servicio de Google ofrece cursos por videoconferencia impartidos por especialistas. Una de las lecciones organizadas para lanzar Helpouts ha sido un curso de mecánica de bicicletas. Quién sabe si un día no me tendré que dirigir a un experto directamente desde el sofá de casa …

Al final, gracias a las aplicaciones y a los vídeo tutoriales, he conseguido transformar mi vieja bici, defectuosa y también mal montada, en un elegante velocípedo. Luego he tenido también un accidente, pero eso es otra historia …

Lee más historias como esta en nuestro e-book especial

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas