Cómo calibrar la batería de tu teléfono Android (y por qué es importante hacerlo)

Cómo calibrar la batería de tu teléfono Android (y por qué es importante hacerlo)

Todo producto tecnológico es susceptible de romperse o de ir perdiendo rendimiento a medida que pase el tiempo. Es así de simple y sencillo, y no hay nada que podamos hacer… salvo mejorar su periodo de uso lo máximo posible. Y un buen ejemplo de ello son las baterías de los teléfonos móviles.

Para esta ocasión, en Softonic te vamos a enseñar a cómo calibrar la batería de tu teléfono Android. No obstante, antes vamos a explicarte el por qué es importante hacerlo.

Consejos

Aunque Apple sí incide en la necesidad de calibrar la batería del smartphone, con los terminales Android no se hace tanto hincapié. Aunque alguno pueda pensar que esto es porque no afecta a estas baterías, la única realidad es que todas están expuestas a estos problemas, por lo que debes calibrarla.

Calibrar la batería sirve para que esta vaya en consonancia con lo que muestra el sistema operativo. ¿Te suena eso de que ves un 45% de batería y de repente pasa a un 7%? Eso ocurre, precisamente, por no estar calibrada. Es muy importante realizar el proceso de calibrado de vez en cuando, ya que gracias a ello conseguiremos que nuestra batería tenga una mayor vida útil y podamos asegurar sus tiempos de carga

Paso a paso

Calibrar la batería es más fácil de lo que parece. No son necesarios conocimientos de informática ni nada por el estilo, sólo un poco de tiempo libre y la paciencia necesaria para realizar la tarea (sobre todo esto último).

Lo primero que hay que hacer es cargar la batería de nuestro teléfono móvil hasta el 100%. Asegúrate bien de que llega hasta esa cifra, ya que es necesario. Una vez lo consigas, utiliza tu terminal normal y corriente hasta que se agote la batería; eso sí, procura que el teléfono se apague por sí solo, es decir, que no pulses tú ningún botón, aunque lo veas con un 1% ó 2% de batería.

Cuando ya tengas el smartphone apagado por cuenta propia, el siguiente paso es esperar entre cuatro y seis horas para que libere lo conocido como “energía residual”. Este término hace referencia a los restos de carga que pueden haber quedado tras la anterior recarga. Y sí, suele ocurrir más de lo habitual.

En cuanto finalice este tiempo adicional, ya sólo queda un último paso: cargar el teléfono de nuevo hasta el 100%. Otra vez, asegúrate bien de que llega hasta el 100% de la batería, no vale con quitar el cable al 98%, ya que entonces estaríamos perjudicando el proceso de calibrado y habría que repetirlo (y es una tontería cuando sólo sería esperar unos minutos más). Llegado a esa cifra, sólo hay que encender el móvil y disfrutar de él.

Los expertos consideran que es conveniente realizar este ajuste cada tres o seis meses. Por tanto, no dejes pasar la oportunidad de que tu batería y teléfono móvil vivan un poquito más. Por cierto, lo mejor es hacer este proceso por la noche (sobre todo el gastar la batería antes de irnos a dormir y que libere la energía mientras dormimos).

 

Cargando comentarios