Evolucionando los Mundos Online

Hoy día es impensable no asociar juego de rol online al título World of Warcraft. La entrada de Blizzard en el mundo de los juegos de rol online…

Hoy día es impensable no asociar juego de rol online al título World of Warcraft. La entrada de Blizzard en el mundo de los juegos de rol online ha sido un bofetón que se ha traducido en el juego de rol online más jugado de todos los tiempos, con 13 millones de usuarios.

Esto no siempre ha sido así, porque antes de World of Warcraft había otros títulos, otros mundos que, habitualmente, los usuarios visitaban. Hablamos de Ultima Online, el primero de estos juegos, EverQuest o Lineage.

Cada uno de estos títulos ha ido sobreviviendo a su manera, pero ninguno de ellos ha llegado al millón de suscriptores, una cifra que hace años era considerada como un éxito total en este tipo de juegos y que hoy parece que sea algo pequeño, sobre todo para Blizzard.

Sin embargo, el resto de compañías han ido buscando alguna forma de rivalizar con el juego de Blizzard. Aunque por el momento no ha sido encontrada, a veces incluso con resultados nefastos, sí es cierto que han encontrado alternativas que pueden ser interesantes para el usuario.

Aunque, como suele decir el refrán, para andar hay veces que hay que tropezar y, por supuesto, hay que mirar esos tropiezos.

Tres tropiezos de gran originalidad
En los últimos años hemos visto como han ido apareciendo bastantes juegos online. De hecho en tan solo un par de años hemos observado como se acumulaban lanzamientos y lanzamientos de juegos de rol online. Evidentemente, cuando un título de este estilo exige de un pago mensual y de una dedicación prácticamente exclusiva, lo normal es que algunos se estrellen.

Los tres juegos que vamos a citar son claros ejemplos de batacazo en toda regla. Por el momento, dos de ellos han cerrado y el tercero ve como sus suscriptores descienden a ritmo vertiginoso. Lo curioso es que los tres juegos planteaban ideas originales, pero que no acabaron de convencer al público.

El primero de los juegos que desaparecieron fue Auto Assault . Título de Ncsoft, nos encontramos con un argumento postapocalíptico, donde una tercera guerra mundial ha acabado con prácticamente todo el mundo y los pocos supervivientes se han ocultado en grandes búnkeres. Años más tarde salen de sus escondites y tendrán que enfrentarse a un mundo hostil lleno de enemigos y con grandes peligros.

Lo curioso de este juego es que ofrecía a los usuarios una jugabilidad a bordo de vehículos de diferentes tipos. Podíamos equiparlos con diferentes armas e incluso podíamos comprar habilidades especiales en ciudades.

Auto Assault no duró mucho en la red. Sus principales problemas fueron su curiosa temática con vehículos, que no funcionó nada bien y, sobre todo, el hecho de que no había ningún tipo de penalización por acabar eliminados. Ni siquiera el equipo se deterioraba, lo que acababa por aburrir a los usuarios, sobre todo porque de esa forma no había sensación real de progresión de ningún tipo.

El segundo de los juegos se estrelló recientemente. El 28 de Febrero de 2009 vimos como cerraban uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años. Tras seis años de desarrollo salía al mercado Tabula Rasa , la última obra de Richard Garriot, el hombre que dio vida a Ultima Online.

Tabula Rasa también partía de un futuro apocalíptico, aunque en este caso no de una guerra nuclear, sino de una invasión alienígena que hacía que la vida desapareciese de la Tierra. El juego comenzaba con la huida de la raza humana a través de agujeros de gusano a un planeta lejano, donde la humanidad tendría que sobrevivir a los Bane, la raza que los atacaba.

Lo curioso de este juego era que ofrecía a los jugadores acción sin tregua, en el que teníamos que combatir como si se tratase de un FPS. Teníamos también “magia” a través de algunas habilidades interesantes que nos llegaban por parte de otros alienígenas.

El combate en este juego era realmente intenso, sin embargo el título tenía varios problemas y el más acentuado era el hecho de estar ante un auténtico caos, puesto que muchas veces no sabíamos ni a quien disparar, ya que no dejaban de salir enemigos.

Además, el título partió con poquísimo contenido de alto nivel y el mayor error que puedes cometer en un juego futurista es el hecho de no poder controlar ni un solo vehículo. Con algo más de un año de vida, Richard Garriot vio como moría su juego más ambicioso.

El último de los juegos que podemos considerar como casi estrellado es Age of Conan. Es cierto que el juego, mientras escribimos este artículo, aún no ha cerrado, pero también es cierto que un juego de semejante ambición tiene ahora mismo una cuota de unos 50.000 suscriptores, lo que suele ser insuficiente para este tipo de títulos.

 

La pregunta que nos surge sobre Age of Conan es qué lo ha ido matando. Y en este caso es sencillo contestar: sus numerosos fallos. Age of Conan salió con tantos problemas que fue desesperando a los usuarios.

Aparte de ser un título que requiere de una máquina muy, muy potente, el juego ofrece problemas relacionados directamente con el género. Age of Conan es un juego que ofrece poquísimo contenido para jugadores de alto nivel, lo que se traduce en que tu masa social más fiel se aburra soberanamente. Además, el juego funciona por instancias, es decir, es posible que estemos en la misma ciudad, pero no en la misma instancia, lo que se traduce en que dos jugadores que quieren formar grupo, primero tengan que quedar en la misma instancia.

Eso sí, no hay que negar que Age of Conan aportó al juego online varias cosas muy buenas. En primer lugar es el primer juego de este estilo que podemos definir como “adulto”. Escenas con mujeres ligeras de ropa, un alto grado de gore y un vocabulario rudo le valieron a Conan la pegatina del PEGI de sólo mayores de 18 años.

Lo segundo es que el juego ofrecía a los usuarios un sistema de combos que les permitía combatir con armas como si realmente fuéramos guerreros de Hyboria, el sangriento continente en donde suceden todos los eventos del juego.

Estos tres juegos no han tenido suerte, desde luego, pero aún con sus problemas, han conseguido levantar grandes expectativas entre los usuarios, lo que es un primer paso. ¿Cuál ha sido su problema? Probablemente el hecho de que aún con diferente envoltorio, siguen siendo el mismo juego, y al final el usuario se da cuenta de esto.

Y ahora comienzan nuevas evoluciones
Sin embargo, en el último año han surgido dos juegos que han hecho ruido y, no sólo eso, sino que se han mantenido en una cifra aceptable de suscriptores. El primero de ellos es Warhammer Online. Este título de rol orientado al PVP, es decir, al juego de combate entre jugadores, más que al PVE o lo que es la lucha contra NPCs y grandes enemigos controlados por la máquina, sigue con unos 300.000 suscriptores, una cifra que antes era considerada como un gran éxito. El título ha aportado interesantes ideas, como por ejemplo el hecho de ofrecer un PVP activo que permita a los jugadores experiencia y que, además, les permita entrar en intensas misiones compartidas.

Lo curioso de este juego es su objetivo final: la fortaleza del otro bando de jugadores. Sin duda, algo diferente a lo que estamos habituados en juegos online, con grandes mazmorras. El título se mantiene actualizado y, aunque hay que buscar los servidores con más gente, podemos considerar Warhammer Online como una de las primeras alternativas reales, aunque lejanas, de World of Warcraft.

Más interesante nos parece el caso de City of Heroes.  Este título que lleva más tiempo en la red que World of Warcraft -nació seis meses antes- ha ido introduciendo toda clase de cambios que han ido atrayendo a diferentes jugadores. Sin embargo, de todas las actualizaciones, la última ha conseguido que incluso algunos regresen.

Porque los desarrolladores de City of Heroes han mirado como está en estos momentos Internet y se han dado cuenta que el siguiente paso lógico era dar a los jugadores la posibilidad de crear sus propios contenidos y el resultado ha sido “Arquitect”.  Esta herramienta permite a los jugadores crear sus propias aventuras y compartirlas con toda la comunidad, algo similar a lo que veíamos en juegos como LittleBigPlanet.

La aceptación de esta actualización fue sorprendente incluso para los creadores, puesto que en apenas un par de semanas se habían creado ya 20.000 aventuras completas. Estas últimas estaban compuestas de cinco misiones que eran creadas con muchísima imaginación, siempre, claro, empleando los recursos internos del juego.

Esta actualización, por supuesto ha tenido cosas negativas. Y es que algunos jugadores están empleándola para abusar y “levelear” personajes de forma masiva. Eso sí, los desarrolladores ya se han dado cuenta y están trabajando en ello.

El futuro
Con todo lo que comentamos, parece claro que el futuro sigue siendo de Blizzard. Ahora con World of Warcraft y, más adelante, con un segundo juego que todo indica que podría ser Starcraft Online, aunque todo está por ver. Sin embargo, se prepara un rival de entidad.

Cierto es que antes de hablar de ese juego, tenemos que fijarnos en otro título llamado Free Realms. Este juego ofrece gráficos coloristas, un argumento casual y pruebas no menos casuales. Orientado hacia un público más amplio, su sencillez y el hecho de poderse jugar prácticamente en cualquier ordenador, hacen de este título a tener en cuenta. Próximamente os daremos una review del mismo, pero por ahora os adelantamos que el juego es francamente divertido.

Sin embargo, si miramos al futuro, el juego al que más miedo puede tener Blizzard es sin duda Star Wars: The Old Republic. Sin duda, la licencia Star Wars ha tenido ya una versión online que empezó bien y que, poco a poco, fue destrozada por diferentes cambios unilaterales por parte de los desarrolladores. Pero The Old Republic viene de unos pesos pesados de los juegos de rol: Bioware, primera experiencia en juegos de rol online tras juegos como NeverWinter Nights, Caballeros de la Antigua República o más recientemente Mass Effect.

Aunque no hay fecha de salida para este juego y todo parece indicar que no llegará hasta el 2010 o, quizás, el 2011, ha sido una auténtica tormenta. Gráficamente es excelente y, lo más importante, se retrasa a eventos que no tienen nada que ver con la película o los libros, sino con los excelentes juegos de la misma Bioware.

Jedis, Sith y lo más importante, Bioware trabajando en un argumento global que hace de este título uno de los más serios rivales para World of Warcraft.

Es cierto que hay muchos más juegos que se preparan para el futuro, como por ejemplo Champions Online, Dc Universe o The Agency, pero todos ellos ofrecen experiencias que, por el momento, no son diferentes de otros juegos actuales.

En resumen
Es cierto que el género del rol online se ha visto forzado a evolucionar para hacer frente a un gigante como World of Warcraft. Hemos visto como varios títulos se han estrellado, pero también como poco a poco hay esperanza. No sabemos si habrá algún juego que vaya más allá, pero por el momento, el primero que ha hecho algo totalmente novedoso ha sido City of Heroes. Ahora nos queda por ver que hacen el resto de títulos online.

Cargando comentarios

Últimos artículos