Deadlight es como un zombi: lento y feo

El trabajo de los españoles Tequila Works destaca en su parte más técnica, pero fracasa donde no debería hacerlo: es un juego simple, lineal y poco original

Deadlight, uno de los grandes lanzamientos del año para XBLA programado por un estudio español, no cumple las expectativas generadas. Éste es uno de los juegos más simples en mecánica de juego y desarrollo que he visto en bastante tiempo. Entretiene lo justo para aguantar las 3 ó 4 horas de juego que ofrece y poco más. Es cierto que tiene un apartado gráfico muy cuidado y resultón, pero tiene muchos fallos: el control no está del todo afinado, la linealidad exageradísima de los niveles se come cualquier atisbo de diversión, la facilidad de los puzles y la dificultad reducida al mínimo se carga la experiencia. Es un juego menor al que se la ha dado demasiada publicidad sencillamente por haber sido desarrollado aquí.

http://www.youtube.com/watch?v=BrgQmZlfgUI

Deadlight te pone en la piel de Randall Wayne que debe escapar de los zombis –perdón, aquí son Sombras- en un mundo postapocalíptico. Su meta final es encontrar a sus amigos, mujer e hijo, de los cuales desconoce el paradero. Las referencias a 28 Días Después, Walking Dead y cualquier película, serie o cómic reciente del subgénero son más que obvias. Sin originalidad de ningún tipo, la historia se vuelve intrascendente a los 5 minutos. Tópicos y más tópicos es lo que verás en Deadlight (aunque tiene un final interesante).

Lo que sí es destacable es el tratamiento del apartado gráfico. Todo el juego se ve a contraluz, con un primer plano casi en sombra y un fondo de escenario muy visible e iluminado. Los múltiples planos de scroll dotan a Deadlight de una profundidad muy agradecida, muy al estilo Shadow Complex, que incluso se atreve a interactuar con el jugador en algunas secciones jugables.

Zombis, personajes y escenarios tienen un diseño artístico notable aunque no sorprendan debido a esta temática mil veces vistas ya. En la parte mala encuentras unas animaciones que en general funcionan bien pero que también tienen unas transiciones robóticas e inconexas, especialmente en saltos y ataques. La detección de golpes funciona mal muchas veces sobre todo cuando los zombis están demasiado cerca de ti.

Deadlight divide su acción en varios tramos. Hay una parte de más plataformeo y otras zonas de huida por las calles a la desesperada: con decenas de zombis tratando de comerte mientras que tú estás, generalmente, sin armas. Desde luego estas carreras son lo mejor del juego, imprimen la intensidad que deseas, el tempo de los sucesos está ajustado y es habitual contener la respiración porque escapas por los pelos. Si Deadlight destaca por algo es por estos breves y escasos momentos, creedme.

Las carreras y las huidas a la desesperada son lo mejor de Deadlight

Las carreras y las huidas a la desesperada son lo mejor de Deadlight

Al margen de esto te encuentras con un juego que usa, abusa y retoza en una linealidad exageradísima. Es un avanzar facilón, siempre hacia adelante, donde todo lo que puedes necesitar lo tienes a tus pies. Por ejemplo, ¿necesitas abrir una puerta? La palanca está al lado. ¿En la siguiente zona hay muchos zombis y necesitas un arma? La encontrarás en el momento justo. ¿Que necesitas una caja para subir algún muro? La tienes a dos metros del obstáculo…

No es que sea sólo un problema de un mal diseño de niveles, es un fallo de base y reduce la dificultad al mínimo. Los secretos “ocultos” no son tal, ¡te los encuentras al avanzar! ¡Están ahí, visibles, y marcados con una sombra azul! Y es que todo con lo que interactúas y necesitas está en azul, y si no lo está, el juego ya se encarga de decirte con un texto bien grande lo que debes hacer a continuación.

El control funciona a medias. El movimiento básico de Randall es correcto pero los saltos terminan siendo semi automáticos. La lentitud con la que responden los botones hace mella en la jugabilidad, en especial en los combates. Y definitivamente hay un molesto “lag” cuando apuntas las armas con el stick derecho.

El apartado gráfico y el uso de la luz es muy bueno

El apartado gráfico y el uso de la luz es muy bueno

Oportunidad perdida

Me gustaría decir que Deadlight es un buen juego, pero no lo es. Es un juego correcto que entra bien dentro de los cánones actuales. Al fin y al cabo se deja jugar, hay situaciones realmente buenas e inspiradas –como los sueños/recuerdos de Randall-, pero el grueso de la aventura se repite una y otra vez. Siempre son los mismos saltos, los mismos obstáculos, el mismo tipo de plataformas… Apenas hay clímax y a partir de la segunda hora cuesta mantener la atención en un juego que, sinceramente, no te aporta nada. Suerte (o no) que al menos dura poco.

Cargando comentarios

Últimos artículos