4 estrategias poco conocidas para conseguir fotos inolvidables

Las fotos siempre han sido la mejor forma de atrapar los recuerdos, de guardar para siempre esos momentos únicos y rememorar las historias que hay detrás por muchos años que pasen. Pero, ¿qué hace que algunas fotos sean más especiales que otras? ¿Por qué algunas quedan grabadas en nuestra memoria para siempre, mientras otras acaban en el baúl de los recuerdos? En definitiva, ¿cuál es el secreto de una gran foto? Hoy vamos a ver 4 estrategias poco conocidas para convertir una foto normal y corriente en una instantánea para el recuerdo.

Pon a trabajar tu imaginación

Una gran foto invita a pensar. ¿Qué estará haciendo ese chaval? ¿Adónde se dirige esa gente? ¿Por qué van vestidos así? En general, estamos demasiado acostumbrados a intentar condensar muchas cosas en cada foto. Si no lo ves claro, echa un vistazo a tus fotos de viajes y reuniones familiares del último año. Seguro que la mayoría tienen una perspectiva frontal y están hechas a una cierta distancia y a media altura.

Una foto no tiene por qué explicar toda la historia. Concéntrate en el protagonista de la foto y elige un ángulo o encuadre diferente para dar un toque de misterio o sorpresa a la foto, de modo que una parte de la imagen invite a dejar volar la imaginación. Y si no consigues la instantánea perfecta directamente en la cámara, no te preocupes: puedes retocarla después en el ordenador. Con las aplicaciones actuales de edición de fotos, es sencillísimo recortar, desenfocar o recolocar determinadas partes de la imagen. Da rienda suelta a tu creatividad y crea fotos capaces de invitar al debate y a la reflexión.

No repitas lo de siempre

El 99% de las fotos de la torre Eiffel o del Taj Mahal son iguales: están hechas desde el mismo sitio y enfocan exactamente lo mismo. Si crees que exageramos, entra en Google o Bing y busca imágenes de estos dos famosos edificios. Y lo mismo ocurre con las bodas, los conciertos o las salidas en familia. Fotos realizadas por personas distintas llegan a ser tan parecidas que mirarlas es como asistir al día de la marmota.

¿Nuestro consejo? Olvídate de las fotos típicas (o haz una si no hay más remedio) y ponte manos a la obra para hacer algo diferente. Prueba diferentes perspectivas: sube o baja la mirada, túmbate en el suelo o usa objetos o personas para dar un poco de contexto. Busca sitios o puntos de observación donde la gente no suele ir para hacer fotos.

Esta misión no siempre será fácil y seguramente se interpondrán obstáculos en tu camino. A veces te saldrá un dedo en el encuadre porque tienes que sujetar la cámara de una forma extraña o habrá un cubo de basura hasta arriba que será imposible dejar fuera de la foto. Lo sabemos, pero lo importante es que sepas qué quieres, porque siempre podrás hacer retoques en el ordenador con aplicaciones de edición de fotos.

Corrige las imperfecciones

Siempre es mejor hacer la foto perfecta con la cámara sin más ayuda que nuestro talento natural y una pizca de suerte, pero a veces sencillamente no es factible. Los obstáculos pueden ser desde objetos imposibles de evitar hasta imperfecciones que se han pasado al disparar. Abre tu foto en la pantalla del ordenador, aléjate un poco y observa la foto como un todo. ¿Hay un cable eléctrico que desluce toda la imagen? ¿O un camión de la basura justo en el centro de la foto que no habías visto antes?

Corregir las imperfecciones no equivale a cambiar la foto de arriba abajo. No te sientas obligado a realizar cambios de gran calado para conseguir el resultado perfecto. Las imperfecciones son básicamente pequeños detalles, cositas que empañan el todo.

Fíjate en los detalles

Todos hemos tenido ese día en el que el pelo te queda fatal o te sale un misterioso granito de la nada que no hay forma humana de ocultar por muchas cremas que le eches. Y nos hemos encontrado con ese dichoso pájaro que parece haber echado raíces en la ventana que queremos retratar. Pero estos y otros impedimentos no son obstáculo para obtener una foto fantástica.

Hay un montón de herramientas que pueden ayudarte a eliminar estos antiestéticos detalles, y muchas están diseñadas con grandes dosis de inteligencia y oficio, para que el resultado final sea lo más natural posible. Conclusión: tómate tu tiempo con una buena aplicación de edición de fotos y dedícate a eliminar todas esas manchas, marcas y detalles que afean tu foto.

Antes de empezar, una reflexión importante: no hay por qué eliminar todas las imperfecciones. Algunas pueden dar un toque único a tu foto y, en ocasiones, una pequeña imperfección puede encajar con la historia que estás tratando de explicar.

Manos a la obra

¿Qué crees que diferencia una buena foto de una gran foto? La atención al detalle, una mirada creativa y un uso inteligente de las herramientas a tu alcance. Pero sobre todo la práctica, mucha práctica. Así que ya sabes qué te toca: ¡Sal a la calle y crea fotos alucinantes con tu propio sello!

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas