Publicidad

Noticias

La NASA actualiza dos de los dispositivos más lejanos enviados por el ser humano

Las Voyager 1&2 se actualizan y tratan de evitar un problema con los propulsores.

La NASA actualiza dos de los dispositivos más lejanos enviados por el ser humano
Pedro Domínguez Rojas

Pedro Domínguez Rojas

  • Actualizado:

Las sondas espaciales Voyager 1 y Voyager 2 son las mejores exploradoras espaciales que tiene la NASA. Lanzadas en el año 1977, estos dispositivos que se encuentran a miles de millones de kilómetros de nosotros siguen enviando información de gran valor científico a nuestro planeta (siempre que no ocurra nada que lo impida, claro).

Ahora, los ingenieros de la NASA han decidido tomar medidas con el fin de que las sondas sigan explorando el espacio durante muchos más años.

NASA App DESCARGAR

Una de las medidas que han tomado es actualizar el firmware de las sondas para evitar que se repita un fallo (o glitch) que surgió en la Voyager 1 el año pasado. Los ingenieros resolvieron el fallo, y el nuevo parche pretende evitar que el problema vuelva a ocurrir en Voyager 1 o aparezca en su gemela, la Voyager 2.

El equipo también está tratando de solucionar un problema de acumulación de residuos de combustible dentro de unos tubos estrechos en algunos de los propulsores de las sondas (un tipo de acumulación que también se ha observado en otras naves espaciales).

Los propulsores de la Voyager 1 y la Voyager 2 se usan principalmente para mantener las antenas de las sondas apuntando a la Tierra para poder comunicarse, pudiendo rotar en tres direcciones: arriba y abajo, a la izquierda y a la derecha, y alrededor del eje central, como una rueda. Al hacerlo, los propulsores se disparan automáticamente y reorientan las sondas para mantener sus antenas apuntando a la Tierra.

En este proceso, el combustible fluye hacia los propulsores a través de tuberías de combustible y luego pasa por los tubos de entrada de propelente, que son 25 veces más estrechos que las tuberías externas. Cada disparo de los propulsores añade pequeñas cantidades de residuos de combustible, lo que lleva a una acumulación gradual de material durante décadas. En algunos de los tubos de entrada de propelente, la acumulación es cada vez más crítica.

Para frenar esa acumulación de residuos, la NASA ha empezado a dejar que las dos sondas giren un poco más lejos en cada dirección antes de disparar los propulsores, lo que reducirá la frecuencia de los disparos.

NASA App DESCARGAR

Los ajustes al rango de rotación de los propulsores se hicieron mediante comandos enviados en septiembre y octubre, y permiten que las sondas se muevan casi 1 grado más lejos en cada dirección que antes. La misión también está realizando menos disparos, pero más largos, lo que reducirá aún más el número total de disparos realizados en cada sonda.

Los ajustes se han ideado cuidadosamente para asegurar un impacto mínimo en la misión espacial. Aunque una mayor capacidad de rotación por parte de las sondas podría significar que se pierdan ocasionalmente algunos datos, el equipo de la NASA concluyó que el plan permitirá a las Voyager devolver más datos a la Tierra con el tiempo.

Pedro Domínguez Rojas

Pedro Domínguez Rojas

Publicista y productor audiovisual enamorado de las redes sociales. Invierto más tiempo pensando en qué videojuegos jugaré que jugando.

Lo último de Pedro Domínguez Rojas

Directrices editoriales