Publicidad

Trucos y Consejos

Cómo cambiar la contraseña del router

Mireia Fernández

Publicado

Hay muchas razones por las cuales podemos querer cambiar la contraseña del router. En primer lugar tenemos las rocambolescas e imposibles combinaciones que nuestra compañía de Internet parece insistir en que debemos recordar de pe a pa si queremos conectar un dispositivo y que luego son fácilmente hackeadas. Luego también es probable que si hemos cambiado el password por uno sencillito, la velocidad de Internet baje estrepitosamente cada vez que nuestro vecino anuncie con sorna que va a pasarse la noche viendo series en Netflix.

¿No hay ninguna forma de proteger nuestra conexión a Internet?

Cómo cambiar la contraseña del router

La respuesta es muy sencilla: Sí, podemos cambiar la contraseña de nuestro router y a la vez protegerla de intrusos y gorrones. ¿Queréis saber cómo? Tan sólo vais a tener que seguir estos sencillos pasos.

Paso 1: Conoce la IP de tu router

Muchos tenemos el router en el salón como si se tratara de una pieza decorativa más. No sabemos cómo funciona y francamente, tampoco queremos tocarlo mucho por si hacemos algo que no debemos y terminemos sin podernos conectar a Internet. Si seguís los pasos que os ofrecemos a continuación, vuestro router no sólo va a seguir funcionando perfectamente sino que también va a estar protegido de cualquier tipo de uso indebido por personas ajenas.

Para poder cambiar la contraseña de tu router en primer lugar es necesario que conozcas su dirección IP. Para ello vamos a necesitar utilizar nuestro ordenador y acceder a la consola de sistema de Windows. Haz clic en Inicio y posteriormente escribe Ejecutar y haz clic en el resultado dado por Windows. Seguidamente escribe “cmd.exe”.

Una vez ya en la consola de MS DOS de Windows, escribe “ipconfig” y pulsa Enter. Verás que al instante aparecerá una lista con mucha información y datos sobre la configuración de tu router. Escribe en un papel o el bloc de notas de Windows los números que aparecen en la entrada “Puerta de Enlace Predeterminada”. Si la información aparece en negro, utiliza la siguiente “192.168.1.1” pues es la dirección que normalmente utilizan gran parte de los routers del mercado.

Paso 2: Entra en la configuración de tu router

Ahora, ya con tu IP, vas a poder entrar dentro del menú de configuración de tu router.

Para ello escribe el número de la IP del router en la barra de dirección tu navegador (recomendamos que pruebes 192.168.1.1” y pulses Enter). Si ésta es correcta, se abrirá una página de la compañía que te suministra Internet en la que se te va a pedir el nombre de usuario y la contraseña de tu router. Dependiendo de la compañía únicamente se solicitará la contraseña.

Si no recuerdas cuál es, normalmente encontrarás todos estos detalles en un pegatina en la parte trasera o inferior de tu router. Si no es así, debería estar en el manual de instrucciones que se te suministró con la entrega del router.

En el caso que no encuentres tu contraseña, puedes llamar a tu operadora o probar el código usuario: admin con contraseña: admin o usuario: admin con contraseña: 1234. Éstos son los que se utilizan de forma predeterminada por muchas compañías.

Paso 3: Cambia tu contraseña y protege tu router

Una vez realizados los pasos anteriores, vas a tener total acceso al menú de configuración de tu Router. Ten en cuenta que dependiendo de la compañía que utilices, estos menús pueden ser un poco distintos, pero en conjunto todos ofrecen exactamente las mismas opciones.

En primer lugar selecciona la opción Wireless seguida de Seguridad. Una vez en ella vamos a tener la opción de encriptar la forma en que nos conectamos a Internet. Verás que hay las opciones WPA2, WPA y WEP. WPA2 es más segura que WPA que, a su vez, es más segura que WEP, por lo que cuanto más encriptados estén nuestros datos, más difícil será que alguien pueda adivinar nuestra contraseña.

Una vez nos hayamos decidido, únicamente necesitaremos introducir una nueva contraseña. Recomendamos que tenga una longitud considerable (que sea larga pero sin pasarse) y que mezcle tanto números y letras en mayúscula y minúscula. Si alguna vez la olvidas, podrás recuperarla siguiendo los pasos de la siguiente guía:

Una vez hecho esto vas a necesitar volver a introducir la contraseña en todos los dispositivos que tienes normalmente conectados a Internet. Eso sí, ahora tu conexión será mucho más segura que antes y ningún vecino ni posible hacker lo tendrá tan fácil para aprovecharse de tu línea de Internet.

También te puede interesar