Sangre a raudales en tu Xbox 360

Regresa el ninja más salvaje y lo hará en una aventura a su altura

En la época de la primera Xbox vimos grandes juegos y como se inauguraban no menos grandes franquicias. Ahora, en la época del HD y de la nueva generación, muchas de estas franquicias han tenido su versión HD. Ninja Gaiden es una de las pocas que faltan.

Ahora, tras cuatro años, Ryu Hayabusa vuelve en una nueva entrega -la de Ps3 era un remake del primer juego- y lo hace con un juego digno del nombre Ninja Gaiden.

Argumento: el duelo de espadas está servido
El argumento del juego es parecido al del primer título. Nuevamente las dos espadas que tuvieron su protagonismo en el primer juego vuelven para enfrentarse una vez más. La espada del dragón la lleva Hayabusa pero la otra la vuelven a ansiar fuerzas del mal.

Para llegar a esclarecer este asunto, Ryu volverá a enfrentarse a ninjas y a toda clase de enemigos que, como no intentarán acabar con él. Claro que él contará con la ayuda de la agencia y con algunas armas realmente impresionantes.

Una vez más, Ninja Gaiden va a ofrecer acción en estado puro y, de hecho, para aquellos que hayáis jugado al juego original, los controles y la forma de jugar no varía demasiado, aunque hay pequeñas variaciones.

Jugabilidad intensa, violenta
Intenso y violento son dos adjetivos que le van perfectos al juego de acción de Tecmo. Y el tercer adjetivo que le va perfecto es difícil. Ya con el primer juego pudimos sufrir algunos de los niveles más complicados que hemos visto en el mundo del videojuego y en esta ocasión esto no varía sino que se agrava.

De hecho, por lo que hemos visto en las primeras versiones del juego, la dificultad evoluciona de su predecesor e incluso los enemigos de menos nivel ofrecen una dificultad tremenda.

Por supuesto, en esta segunda entrega hay esperanzas y podremos ver como se han implementado dos sistemas que no es que faciliten el juego, pero con el tiempo, si los dominamos seremos prácticamente invencibles. El primer sistema permite que Ryu cuando limpie una habitación se podra curar de forma automáticam, algo que no tenía el juego y que facilita la vida de los usuarios.

El segundo sistema es un pequeño cambio con respecto al juego original. Si, recordáis en el primer juego cuando nos cubríamos y al mismo tiempo movíamos el stick, hacíamos una voltereta para esquivar los golpes. En Ninja Gaiden II esto varía para dar un nuevo rumbo en la jugabilidad.

Y es que aquí no hacemos una voltereta sino que hacemos una especie de “Dash” de movimiento brusco que consigue dos objetivos: primero evita el golpe contrario y en segundo lugar nos pone en una situación de ventaja realmente impresionante para acabar con el enemigo.

Con todo lo que os explicamos es inevitable referirnos al control del juego que, como en el primer título, es realmente extraordinario ya que responde a nuestras órdenes de forma perfecta en todo momento.

Pero hemos dicho dos adjetivos, intenso y violento, y todavía no nos hemos referido al segundo. No os vamos a engañar. Ninja Gaiden II es muy violento. El primero ya lo era, es cierto, pero es que en este segundo se ha agudizado este aspecto.

Los desmembramientos están a la orden del día y, además, lo está de una forma explícita e incluso en ocasiones demasiado gore. Por ejemplo, si cortamos el brazo de un enemigo, veremos todo un chorro de sangre en pantalla y en nuestra espada y si Ryu no hace además de limpiarla, esa sangre seguirá ahí.

Y claro, en un juego tan violento veremos como los movimientos “finales” están a la orden del día. Realmente, Tecmo se ha superado en este aspecto en esta entrega de Ninja Gaiden.

Gráficos y sonido
De la jugabilidad poco más podemos decir ahora mismo, ahora, de los gráficos hay que reconocer que Tecmo en materia gráfica trabaja de forma espectacular. Cierto que sus juegos siempre tienen tendencia a ver a las mujeres de una forma “especial”, pero no menos cierto que tanto los modelos como las animaciones están realizados con un gusto realmente exquisito. Es tal la calidad visual de estos modelos que dejan al primer Ninja Gaiden pequeño  y esto es ya decir mucho.

Y los escenarios o los enemigos no se quedan atrás. El detalle visual es impresionante en ambos aspectos, algo que podéis ver en la galería de imágenes de la ficha del juego. Pero si hay algo que nos ha llamado la atención del juego es todo lo relacionado con efectos visuales. Sangre, destellos de la luz. Chispas cuando chocan espadas. Todo para dar una nueva dimensión gráfica al juego.

¿Y el sonido? Buena banda sonora, mejor en los efectos de sonido y en cuanto a las voces, suponemos que una vez más nos encontraremos con un juego que está en inglés, pero con subtítulos en castellano.

Conclusiones
Ninja Gaiden II promete ser mucho mejor que el primero, aunque también mucho más complicado. Si el primer juego en PS3, y era un remake, ya era increíble, imaginad como será un juego diseñado para la nueva generación desde el primer momento. Lo único malo la espera. Hasta Junio no llega.

Cargando comentarios

Últimos artículos