Análisis Wii U: Super Mario 3D World

Decían por ahí que “no hay juego de Mario malo, los hay buenos o muy buenos”. Pues Super Mario 3D World se clasificaría en la categoría de los “muy bueno”. Es ese juego vendeconsolas que tanto necesitaba Wii U, un Mario de nueva generación Nintendo y que traslada la esencia del plataformas a la era actual sin perder un ápice de fuerza. Super Mario 3D World es tan bueno que justifica la compra de la nueva consola de Nintendo. Ya era hora.

Mezclando varios juegos de Mario

Y lo más curioso de todo es que en verdad Super Mario 3D World tampoco innova tanto en su esencia más básica. En resumen se trataría de una fusión del estilo “New Super Mario” con el exitoso “Super Mario 3D Land” de portátil. Lo metes juntos en una batidora, le das a “Mix Fuerza 10” y el batido que sale es Super Mario 3D World.

El nuevo Mario tiene un maravilloso modo cooperativo para cuatro jugadores, pero también puedes jugarlo tú solo sin problemas. Es, quizá, menos exigente a los mandos de lo que viene siendo habitual, pero ese golpe seco que tenía por ejemplo New Super Luigi U y que aquí falta, lo sustituye por un montón de contenido secreto. Eso y una variedad apabullante.

La grandísima virtud de Super Mario 3D World es la variedad de niveles y mecánicas jugables que ofrece al jugador, algunas incluso aparecen una sola vez y no las vuelves a ver más. Es fenomenal que se haga algo así cuando lo habitual es justamente lo contrario.

Encontrarás los escenarios clásicos de los Mario: niveles normales, fortalezas, mansiones fantasma, etc., que se mezclan con otras fantásticas fases que recuerdan (u homenajean) a grandes clásicos de la saga. Ahí están, por ejemplo, los jefes finales al estilo Super Mario Bros. 3, o esos niveles que parecen sacados de Mario Kart.

Entre los niveles digamos habituales hay una novedad: las fases de la Cuadrilla Toad. Unos niveles de estilo puzle donde debes conseguir las Estrellas Verde moviendo a un Toad que no puede saltar. Solo puedes caminar, activar palancas y mover objetos, con el objetivo de encontrar el único camino que existe para llegar a las Estrellas. Son niveles fenomenales y no estaría nada mal si Nintendo hiciese un juego exclusivo aprovechando este estilo.

Cuatro personajes, todos diferentes al control

Puedes jugar con cuatro personajes diferentes: Mario, Luigi, Toad y Peach. Cada uno tiene sus habilidades propias y no estás atado a jugar con uno de ellos toda la partida. Puedes cambiar en cualquier momento e ir probando niveles según tus gustos o por mera diversión. Peach es súper lenta pero al saltar puede flotar un poquito, Toad corre que se las pela sacrificando el salto que es mediocre, Luigi es el que puede saltar más pero tarda en coger la velocidad de carrera y Mario es el equilibrio entre todos. Personalmente me ha gustado Luigi.

De poderes tampoco anda escaso el juego. A los sospechosos habituales como setas, hojas de mapache o flores de fuego, se une un nuevo poder: Mario Gatete. El vestido felino es uno de los más poderosos que hemos visto en un juego del bigotudo: puede atacar de frente con sus zarpas o desde arriba en picado, corre bastante y puede escalar paredes. Es casi seguro que si puedes te vestirás de gato, lo que siendo fríos descompensa un poco la jugabilidad. Con Mario Gato los enemigos son aún más fáciles de abatir.

Otra sorpresa es la Cereza que clona personajes. Un objeto útil en determinadas circunstancias donde se usa el mayor número de personajes en pantalla para superar determinados puzles. Es gracioso y sobre todo caótico en multijugador.

Bonito, bonito, bonito…

Visualmente Super Mario 3D World es algo especial. Tiene un estilo cartoon que recoge el buen hacer en diseño que se ha venido haciendo en estos últimos años, y al mismo tiempo no se olvida de recordarte que el espíritu ochentero sigue ahí, bajo toda esa carcasa de polígonos.

Todos los personajes (amigos y enemigos) tienen un modelado perfecto, sin aristas, sin defectos. Sus animaciones tampoco se quedan atrás. Los escenarios lucen fantásticos, simples en su diseño base (que se sirve de cubos gigantescos unidos entre sí), pero llenos de detalles de color y efectos gráficos de luz no vistos hasta ahora en la franquicia. La cámara es otro personaje más, no solo sirve para enseñarte en todo momento el mejor ángulo para que puedas jugar bien, sino que en muchos niveles la posición que toma cambia por completo la jugabilidad: a veces es un juego tridimensional, otras un clásico en 2D, otras un matamarcianos visto desde arriba…

Lo mejor, como siempre, es el control que responde de manera intuitiva e inmediata. Los personajes tienen la inercia justa y el salto es bastante dirigible. Nunca tienes la sensación de que el control falla y eso en un plataformas es vital.

Las melodías son fantásticas, como siempre, pero muy cortas y se repiten en exceso a lo largo de las fases.

Conclusión

Nintendo lo ha vuelto a hacer: un plataformas de Mario sencillamente maravilloso. Son los maestros absolutos del género y siempre sorprenden, incluso cuando crees que ya no dan más de sí. Su imaginación para crear niveles, mecánicas jugables y situaciones nuevas no parece tener fin, y además no se guardan nada para después: “yo te lo lanzo todo y luego ya tú te diviertes si quieres”. Si querías diversión y variedad, toma, dos tazas.

Puntuación: 9

Disponible: Wii U

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas