Sid Meier renueva su juego a base de su misma esencia

Civilization V es el juego cumbre de la saga por ahora. No sólo tiene todo aquello que soñábamos sino mucho, mucho más gracias a la introducción de pequeñas pero muy necesarias innovaciones

Cinco años han pasado desde el último Civilization principal. Es verdad que en medio hemos tenido expansiones o incluso “spin-offs” pero todos ellos han tenido como base Civilization IV. La demo que hace unos días salio gratuitamente de Civilization V ya nos mostró la enorme calidad que iba a tener el juego. Pero claro, había una pregunta

¿Cómo se ha tardado tanto, si la serie se inauguró hace 10 años? Seguramente, porque para este último juego, Meier ha reunido todo el feedback de los usuarios y lo ha aplicado junto con otras muchas mejoras. El resultado es un juego de estrategia por turnos que no puedes dejar de jugar.

Combate espectacular

Combate espectacular

Y como todo buen juego de estrategia por turnos que se precie, en Civilization V tendremos muchas opciones para convertirnos en los nuevos reyes del mundo.

Opciones para todos

Si hay algo de lo que puede enorgullecerse Civilization 5 es de su personalización y cantidad de opciones. Desde poder jugar contra la máquina o contra amigos a través de un completo modo multijugador, hasta la utilización de todo tipo de mods que ayudarán a crear partidas más que personalizadas.

Claro, esta es la primera capa del juego, porque una vez que escojamos una de las opciones pasaremos a una segunda fase de personalización en donde podremos jugar rápidamente o configurar una partida de Civilization V para que dure lo que nosotros queramos. Es aquí donde la potencialidad del juego es absolutamente increíble ya que podremos modificar casi cualquier aspecto de la partida.

Aquí es donde podremos escoger a los diferentes dirigentes y, por lo tanto, las diferentes naciones que podremos controlar desde la edad prehistórica hasta una edad futura. Y, como ya se había dicho, no está la civilización española entre ellas. Aún así nos encontramos que podemos configurar una partida para que dure horas o meses. Todo depende de si escogemos un tamaño del mapa gigante, incluso como el planeta entero, y con múltiples civilizaciones.

Las celdillas, todo un acierto.

Las celdillas, todo un acierto.

Desde luego, hay muchas opciones para personalizar nuestra partida, pero lo más importante es jugar a Civilization V, un título que engancha, en este caso, desde el primer turno.

Estrategia por turnos en estado puro

Para muchos la estrategia por turnos es la verdadera estrategia. Aquí tenemos que planificar, construir, investigar y evolucionar para hacer historia. Porque la razón de ser de Civilization V es, precisamente, conseguir cambiar la Historia que conocemos. Empezaremos con un grupo de colonos y la firme decisión de crear nuestra primera ciudad. Este primer paso es sumamente importante. En Civilization V el terreno tiene especial importancia y si emplazamos la ciudad en un sitio en el que haya pocos recursos naturales cerca o que esté en un espacio fácilmente atacable, tendremos problemas a la larga.

Este término, “a la larga” es algo que tenemos que tener presente siempre, sobre todo en partidas largas. Aquí no se trata simplemente de montar unas defensas o de coger el mayor número de recursos posibles. Aquí se trata de planear nuestros siguientes pasos e incluso los que daremos más adelante.

¿Como te planteas a tu civilización?

¿Como te planteas a tu civilización?

Estos primeros pasos pasarán por crear colonos, trabajadores y algunas tropas, pero como seremos una ciudad pequeña, en la primera parte de la partida nos llevará bastante tiempo establecernos, porque las ciudades crecen poco a poco, como en la realidad, y si construimos estructuras o unidades poderosas, el tiempo invertido en conseguirlo nos pondrá en una seria desventaja.

Lo mismo ocurre con el estudio de tecnología. Esto último depende mucho de cómo queramos ganar la partida. ¿Queremos ganar mediante la fuerza, la cultura o la diplomacia? Ciertamente, cada una de estas victorias tiene sus propias ventajas y desventajas. Por poner un ejemplo, crear un gran ejército nos permitirá arrasar al enemigo con cierta comodidad, pero a cambio nuestro pueblo puede pasar hambre e incluso acabar sublevándose. Por el contrario, optar por la cultura hará que nuestra civilización pueda obviar las defensas de nuestro imperio y ser presa fácil. Nada es sencillo en Civilization V.

Esta gestión de nuestra civilización no se da sólo a niveles de mapa, sino que también existe la microgestión. ¿Cómo lo ha hecho Sid Meier? Nuestras ciudades ganarán reputación dependiendo de los edificios que tengan, eso sí, de nuevo hay que cuidar el equilibrio entre lo que hace felices a nuestros ciudadanos y lo que realmente necesitamos. También nuestros ejércitos pueden ganar experiencia, pero después de un gran combate, aún nos queda otro justo a continuación, ¿optarás por curarlos con la experiencia o subirás sus habilidades? Estas decisiones se dan en cada turno y os aseguramos que no hay momento de aburrimiento en Civilization V.

Por otro lado está el combate, que ha sido solucionado de manera sobresaliente en esta nueva edición de este juego. Hasta ahora, cuando teníamos un combate se abría una ventana nueva y allí veíamos como transcurría. El problema es que simplemente era una animación. No es que haya cambiado mucho, pero ahora es sobre el mapa, lo que agiliza tremendamente el curso del juego. No sólo eso, los asedios a las ciudades son ahora mucho más realistas dentro de lo que nos encontramos en Civilization. Y por supuesto, no bastará una unidad para conseguirlo. Necesitaremos de auténticos ejércitos para lograr la victoria sobre las ciudades en muchos casos.

Hay dos novedades más que nos han parecido francamente interesantes. La primera es un pequeño cambio sobre el mapa y es que ahora se divide en celdas hexagonales. Esto permite una mayor amplitud de movimientos y si alternamos entre modo mapa y un modo 2D, nos parecerá que jugamos sobre un tablero. El mapa 2D nos permite ver rápidamente los recursos existentes, algo muy útil posteriormente.

Prepárate para acabar de un plumazo con ellos

Prepárate para acabar de un plumazo con ellos

Al ser mucho más amplio el mapa, también hay que decir que nos enfrentamos a más ciudades que civilizaciones. La introducción de las “Ciudades Estado” es francamente interesante. Funcionan de una forma parecida a una civilización, pero suelen ser puntos estratégicos en el mapa que nos permiten obtener ciertos recursos a través del comercio, tropas y un largo etcétera de opciones si hemos firmado un tratado de paz. Es verdad que podemos conquistarlas, pero como cualquier otra ciudad, tendremos que decidir si anexionarla o no. Si lo hacemos, tendremos que tener en cuenta que la sublevación será algo muy probable.

Un apartado técnico sobresaliente

Un juego de estrategia por turnos puede ser o no ser atractivo visualmente. Normalmente lo podemos ver todo como una serie de celdillas en las que hacer nuestras acciones. Este modo lo veremos en Civilization V, a través del mencionado mapa en dos dimensiones. Sin embargo, el mapa normal de juego está hecho 3D y si tenemos una tarjeta compatible con DirectX 11 o DirectX 10, disfrutaremos de todo un espectáculo visual lleno de detalles. Veremos como las ciudades crecen o cambian su arquitectura dependiendo de en que época estemos. También veremos como trabajan nuestros obreros o como es una batalla.

Las opciones marítimas también hay que tenerlas en cuenta

Las opciones marítimas también hay que tenerlas en cuenta

El detalle de las unidades es máximo y los menús en pantalla están perfectamente detallados y explicados para que disfrutemos al máximo de cada uno de los aspectos del juego. Lo mismo se puede decir de los líderes de cada civilización. Cuando tengamos que negociar con ellos serán muy parecidos a los retratos que hemos visto de los mismas, pero sí, totalmente en 3D y, lo más importante, para darles veracidad hablan en su idioma original.

En cuanto al sonido, hay poco que decir. No es lo más importante en un juego de estas características, pero aún así, la música acompaña perfectamente y no molesta mientras tomamos decisiones.

El juego que todo amante de la estrategia por turnos esperaba

Sid Meier’s Civilization V es el juego de estrategia por turnos más espectacular que hemos visto en años. Es verdad que podremos decir que no hay tantas diferencias con respecto a su predecesor en esencia, ya que seguimos teniendo la misma misión: cambiar la Historia. Sin embargo, pequeñas mejoras y añadidos como las ciudades estado, la evolución de unidades o un combate mucho mejor explicado, hacen de este juego un indispensable para los amantes de la estrategia por turnos.

Cargando comentarios