Publicidad

¿Pagar para que me arreglen el ordenador? No, yo hice una imagen Ghost del disco duro

¿Pagar para que me arreglen el ordenador? No, yo hice una imagen Ghost del disco duro

Habitualmente me encuentro con usuarios de PC que nada más comprar un ordenador comienzan a personalizarlo con sus programas favoritos. Normalmente tardan un par de días en instalar lo que creen que necesitarán. En ocasiones se convierte en una carrera por tener el ordenador listo.

Al cabo de unos cuantos meses, cuando han navegado miles de horas, instalado decenas de juegos y han abierto varias cuentas de usuario notan que el ordenador ya no va tan fino. El sistema operativo tarda más en cargarse y los juegos se ralentizan. En este punto la mayoría de la gente huye hacia adelante esperando a que el PC sea inaguantable para tomar alguna medida. Esto se puede adelantar si el sistema se ha infectado con un virus, tenemos algún spyware del que no hay cómo deshacerse o nos aparecen ventanas emergentes con publicidad desagradable.Existe una manera de evitar todo esto que pasa por cambiar los hábitos desde el primer día que encendemos el ordenador. En primer lugar, debemos comprobar que lo que hemos comprado funciona y se ha instalado de forma correcta. Habitualmente con echar un vistazo al administrador de dispositivos suele ser suficiente.

Después de configurar la conexión a Internet e integrar el ordenador en nuestra red o dominio doméstico conviene comprobar en ‘Agregar y quitar programas’ qué aplicaciones nos han instalado, muchas de ellas en periodo de prueba. Después de hacer limpieza y quedarnos con lo que realmente vamos a utilizar, debemos actualizar el sistema operativo y afanarnos en instalar sólo los programas básicos como un editor de texto, lector de PDF, un buen navegador, los códecs, un reproductor de audio y vídeo, etc. En síntesis, esa serie de programas más orientados al negocio que al ocio y que no necesitan actualizarse cada poco tiempo.

El paso fundamental consiste en realizar una copia Ghost del disco duro. Para ello resulta muy recomendable crear varias particiones en el disco duro cada una con el tamaño que le corresponda al uso que le demos.Por ejemplo, si disponemos de 200 GB podríamos otorgar 50 GB a C:, donde alojaremos el sistema de archivos. 10 GB a la copia Ghost de C: y el resto para documentos, música, películas etc. De esta manera, si alguna vez tenemos un fallo en la unidad del sistema de archivos que lo deja inaccesible, no perderemos nuestros documentos.Hoy en día, las herramientas de creación de imágenes Ghost pueden restaurar el sistema a través de red, USB o desde una partición distinta a la que queremos recuperar. A la hora de elegir el programa vale la pena tener en cuenta que la imagen Ghost es una copia de una o varias particiones del disco duro y por tanto difiere de las aplicaciones que simplemente realizan copias de seguridad.Si la imagen nos ocupa entre cinco y diez gigas, no tardaremos más de diez minutos en recuperar el sistema tal y como lo dejamos el primer día que encendimos el ordenador, ahorrándonos así reparaciones en la tienda, la imposibilidad de usar el ordenador o tener que aguantar que no rinda como debería.

Leer todos los comentarios
Cargando comentarios

Publicidad