Videojuegos de la semana: FIFA por fin mejora

FIFA vuelve una vez más y, parece, que por una vez lo hace con algo más de sentido: conserva los gráficos y los modos de juego pero, mira, añade un simulador de fútbol al fin. Project Gotham Racing 4 es la evolución de su anterior entrega, aunque la mayor novedad son la cantidad de motos que se pueden conducir y las nuevas ciudades a visitar.

Pero el juego que más me ha gustado esta semana, y con diferencia, es precisamente la última entrega de Zelda para Nintendo DS que se controla con tacto, con aire y sin pad digital.

Si hay algo seguro cada año es que comienza la liga de fútbol en nuestro país, y Electronic Arts aparece con un nuevo FIFA. Juego adorado o denostado por muchos, la versión 08 es un cambio sorprendente para mí, ya que dejado bastante de lado su parte más arcade.

Y es que en el nuevo FIFA 08 no te deja dar esos pases a través de los defensas para que el delantero pueda marcar a placer, ahora sus cuerpos y sus piernas no son transparentes. Además, el portero se ha dado cuenta de que puede moverse más allá de los tres palos y que incluso, si sale del área, puede despejar balones que llegan desde muy lejos. Vamos, que la primera vez que ejecuté FIFA 08 pensé que me había equivocado de juego.

Aparte de la clara mejora en el simulador –seguramente gracias a la fuga de talentos de Konami hacia EA- podemos encontrar la licencia oficial con todos los jugadores conocidos y desconocidos, modos de juego de todo tipo y uno completamente nuevo en el que sólo manejas un jugador. En él, tienes que pedir el balón, correr como un poseso y evitar las broncas del entrenador por no estar en tu sitio. Puedes ver este modo en el siguiente vídeo:

Hace un par de años salía la Xbox 360 y con ella un juego de conducción que pese a no ser de estricta simulación, era muy divertido y gráficamente te dejaba embobado. Bueno, pues acaba de salir su segunda entrega, Project Gotham Racing 4, y la verdad es que es espectacular.

Y no lo digo sólo porque tenga unos gráficos fantásticos, que los tiene, ni un sonido con motor diferente para cada vehículo, que también lo tiene, sino porque el juego introduce motos y la competición cambia bastante. Y es que he disfrutado como nunca gracias a adelantamientos imposibles entre coches, por el interior, mientras la rueda trasera se desliza y controlando un derrape imposible.

Project Gotham Racing 4 es tan divertido que me recuerda a un viejo clásico: Moto Racer, donde conducir era simplemente cuestión de reflejos. En el siguiente vídeo podéis verlo con vuestros propios ojos.

Pero el que más me ha gustado y al que sigo jugando es The Legend of Zelda: Phantom Hourglass. Un juego que simplemente no tiene desperdicio. Y lo más curioso es que no se controla ni con el pad ni con los botones, el juego se maneja completamente con la pantalla táctil.

Y es curioso, porque es tan intuitivo, tan sencillo hacerlo que parece algo totalmente natural. A eso hay que sumar que se han añadido una serie de enigmas para aprovechar todas las posibilidades de la Nintendo DS: soplar para apagar antorchas y así abrir puertas, gritar para ensordecer enemigos y hacerlos vulnerables o, incluso cerrar la consola para descubrir un secreto del juego. Impresionante.

Y, claro, los gráficos de este Zelda son excelentes, casi parece una película de dibujos animados. Y digo casi, porque le faltan voces al juego para que sea perfecto. Un auténtica gozada. Este vídeo muestra todas sus virtudes:

Más información de estos juegos:

Cargando comentarios

Últimos artículos