Si de sincronizar se trata…

Habitualmente, los sincronizadores se usan para crear copias de seguridad automáticas de archivos importantes. Se puede hacer entre carpetas en un mismo ordenador o en distintos, vía FTP o LAN.

Si atendemos al número de descargas y a la valoración de los usuarios, seguramente el mejor programa de sincronización sea SyncBack Freeware.

Echemos un vistazo a las posibilidades de este programa.

En la interfaz principal se agrupan lo que el traductor ha denominado perfiles. Podríamos entenderlo más bien como tareas.

Cada una de ellas se refiere a una operación programada. Cuando las editamos comenzamos a ver la gran cantidad de opciones que existen para configurarlas.

Las posibilidades barajadas son tres: ¿Qué hacer si un mismo archivo ha cambiado en la carpeta de origen y destino? ¿Qué hacer si un archivo está en la carpeta de origen pero no en la de destino? Y ¿Qué hacer si un archivo está en la carpeta de destino pero no en la de origen?

Existen varios tipos de respuesta para cada pregunta. Si no queremos marearnos entre la combinación de soluciones siempre podemos optar por la configuración simple en la que sólo hemos de seleccionar el objetivo principal de la tarea.

En la tercera pestaña del programa se encuentran las opciones de copia y borrado. Entre otras cosas, aquí podemos programar la verificación del proceso de copia.

En la pestaña siguiente se encuentran los filtros. Sirven para excluir los archivos y carpetas que deben quedarse fuera de la sincronización.

Si activamos el modo de configuración avanzado aparecen unas cuantas pestañas más llenas de funciones.

Por ejemplo la comparación de archivos, la compresión, la sincronización a través de una cuenta FTP o de una red local, el envío de alertas a través de correo electrónico, la ejecución de las tareas en segundo plano cada cierto tiempo, el cierre de algunos programas antes de ejecutar las tareas de sincronización y la ejecución de otros antes y después de estas tareas. Por último queda la programación en el tiempo de las tareas y la configuración de los archivos de registro.

Tal cantidad de opciones hacen de este programa una estupenda herramienta de sincronización. A pesar de ello, incurre en un error típico.

Al igual que otros sincronizadores, cuando renombramos un archivo en la carpeta de origen, el programa no renombra ese archivo en el destino sino que lo vuelve a copiar. De manera que en la carpeta de destino tendremos dos ficheros iguales pero con distinto nombre. Si tuviésemos que renombrar muchos archivos, esto supondría una gran contrariedad.

Mientras conozcamos este detalle, SyncBack Freeware seguramente sea la mejor elección en lo que a sincronizadores se refiere.

Enlaces:

Cargando comentarios

Últimos artículos