Titanfall: el shooter de nueva generación ha llegado

Hemos probado Titanfall, el shooter más esperado de 2014. Su modo multijugador online, sus enormes robots, sus ágiles pilotos y un apartado gráfico espectacular hacen de Titanfall un título destinado a hacer historia.

Es cierto, Titanfall no supone una gran revolución para el monótono panorama de los FPS (juegos de acción en primera persona). Sin embargo, el juego introduce algunos elementos innovadores y goza del equilibrio exacto entre acción frenética y movimientos tácticos, tanto para jugadores expertos como para novatos. Si a ello le sumamos algunas novedades interesantes al género, no nos cabe duda de que Titanfall servirá de inspiración para títulos venideros.

Exclusivo de Microsoft, que lo lanzará para PC, Xbox One y Xbox 360, Titanfall puede convertirse en el nuevo Halo, o como mínimo un motivo de peso para que el usuario se decante por cualquiera de las plataformas de los de Redmond.

Titanes y pilotos

Titanfall está ambientado en un contexto de ciencia ficción y (como no) post-apocalíptico, en una zona del Universo llamada The Frontier. En ella, dos facciones, los IMC (Interstellar Manufacturing Corporation) y la Milicia, se baten sin descanso.

En el juego puedes controlar dos tipos de personajes: titanes y pilotos. Estos últimos son los humanos capaces de guiar a los titanes. Ambos cuentan con varias categorías cuyas características se van desbloqueando a medida que el jugador va adquiriendo puntos de experiencia.

Los pilotos son muy ágiles, pueden caminar por las paredes y disponen de un jetpack que les permite saltar muy alto y moverse rápidamente. También cuentan con una habilidad especial que les permite ser invisibles durante unos segundos. Por lo demás, se comportan como los personajes de cualquier FPS.

Los titanes son robots gigantescos. Son muy potentes y disponen de un escudo de protección que una vez destruido les deja expuestos a los daños. Su habilidad especial les permite atraer las balas enemigas para devolverlas en un contraataque, y en lugar de granadas lanzan una batería de misiles contra el enemigo. Cuando un titán sufre daños irreversibles, el piloto deberá eyectarse antes de que explote, siendo propulsado a los cielos durante unos segundos.

Como se puede deducir a partir del título del juego, los titanes caen literalmente del cielo. En la mayoría de modos de juego las partidas se empiezan como piloto y los jugadores deben esperar un tiempo determinado para que los titanes caigan. Este tiempo se puede acortar a base matar enemigos y recolectar puntos.

Tres modos de juego, todos ellos multijugador

A Titanfall se juega exclusivamente online y en modomultijugador. En la beta, los modos de juego disponibles son: Attrition, Hardpoint Domination y Last Titan Standing, a los que se puede jugar en dos mapas: Angel City y Fracture.

Attrition es la modalidad más accesible para los nuevos jugadores, puesto que se basa en el clásico sistema de puntos determinado por la cantidad de bajas que logre cada equipo. El primero equipo que llegue al objetivo o que se encuentre por delante al agotarse el tiempo gana. Si formas parte del equipo perdedor, existe la posibilidad de ganar unos puntos extra si logras llegar a la nave de rescate dentro del tiempo estipulado, evitando que te maten.

Hardpoint Domination es un modo tipo “Capturar la bandera”, en el que los equipos suman puntos a base de conquistar ciertos puntos clave del mapa (tres: A, B y C) y mantenerlos bajo su dominio durante el mayor tiempo posible.

Por su parte, Last Titan Standing es el único modo en el que se juega como titán desde el inicio. Gana el equipo que consigue acabar con los titanes del rival, al mejor de tres rondas.

Jugabilidad dinámica en su justa medida

Titanfall es un juego equilibrado en todos los sentidos, pero no por ello resulta aburrido. Más bien todo lo contrario. Sin lugar a dudas es un juego más de accion que táctico, es un juego dinámico, con personajes que pese a tener características diversas no decantan la balanza hacia ninguno de los dos extremos.

La lucha entre titanes y pilotos, por ejemplo, podría parecer desigual de primeras. Sin embargo, la agilidad de los pilotos y las armas anti titán hacen que no sea así.

Sí, es cierto que un piloto puede morir chafado por un titán, que puede morir de un único disparo y que lo normal es que todos los pilotos quieran montarse en un titán cuanto antes, pero ello no quiere decir que para derrotar a un titán por fuerza haga falta otro titán. De hecho, es posible destruir un titán saltando sobre él y disparándole a bocajarro con un piloto.

En comparación con otros títulos del género, Titanfall resulta muy accesible incluso para jugadores inexpertos. Algunas armas, como la pistola automática, son muy fáciles de usar ya que apuntan automáticamente a los enemigos cercanos.

Los controles son muy intutivos y no resultan para nada complejos. Además, el juego empieza con un práctico tutorial gracias al cual se aprenda a dominar todos los movimientos en apenas cinco minutos. Por otra parte, la presencia de personajes controlados por la “máquina” hacen que, sobre todo al principio, sea más fácil matar enemigos.

La nueva generación ya está aquí

Si a todo ello le añadimos un apartado gráfico espectacular, con una gran atención a los detalles (que, obviamente, requiere unas especificaciones técnicas bastante altas en PC), tenemos ante nosotros al primer gran FPS de la nueva generación.

Todavía se trata de una beta, y es posible que el producto final difiera en algunos aspectos, pero por normal general se tratará de un juego todavía más pulido. Ahora lo único que falta es esperar a la fecha de lanzamiento (11 de marzo en Estados Unidos y 13 de marzo en Europa).

¿Has probado ya Titanfall? Descubre estos 5 trucos indispensables para alzarte con la victoria.

Cargando comentarios

Últimos artículos