Un remake de gran calibre

Uno de los juegos más míticos de finales de los 80, Strider, regresa a las consolas tras varios años de silencio. Nadie esperaba este reboot cuando fue anunciado el año pasado en la Comic-Con de San Diego. Sobre todo porque ya hubo un primer intento de remake por parte del estudio Grin (creadores del excelente Bionic Comando Rearmed) y que nunca vio la luz por los problemas financieros de esta desarrolladora.

La misma Capcom, amparada por los fans que pedían a gritos el regreso de Strider, decide tomar las riendas y asignarle el proyecto al estudio Double Helix Games, que ha concebido un juego muy fiel al original pero también lleno de novedades inspiradas en otros juegos como Shadow Complex, Metroid y Castlevania.

Un remake de gran calibre

El nuevo Strider repite la misma historia de siempre: el protagonista Strider Hiryu se tiene que infiltrar en la ciudad de Kazakh para acabar con el gran dictador Grandmaster Meio. El juego está ambientado en un futuro distópico lleno de tecnología y robots, mezclado con algo de mitología.

Double Helix Games quería desde el principio un Strider actualizado pero que conservase la jugabilidad del original. Así por un lado tenemos de herencia una velocidad de juego altísima y un control muy arcade. Y por el otro el nuevo diseño de niveles abierto, con bloqueos por zonas accesibles únicamente cuando adquieres cierta habilidad. Además se incluye un sistema de progresión de personaje y armas más moderno.

Las primeras horas que he pasado con Strider me han dejado claro que estamos ante un ganador. Tiene un sistema de juego que se define oficiosamente como “metroidvania”, y que consiste en niveles abiertos a la exploración por los que te paseas con libertad. Siempre hay un objetivo a alcanzar, marcado en el mapa, y que es el que hace avanzar la aventura. Pero también necesitarás retroceder y revisitar localizaciones, bien para mejorar tu personaje, bien por cuestiones de argumento.

La verdad es que Strider hace muy bien su trabajo a la hora de enganchar al jugador. Hay enemigos por todos lados y se reinician a la que nos alejamos un poco. No es molesto porque son divertidos de liquidar, especialmente por la velocidad a la que transcurre todo. Strider puede engancharse a todas las paredes y techos, la mayor parte del tiempo este movimiento es imprescindible para llegar a zonas más inalcanzables. De este modo, todo el mapa es accesible y no solo el suelo o las plataformas a las que puedes acceder con el salto.

El personaje puede mejorar de muchas formas. Por ejemplo la espada Cypher tiene diferentes modos de ataque. También hay habilidades como deslizamientos o ataques aéreos, equipaciones y los llamados options, que son drones de ayuda y magias. Las primeras horas de juego no han dado para investigar más a fondo, pero se intuye una progresión de personaje bastante larga.

A finales de este mes

Tengo muy buenas primeras impresiones de este nuevo Strider. Sabe equilibrar la nostalgia del clásico y añade suficientes novedades para atraer al nuevo público. Lo que hasta ahora más me ha gustado han sido los enormes niveles de juego y el control rápido, intuitivo y divertido. Strider tiene una buena base para ser un gran juego, a finales de mes lo comprobaremos en PC, PS3, PS4, Xbox 360 y Xbox One.

Sígueme en Twitter: @raulprz

Cargando comentarios

Últimos artículos