Encuentra y publica los mejores anuncios con Segundamano

Segundamano es un popular portal español de anuncios donde comprar o vender prácticamente cualquier cosa que se te pase por la cabeza. ¿Cómo sacarle el máximo partido?

Aunque a todos nos gusta estrenar cosas nuevas, en ocasiones nos vemos empujados a probar con objetos de segunda mano, bien porque vamos a usarlo poco y no merece la pena el gasto o porque buscamos algo económico. Lo mismo ocurre cuando dejas de utilizar algo: en vez de tirarlo a la basura, ¿por qué no venderlo de segunda mano?

Internet está llena de páginas dedicadas al intercambio de objetos de segunda mano. He hablado de ello en varios artículos. Los hay para todos los gustos, para el mercado global y locales, genéricos o especializados en un artículo concreto… Uno que destaca por su popularidad es Segundamano, que opera en España y que permite publicar anuncios gratis desde la web y desde sus aplicaciones móviles (Android, iPhone/iPad).

Segundamano, al igual que otras páginas similares, es muy fácil de utilizar. Basta con registrarte como usuario y publicar un anuncio o buscar palabras clave en el buscador. Eso para empezar, pero si quieres aprovechar todo cuanto te ofrece este mercadillo virtual, deberás trabajártelo un poco más.

Fotografías propias

Una de las ventajas de Segundamano con respecto al clásico anuncio en prensa es que puedes incluir una o más fotografías como acompañamiento, de manera que el posible comprador vea el producto que le estás ofreciendo. Lo mismo ocurre si estás buscando algo, ya que con las fotografías te harás una idea del estado del producto y de si te interesa realmente.

Así pues, la mejor opción es contar con fotografías propias, que hayas sacado tú mismo con tu cámara o teléfono móvil. Hoy en día todos tenemos un dispositivo con cámara integrada, así que no te costará demasiado esfuerzo y, a cambio, obtendrás mejores resultados.

Por otro lado, usar fotografías sacadas de buscadores o de la página del fabricante quedará mejor porque han sido realizadas por profesionales, pero supone un engaño u omisión, pues no permite ver el estado real del objeto de segunda mano que ofreces o estás buscando.

En el caso de las fotografías propias, cabe recordar que se trata de ofrecer un objeto concreto, así que evita adornos innecesarios. En el caso de una casa, es obvio que se tendrá que ver toda la casa, pero si vendes una motocicleta, no es necesario que fotografíes todo el garaje. Y, obviamente, tampoco es necesario que aparezcas tú en la foto.

Cuanta más información mejor

«Vendo teléfono». Escueto. Tanto que quien lo lea no sabrá de qué le estás hablando: ¿qué modelo? ¿en qué estado está? ¿incluye cargador, cables, auriculares? ¿en qué año lo compraste? Cuanta más información aportes a tu anuncio, más posibilidades tienes de tener un comprador.

Lo mismo ocurre desde el otro bando: si buscas algo, cuanta más información veas en el anuncio, mejor. Si tienes que preguntar al ofertante seguramente es que habrá letra pequeña o algún detalle que no te gustará.

En cuanto a la forma de contacto, ocurre lo mismo: procura aportar varios medios para que quien se interese en tu anuncio pueda preguntarte o contactar contigo como mejor le convenga (teléfono, correo electrónico…)

Infórmate sobre el comprador/vendedor

Segundamano pone en contacto a dos personas desconocidas para que intercambien un objeto, vehículo o domicilio. Pero que no os conozcáis no significa que no puedas averiguar algo de la otra persona antes del intercambio.

Para empezar, puedes echar un vistazo a la actividad de esa persona en el propio portal de anuncios: comentarios, anuncios previos, si ha tenido algún problema con otros usuarios… Eso en primer lugar, pero si quieres ir más allá, hoy en día es relativamente fácil conocer un poco a más a casi cualquiera a través de los buscadores, redes sociales y páginas similares.

Búsqueda al detalle

Cuando queremos buscar algo, la inercia nos lleva a escribir las palabras clave y pulsar Enter. Si la búsqueda es sobre algo poco común, el resultado seguramente nos satisfaga. Pero si te limitas a poner “monovolumen” o “bicicleta de montaña”, la lista de resultados será interminable.

Segundamano cuenta con cientos de miles de anuncios, por lo que tendrás que realizar una búsqueda al detalle si quieres ahorrarte tiempo buceando entre ofertas. Para ello tienes la inestimable ayuda de los filtros.

En primer lugar, especifica la categoría de tu búsqueda. Segundamano ofrece una buena selección de categorías y subcategorías, así como búsquedas frecuentes que tal vez te sirvan.

En segundo lugar, reduce el círculo para encontrar anuncios cercanos a tu zona geográfica. Si no encuentras algo ahí, ya tendrás tiempo más adelante de ampliar la búsqueda a toda España. También puedes diferenciar entre anuncios de particulares o de profesionales, por si buscas algo más casero o profesionalizado, y ordenar los resultados por relevancia, precio o fecha en que se publicó el anuncio.

Busca y compara

Al igual que ocurre cuando compras algo nuevo, no te quedes con la primera impresión. Procura comprar anuncios entre sí, por si encuentras una oferta mejor a la anterior. Al comparar, puedes fijarte únicamente en el precio, pero también puedes tener en cuenta detalles importantes como dónde se encuentra el ofertante (para tener en cuenta gastos de envío).

En caso de ofrecer tú algo mediante un anuncio, antes de publicarlo deberías buscar lo que ofreces y así hacerte una idea de qué precio deberías asignarle si quieres encontrar comprador. Y sobre los posibles compradores, en caso de tener muchos, elige a uno u otro dependiendo de dónde se encuentre o de su reputación en Segundamano.

Que los avisos busquen por ti

Segundamano es un espacio virtual en constante crecimiento, pues a diario se publican anuncios nuevos y se cierran tratos. Así que es fácil que si buscas por una misma oferta en dos días diferentes, encuentres anuncios distintos. Como no es plan de ponerse a buscar cada día, usando las aplicaciones móviles oficiales de Segundamano te será más cómodo lidiar con este asunto.

En concreto, al realizar una búsqueda desde la app móvil de Segundamano, puedes marcar la búsqueda como favorita, para así volver a buscar lo mismo en el futuro. Además, puedes activar las notificaciones para que, cuando surja un nuevo anuncio, recibas un aviso en tu teléfono. De esta forma serás el primero en enterarte, y quién sabe, tal vez consigas un buen trato.

Conclusiones

Páginas como Segundamano son un buen lugar en el que dar una segunda vida a cosas que no utilizas y un buen modo de obtener algo de dinero o de ahorrártelo si consigues algo más barato que si fuera nuevo. Obviamente, hay cierta desconfianza, pero la propia Segundamano ofrece consejos para evitar caer en engaños.

Siguiendo los consejos de este artículo y tu sentido común podrás sacar provecho de Segundamano y conseguir tu propósito, ya sea encontrar una ganga o vender algo a buen precio. ¡Buena suerte!

¿Tienes más consejos para usar mejor Segundamano? Compártelos con nosotros.

Sígueme en Twitter: @gilead1984

Cargando comentarios

Últimos artículos