Protege la privacidad de tus correos electrónicos

El contenido de tus correos electrónicos puede ser fácilmente espiado, tanto por servicios de inteligencia nacionales como por expertos informáticos con acceso a servidores de correo.

Correos sin cifrar, conexiones no seguras o filtraciones (como el conocido caso del ex-trabajador de la CIA y la NSA Edward Snowden) pueden poner en jaque tu privacidad.

Por eso, en este artículo te mostramos 4 modos de reforzar la seguridad de tus comunicaciones por correo electrónico:

1. Cifra tus correos electrónicos

Por norma general, los correos electrónicos usan texto plano, pero también es posible enviar correos electrónicos cifrados y compartir una clave con el destinatario, de modo que pueda descifrarlos. Este es, sin duda, el método más seguro.

Existe programas de cifrado, como Gpg4win o Symantec Desktop Email Encryption que permiten hacerlo fácilmente. Estos programas suelen ir asociados a clientes de correo específicos, como es el caso de Claws Mail con Gpg4win. La mayoría de programas de este tipo son desarrollos modernos del software de cifrado PGP (Pretty Good Privacy), que se hizo popular en los años 90.

Imagen: Gg4win, usado con Claws Mail y el gestor de certificados Kleopatra

También existen servicios web como Sendinc o Lockbin. Si bien no son tan seguros como los anteriores, son infinitamente más cómodos de usar. En la imagen inferior puedes ver el formulario para enviar un correo cifrado desde la web.

Imagen: Sendinc

Y, por último, si eres usuario de Gmail, existe una opción fantástica llamada SecureGmail. Se trata de una extensión que se añade a Google Chrome y que facilita enormemente la tarea de enviar correos cifrados desde Gmail.

Imagen: SecureGmail

2. Usa un servicio de correo más seguro

Si Gmail, Yahoo! o Outlook.com no te parecen suficientemente seguros, siempre puedes usar alguna alternativa más segura como Autistici/Inventati (A/I), Mailpile o Riseup.

Hasta hace unos días, el rey del correo electrónico seguro era Lavabit. De hecho, era el servicio que usaba el propio Snowden “por su potente sistema de protección”. Sin embargo, y debido precisamente a ello, este servicio se vio obligado a cerrar

Imagen: lavabit.com

3. Usa direcciones de correo desechables

Otra opción para proteger tu identidad es la de enviar correos electrónicos desde direcciones de usar y tirar. Estas direcciones se crean y se destruyen en pocos minutos (lo justo para enviar un correo) y en algunos casos ni siquiera requieren un registro.

Con este método puedes ser totalmente anónimo. Algunos ejemplos son YopMail, MailCatch, Mailinator, 10 Minute Mail o Jetable. Este último permite incluso redireccionar el correo temportal a tu propio correo.

Imagen: 10minutemail.com

4. Envía correos con fecha de caducidad

Y la última alternativa que te ofrecemos es la de escribir correos que caduquen. En plan Misión Imposible pero sin el típico “este correo electrónico se autodestruirá en X segundos”.

Para hacerlo, puedes optar por Vanish para Windows o bien el servicio web Sendinc mencionado anteriormente y Burn Note, que sirve para enviar mensajes autodestructibles entre móviles.

¿Usas tú alguno de estos métodos?

Artículo original escrito por Markus Kasanmascheff, de Softonic Alemania. Adaptado del alemán.

Cargando comentarios

Últimos artículos