Gaming

8 personajes femeninos que han marcado un antes y un después en la historia de los videojuegos

Desde tiempos inmemoriales los hombres han copado el protagonismo en películas, series y, por supuesto, videojuegos. Pero entre tanto “macho” algunas mujeres han destacado como auténticas heroínas, chicas que no necesitan ser salvadas por el príncipe de turno y que son las protagonistas absolutas de sus aventuras (y que no son optativas, como la Comandante Sheppard en Mass Effect 3 o Cassandra en Assassin’s Creed Odyssey).

Aunque la lista de mujeres protagonistas de videojuegos es, por suerte, cada vez más larga, en esta ocasión hemos seleccionado personajes femeninos que creemos que han marcado un punto de inflexión real en la historia del videojuego, siendo fuente de inspiración para lo que ha venido después.

Acompáñanos en este Salón de la Fama y dinos, ¿cuál es para ti la mejor heroína de la historia de los videojuegos?

Samus Aran (Metroid)

Aunque en muchos juegos de acción los protagonistas son hombres, que en 2019 una mujer protagonice uno de estos títulos no es sorprendente, a menos, claro, que seas un troll como esos que intentaron boicotear Capitana Marvel. Pero, ¿qué pasaba en los 80?

Si bien ya existían juegos con protagonistas femeninas, si un sprite de un juego llevaba armadura y otras prendas típicamente masculinas se daba por hecho que era un hombre. Esto es lo que en 1986 sucedió con el primer Metroid. Al finalizar el juego su personaje podía al fin quitarse el traje de guerra al superar su misión. Todo el mundo esperaba ver a un señor musculado, pero… ¡diablos, lo que apareció ante nuestros ojos era una joven con bikini rosa! No había duda: Samus era una mujer.

El impacto que supuso la revelación de Samus se comentó mucho entre la crítica especializada de la época, que felicitó a Nintendo por la valiente decisión de dar a una mujer el papel principal.

Metroid no solo significó mucho por el hecho de tener una heroína, sino porque a nivel juego sus mecánicas han sido claves para títulos posteriores, hasta el punto de dar nombre (junto a Castlevania) a un subgénero de juegos: los metroidvania.

Lara Croft (Tomb Raider)

En 1996 la arqueóloga Lara Croft causó un enorme tsunami en los videojuegos. Su saga de juegos de acción y puzle supuso toda una revelación y junto a la ya entonces veterana Samus reforzaba esa idea de que “las chicas son guerreras”.

Ahora bien, en los 90 el concepto de la cosificación aún no estaba muy asumido por la población, por lo que la valiente Lara no solo fue un icono de acción, sino todo un icono sexual para chavales de esa época. No hay nada malo en sentirse atraído por un personaje de videojuegos (¿quién no ha tenido un “crush” videojueguil?), el problema es que desde la propia compañía Eidos se reforzaba mucho este concepto: desde el diseño de Lara, con ropa ajustadísima y cortísima y unas curvas (bueno, en los 90, polígonos) imposibles a lo Barbie, hasta toda la campaña de marketing de los primeros juegos. Recuerdo ver en las revistas de la época muchos renders de Lara con poca ropa, cual poster central de la revista Playboy.

Todo esto no le quita el valor al personaje, pero sí habla de cómo éramos en determinada época y de que para vender a un personaje femenino había que darle unos atributos que van más allá de sus habilidades para la acción y la aventura: se era muy sexy o no se era.

Por suerte, en los 2000s llegó el cambio. Los sucesivos juegos de Lara fueron mostrando a un personaje que sin perder belleza era cada vez más realista y el súmmum llegó con el acertadísimo reboot de la franquicia: Tomb Raider, publicado en 2013, mostraba una Lara más vulnerable, con un cuerpo bonito y atlético, pero nada exagerado, eso por no hablar que el juego ahondaba mucho más en la psicología del personaje. Por fin Lara había pasado de ser una fantasía a ser alguien de carne y hueso, algo que siempre había merecido.

Aunque algún que otro troll se quejó de la reducción de los encantos de Lara (tristemente, en nuestro siglo, hay quien piensa que solo somos válidas si lucimos de cierta manera) Tomb Raider fue todo un éxito, dando para varias secuelas y también un reboot fílmico: aunque la Lara de Angelina Jolie sigue teniendo una gran legión de fans merecidos no se puede negar que una actriz como Alicia Vikander es perfecta para ser la “nueva Lara”.

Chell [+ GLaDOS] (Portal)

Con el cambio de siglo no podemos obviar Portal (2007), el revolucionario juego de Valve donde vimos originales puzles que aún hoy en día siguen sorprendiendo. Aunque en esta clase de juegos el personaje principal es un mero vehículo para superar los desafíos, Valve fue un paso más allá con su protagonista, Chell.

La heroína de Portal 1 y 2 es un personaje misterioso, poco sabemos de su pasado, y no habla durante la aventura. A pesar de su silencio, es uno de los personajes de juegos más icónicos del siglo XXI.

A eso ayuda, por supuesto, el duelo que en ambas partes de la aventura se establece con GLaDOS, la IA antagonista. Con voz de mujer, esta máquina hiperinteligente será el dolor de cabeza de la pobre Chell, que tiene que soportar sus continuos comentarios fuera de tono… y algo más (no sigo por si no has jugado a estas aventuras).

Chell no sería lo mismo sin GLaDOS y viceversa, por lo que en realidad este apartado va dedicado a ambas, entre las que se establece un duelo intelectual pocas veces visto en un juego.

A pesar de una temática compleja (con reminiscencias a 2001 y la saga Alien), Portal y su secuela fueron un éxito, demostrando que a un público inteligente le da igual el género de los personajes principales y que un personaje silencioso y otro virtual pueden ser de lo más carismáticos.

Clementine (The Walking Dead)

No podía faltar en nuestra lista un personaje de Telltale Games, los líderes en hacer juegos donde la historia es lo primero. Aunque la compañía está extinta desde el pasado noviembre (suponemos que por aquello de “renovarse o morir”) en esta última década nos dio grandes alegrías, como las aventuras de The Walking Dead (2012), que contaron con 4 temporadas.

Muy superiores a la serie de TV y más cercanas al cómic, las aventuras episódicas sobre este universo con una invasión zombi realista nos trajeron muchos personajes para el recuerdo. Si uno nos enamoró especialmente fue Clementine. La primera vez que la encontramos es una niñita de 8 años y cuando acaba la aventura una adolescente de 16.

8 años divididos por temporadas dan para mucho, algo que Telltale Games aprovechó bien, contando la evolución de este personaje, que pasa de ser una niña normal y llena de miedos a toda una mujer fuerte y decidida que no necesita que la protejan.

Clementine no solo es un personaje femenino fuerte, sino que da voz a otras minorías silenciadas. Por fin los videojuegos se atreven con una mujer racializada protagonista y que, además, pertenece al colectivo LGTBI. De hecho, hay que aplaudir a Telltale Games que haya mostrado con total normalidad en sus juegos las diferentes opciones sexuales.

Max y Chloe (Life is Strange)

Herederos de los juegos de Telltale Games son las aventuras de Dontnod Entertainment. Con Life is Strange (2015) a la cabeza, esta pequeña compañía ha sabido captar a toda una generación de jugadores que no se conforman con lo mismo de siempre.

Life is Strange (que ya cuenta con una secuela y una precuela) es una aventura de toma de decisiones que mezcla de forma magistral el componente fantástico con el drama adolescente. La protagonista del juego principal es Maxine “Max” Caulfield, una adolescente sensible y con un gran don para la fotografía que un día descubre que tiene el poder de tirar atrás en el tiempo.

Si bien en otras manos Max hubiese sido un personaje más, Dontnod Entertainment logra que su heroína sea todo un icono generacional: se trata de una adolescente con las inquietudes propias de su edad y a la que le toca tomar decisiones muy difíciles.

El hecho de que el juego toque temas como el bullying, las relaciones sexuales en la adolescencia, las enfermedades mentales, la violencia doméstica o la homosexualidad de una forma seria pero sin caer en el aburrimiento es para enmarcar. Además, Max no es el único personaje redondo: su gran amiga Chloe (a la que controlamos en la precuela Before the Storm) es otro gran personaje que, además, ejemplifica lo que es la sororidad.

Max, Chloe y compañía han marcado un antes y un después por acercarnos a un universo femenino libre de tópicos y del que puede disfrutar todo el mundo.

Aloy (Horizon Zero Dawn)

Cada generación de consolas tiene uno o varios juegos que se recuerdan como los más icónicos, aquellos que marcaron un punto de inflexión. En el caso de PS4 uno de estos elegidos es Horizon Zero Dawn (2017)

Este inacabable juego de Guerrilla Games cuenta con la mejor protagonista femenina en años, la arquera Aloy. Huyendo del aspecto clásico de las guerreras y amazonas de los juegos de fantasía (minúsculos bikinis-armadura), Aloy es una guerrera noble y poderosa.

Kratos, los héroes de Team Ico, los soldados de Killzone, Nathan Drake… Sony siempre se ha caracterizado por utilizar a héroes masculinos para sus grandes exclusivas, por lo que optar por Aloy para un juego triple A como Horizon Zero Dawn, es de agradecer. Y es que, aunque una decisión así no debería sorprender a día de hoy, aún existen muchas voces contrarias a que las mujeres lleven el mando.

No hace falta irse muy lejos: en noviembre del año pasado la red se llenó de comentarios contrarios a incluir mujeres en Battlefield V. De repente a todos estos haters les entró un ataque de rigor histórico, olvidando que los juegos de toda la vida (incluyendo la saga Battlefield) se han tomado licencias en pos del entretenimiento: soldados a camello matando nazis, armas que no existían en determinada época, etc, etc, etc… Además, ni razón tenían: en la Segunda Guerra Mundial hubo mujeres soldado y piloto, otra cosa es que la historia las haya silenciado.

Mención especial: Sadie Adler (Red Dead Redemption 2)

Todas las mujeres que aparecen en este artículo son personajes protagonistas y jugables de los juegos que representan. Sin embargo, conviene hacer una excepción con un personaje reciente: Sadie Adler, una de las aliadas de Arthur Morgan en RDR2.

¿Por qué queremos destacar un personaje secundario y que ni tan siquiera tiene misiones jugables en esta aventura del oeste? Pues por el hito que supone su creación dentro del universo de Rockstar, caracterizado por su alto nivel de testosterona y las reacciones clásicas de los fans ante algo femenino. Y créeme, no exagero.

Cabe recordar el revuelo que se formó cuando empezaron a surgir los primeros rumores sobre GTA V, allá en 2011. En algún momento se sugirió la posibilidad de que el juego contase con un personaje jugable femenino.

Las redes sociales se llenaron de usuarios contrarios a esta idea, e incluso tengo una anécdota personal: por entonces gestionaba la página de Facebook de la web de juegos donde trabajaba y se me ocurrió crear una encuesta preguntando a los fans su opinión. Cuál fue mi sorpresa al ver tantos comentarios negativos que nos decían que NI HABLAR, que poner una mujer en GTA sería un error.

Incluso el propio Dan Houser, jefe de Rockstar, salió a la palestra en 2013 justificando el porqué de la ausencia de mujeres en sus juegos (a menos que fuesen objetos sexuales o meras comparsas, claro). Refiriéndose a Grand Theft Auto 5, el líder de Rockstar dijo algo como “el concepto de la masculinidad es clave en la historia del juego”. Por suerte, Houser y su equipo han evolucionado y ya se atreven a incluir “feminidad” en sus juegos.

Si no has jugado a Red Dead Redemption 2 mejor que nos sigas leyendo, ya que lo que viene a continuación es un LIGERO SPOILER DEL JUEGO:

Sadie Adler es un personaje redondo pues sufre una evolución totalmente coherente con los sucesos que vive en el juego. Aunque es una más en la banda de Dutch y hace tareas propias de los hombres en ningún momento pierde su identidad femenina y crea una especial relación de amistad no solo con Morgan o John Marston, sino también con Abigail, la mujer de éste.

Esto hace que, por fin, Rockstar, haya creado unas personalidades femeninas complejas que, sin duda, abren el terreno a que Sadie pueda ser el personaje jugable de un hipotético Red Dead Redemption 3… Y creo que, por fin, los fans más acérrimos de Houser y compañía no se opondrían.

FIN DEL SPOILER

Aún queda mucho camino por recorrer

De Samus Aran a Sadie Adler han pasado más de 30 años, 3 décadas donde los juegos han evolucionado y los jugadores también… aunque el camino por recorrer es largo. Recientes polémicas como la de Battlefield V o el revuelo con Capitana Marvel (no es juego, es película, pero sus públicos son similares) nos hacen ver que las mujeres hemos ganado terreno en el ocio electrónico, pero que no podemos dormirnos en los laureles y aún queda mucho para conseguir la total normalización.

La igualdad real llegará cuando no sea noticia que un juego triple A tenga una mujer como protagonista y, sobre todo, cuando se deje de poner en tela de juicio la inclusión de mujeres en determinados juegos. Mientras esto no ocurra, nos tocará seguir reivindicándonos y seguir haciendo listas como las de hoy, que esperamos que hayas disfrutado.

¿Crees que falta algún personaje femenino icónico en nuestra lista? Déjanos un comentario mencionándolo.

  • Enlace Copiado!

También te puede interesar

Leer todos los comentarios
Cargando comentarios