Un motor que se propulsa gracias al aire: ¿el futuro de sondas y satélites?

Un motor que se propulsa gracias al aire: ¿el futuro de sondas y satélites?

Vivimos tiempos emocionantes en la carrera espacial. Space X, la compañía de Elon Musk, ha abierto la puerta a posibilidades que hace poco más de 10 años no imaginábamos. ¿Podrá el ser humano viajar a Marte? ¿Cohetes que se reutilizan para nuevos lanzamientos? Si alguien nos hubiera dicho que íbamos a vivir esto, probablemente no le habríamos dado mucho crédito.

Ahora es la Agencia Espacial Europea quien ha venido a sorprendernos con un nuevo invento que va en la línea de lo que la sociedad demanda cada vez más: ser cuidadoso con el medio ambiente. Se trata de un motor de iones que tiene por combustible el aire.

¿Cómo funciona un motor de iones?

Un motor de iones tiene un funcionamiento similar al de un motor de combustión tradicional. El motor de iones tradicional utiliza un gas, generalmente xenón, al que carga eléctricamente de forma que sus partículas se convierten en iones, átomos con carga eléctrica.

A continuación, estas moléculas atraviesan unas rejillas que también están cargadas eléctricamente y al salir por el otro lado producen el efecto de acción-reacción que permite la propulsión.

Este tipo de motor es mucho más eficaz que el de un cohete tradicional, aunque la propulsión que genera es tan poca que no serviría para enviar un cohete al espacio. Se trata, más bien, de una energía continua de mantenimiento.

Cuál es la novedad

La Agencia Espacial Europea ha sido capaz de desarrollar un motor iónico que, en vez de utilizar un gas, usa aire como combustible. En este caso, el motor va cogiendo partículas de aire según vaya necesitando. A continuación, las carga eléctricamente y comienza el circuito como en el caso del motor de iones tradicional.

El hecho de no utilizar combustible y sustituirlo por aire tiene muchas implicaciones. La primera es que los motores iónicos tradicionales tienen una fecha de caducidad, que es cuando se acaba el gas que utilizan como combustible. En este caso, el motor iónico propulsado por aire tiene el potencial de funcionar indefinidamente, ya que siempre que se encuentre en una zona de atmósfera (no el espacio), podrá disponer de combustible ilimitado.

La segunda es que se podría utilizar para satélites y sondas que se mantengan siempre en una atmósfera de donde puedan absorber el aire que necesitan para seguir en movimiento. Esto puede ser hasta un máximo de 200 km de la Tierra o quizás incluso en otros planetas que tengan atmósfera de las cuales puedan nutrirse.

Por el momento ya ha sido testado en una cámara de aislamiento en la que han simulado las condiciones atmosféricas de 200 km de altitud, así que habrá que esperar a ver si finalmente puede convertirse en una solución permanente (y ecológica) para satélites y sondas.

Leer todos los comentarios
Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas