Minecraft para padres: 7 consejos para disfrutar del juego con tus hijos

No lo mires así: Minecraft no es otro juego estúpido. Es una oportunidad para conocer mejor a tus hijos y ayudarlos a crecer bloque a bloque. Te explico cómo.

Minecraft ha sido definido de muchas formas: videojuego, LEGO virtual, creador de mundos, simulador de minería, aventura gráfica. Minecraft es todo eso y más. Es libertad en estado puro. Libertad para construir, viajar y volver a empezar. Como la vida misma, pero más simple.

La reacción de algunos padres ante Minecraft es de perplejidad. A veces, de miedo. De repente los hijos pasan muchas horas enganchados a la pantalla, inmersos en actividades misteriosas. Pocos se atreven a mirar a través de esa ventana que da a otros, infinitos mundos.

Acércate sin miedo: Minecraft puede ser una poderosa herramienta educativa, un campo de juego en el que tanto tú como tus hijos podéis aprender y comunicar mejor. Esto es lo que necesitas saber para construir cosas maravillosas junto a tus hijos.

Observa y pregunta, pero no juzgues

Es difícil saber qué ocurre al principio. Todo va muy rápido. Verás cosas que no entenderás o que te parezcan absurdas, como atrapar cerdos con una caña de pescar o tapar agujeros en el agua. Puede que de repente tu hijo se ponga a volar sobre las montañas o le prenda fuego a una piedra. Todo eso es normal. Acabas de aterrizar en un mundo diferente.

Ovejas, dinamita y un árbol en llamas. No tiene sentido, pero tampoco hay que preocuparse

Observa con atención todo lo que pasa. Al cabo de un tiempo te habrás familiarizado con los elementos esenciales de Minecraft: los monstruos salen por la noche, los objetos se construyen a partir de recetas e ingredientes básicos, etcétera. Pregunta de vez en cuando a tu hijo qué está haciendo y para qué sirve, pero no juzgues: no es tu aventura todavía.

Hay muchos bloques y objetos en el juego, pero hace falta tiempo para conocerlos todos

Recuerda también que Minecraft tiene dos ediciones diferentes, la normal y la Pocket. La primera es la que se juega en el PC y en las consolas. Pocket Minecraft, por otro lado, se juega en teléfonos y tablets; tiene una serie de limitaciones, como el tamaño de los mundos, que es más pequeño, o la falta de ciertos bloques. Pero, en esencia, el juego es el mismo.

Aprende todo lo que puedas sobre el juego

Nada en Minecraft viene explicado de antemano. En el juego no hay mapas ni tampoco instrucciones que te digan qué hacer. Por eso buscar y compartir información en Internet es una parte casi obligatoria del juego, y a menudo verás a tus hijos pasar más tiempo en canales de YouTube y en el wiki de Minecraft que en el juego. Te recomiendo que hagas otro tanto.

En el wiki oficial de Minecraft encontrarás las respuestas a casi todas las preguntas (en inglés)

Tanto en YouTube como en Twitch.tv abundan canales en el que YouTubers famosos se dedican a comentar aspectos del juego o a contar sus aventuras con un estilo a veces chocante y una jerga propia que tus hijos seguramente ya hayan aprendido. Sobre todo, a tus hijos le gusta ver cómo juegan otros. Podríamos decir que es como su canal de deportes.

En YouTube los canales dedicados a Minecraft tienen millones de espectadores

Procura ver algunos de esos vídeos con ellos y comentarlos. Si te preocupa el lenguaje empleado en los mismos, quítales el sonido. Dedica tiempo a buscar canales que te gusten y te parezcan apropiados. Otros trucos consisten en ocultar los comentarios -a menudo fuente de problemas- y ver los vídeos en modo televisión (aquí te explico cómo se hace).

Ayuda a tu hijo a planificar y construir

Minecraft es más complejo de lo que parece. Al igual que ocurre con las construcciones de LEGO, muchos niños pueden frustrarse fácilmente si no consiguen plasmar su visión en poco tiempo. Es por eso que tu presencia puede ayudar a tus hijos a disfrutar más del juego a la vez que refuerzas la relación con ellos.

Es bueno que tus hijos construyan y exploren libremente, pero de vez cuando plantéales retos o dales objetivos, y luego asísteles si te piden ayuda. Por ejemplo, puedes pedirles que reconstruyan algo que habéis visto durante un viaje o en una película. El modo creativo de Minecraft, en el que no hay límite de bloques ni tampoco muerte, es ideal para esto.

Planificar puede ser tan divertido como construir (fuente)

Al ayudarle a planificar sus construcciones, no solo estarás dando un buen ejemplo, sino que también tendrás la oportunidad de compartir experiencias de juego con tus hijos. Además, el trabajo en equipo hace que desconectar resulte más sencillo: al poner tú los objetivos, puedes decidir cuándo ha llegado el momento de parar y descansar.

Instala los mods de Minecraft más interesantes

Minecraft es un juego que se puede ampliar a través de mods, que son accesorios no-oficiales. Gracias a los mods se pueden mejorar los gráficos, añadir poblados con personajes que hablan o añadir nuevos objetos y criaturas. Otros facilitan la construcción de estructuras complejas y hacen que las labores repetitivas sean más rápidas.

Instalar mods para Minecraft es fácil y seguro si usas solo mods de fuentes fiables. En nuestro tutorial explicamos el método más sencillo, que consiste en usar Minecraft Forge, un accesorio que facilita muchísimo la modificación del juego: basta con descargar un archivo comprimido y copiarlo a la carpeta de mods de Minecraft.

Con Minecraft Forge la instalación de mods resulta muy sencilla (lee nuestro tutorial)

El de los mods es un mundo fascinante, pero también complejo, pues requiere cierta habilidad técnica. Al no existir soporte oficial para mods en Minecraft, a veces ocurre que el juego deje de funcionar correctamente, sobre todo cuando se actualiza. Por eso es importante que hagas una copia de seguridad de los mundos creados por tus hijos (es el punto 1 del tutorial).

Cómo llegar a la carpeta donde se guardan los mundos. ¡Haz copias de seguridad periódicas!

Crea un mundo / reino solo para tu familia

Una parte importante de la experiencia Minecraft es jugar con otras personas. Hay miles de servidores en todo el mundo al que cualquiera puede conectar. Pero son mundos sobre los cuales no se tiene ningún control, y con toda clase de jugadores. Algunos encuentros pueden ser violentos o desagradables, y es algo de lo que tus hijos deben ser conscientes.

Una manera de disfrutar del juego en familia sin intrusos es a través de un servidor propio, un mundo de Minecraft en el que solo pueden entrar tus hijos y tú. El control sobre ese universo es completo: puedes elegir cuándo apagarlo y encenderlo, qué aspecto tendrá y qué monstruos hay. Incluso puedes decidir cuándo va a llover. Aquí te explicamos cómo se crea uno.

Algunos servidores, como este que replica Juego de Tronos, son espectaculares (fuente)

Hay una forma todavía más sencilla de tener un mundo propio permanente, y es a través de Minecraft Realms, que por 10 dólares al mes (8€) permite crear mundos privados a los que pueden conectar amigos y familiares, sin necesidad de tener un servidor en casa y sin la mayoría de problemas técnicos que eso suele generar.

Recuerda que no todo es construir

Minecraft se puede jugar como el LEGO, pero la construcción es solo uno de sus aspectos. En el juego tus hijos pueden explorar nuevas tierras, matar monstruos y realizar hazañas de lo más diverso, como domar caballos o recuperar tesoros. Estas partes requieren mucha habilidad y paciencia, y tus hijos pueden llegar a asustarse en algunos momentos.

En Minecraft abundan grutas y mazmorras: al principio es mejor explorarlas juntos

Si quieres un recuerdo para toda la vida, graba tus aventuras en Minecraft a través de Twitch.tv o con una grabadora de vídeo local como Fraps. Dos trucos útiles para grabar tus vídeos-aventuras son cambiar la piel de los personajes para que luzcan diferentes y cambiar la vista de la cámara con la tecla F5 (de primera a tercera persona).

El vídeo-diario resultante se puede subir a YouTube para publicarlo luego en un blog personal, o bien se puede editar y grabar en un DVD para verlo más tarde (en Navidades o en su cumple). Un ejemplo: la serie Minecraft Dad, en la que Paul Soares juega a Minecraft con su hijo, ya ha superado los cien episodios en YouTube.

Minecraft Dad publica los vídeos de las partidas con su hijo en YouTube (fuente)

Complementa Minecraft con el juego real

Bec Oakley, madre de dos hijos que juegan a Minecraft, da en su blog un excelente consejo: procura que tus hijos complementen sus actividades en Minecraft con actividades en el mundo real. Transferir el aprendizaje llevado a cabo en Minecraft al mundo real puede ser muy divertido, y evita que tus hijos se queden pegados a la pantalla durante horas.

Las posibilidades son infinitas: tartas de Minecraft, muñecos de papel, construcciones de LEGO… En Pinterest puedes encontrar decenas de ideas para manualidades relacionadas con el universo Minecraft. Pero puedes hacer también actividades al aire libre, como construir castillos de arena o visitar cuevas turísticas para ver cómo son las de verdad.

Orientarse en un bosque de verdad, una de las ideas sugeridas por la bloguera MineMum

La clave es acompañar a tus hijos no solo en Minecraft, sino también en la transición entre Minecraft y el mundo real. Es como cuando los personajes de Matrix se desconectan de su silla: al principio cuesta mucho, y es bueno que haya alguien al otro lado que ayude a desengancharse de manera progresiva y armoniosa.

Y para saber más

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios