Killer is Dead, original y sorprendente juego de samuráis

Killer is Dead es la nueva creación del famoso diseñador de juegos Goichi Suda, conocido también como Suda51. Como todos sus juegos, Killer is Dead goza de una jugabilidad bien pensada, un diseño visual sorprendente, acción, sangre y también algo de erotismo. Éste es, posiblemente, el mejor juego de sus últimos años.


Asesino, amante, gigoló

Killer is Dead es un juego de acción en tercera persona, de pelea con espadas, de combos, de movimientos imposibles, de ser “molón” y “flipar”, de sangre, de enemigos feos y de asesinatos. En el juego controlas al asesino a sueldo Mondo Zappa, que trabaja para la agencia Bryan Execution Firm, con el objetivo de terminar con criminales, monstruos y dioses. Es un juego peculiar porque la historia se desarrolla por capítulos, como si fuera una serie anime, y cada capítulo tiene principio y fin. La sensación de ver un TV Show es muy alta.

Mondo es asesino, amante y gigoló. Tal y como prometía Suda, este nuevo personaje es una mezcla entre James Bond y un samurái con katana. Para dejar clara estas ideas, hay pruebas que están ahí sólo para degustación del jugador: desafíos para probar tus habilidades, time attacks, o misiones para conquistar (y contemplar) a exuberantes mujeres medio desnudas. Si superas estos retos paralelos obtienes además mejoras en tu armamento y habilidades.

En cualquier caso son las misiones principales las que te ocuparán más tiempo. Cada uno de los capítulos es una mini historia que sirve de hilo conductor en la trama principal. Todas ellas son diferentes entre sí en algún que otro detalle, los suficientes como para ofrecer algo de variedad. Aun así el objetivo es siempre el mismo: abrirte paso entre los enemigos a base de espadazos, solucionar algún que otro puzle de escenario, y finalmente asesinar al gran enemigo final, cortándole la cabeza. Este último movimiento es el clímax de cada episodio y Killer is Dead se luce con unas escenas audiovisualmente perfectas. Es difícil que se te olvide la muerte del samurái del Capítulo 8…

A medida que avanzas en el juego mejoras las habilidades de Mondo. Esto se hace recogiendo Cristales que dejan tus enemigos al morir y que luego gastas en comprar nuevos movimientos y armas. El sistema de progresión es realmente básico, lo que hace sospechar que Suda51 buscaba crear un juego fácil de jugar para centrarte en la lucha y el disfrute.

Reducido control en favor de la jugabilidad

Mondo tiene unos controles muy reducidos: un botón para usar la katana y otro para golpear con el brazo mecánico. Los combos son fáciles de aprender y no especialmente largos. El brazo, además, tiene cuatro armas para disparar desde lejos u otros usos.

Aun así, la mecánica de juego principal gira en torno al uso de la katana con ese botón de ataque, bloquear correctamente, coordinar bien los “counter” y usar sabiamente el esquive. Como extra dispones de una barra de energía que te permite ejecutar algunos movimientos especiales que, por supuesto, terminan con muertes aún más espectaculares.

Cualquier jugador aficionado al género se sentirá cómodo con este control no especialmente difícil de aprender pero más profundo y divertido de lo que parece.

Cuidada presentación

El diseño artístico de Killer is Dead está por encima de muchas producciones actuales. Utilizando una depurada técnica cel-shading los gráficos lucen como dibujos anime, cargados de contraste y una gama de colores peculiar.

Toda la producción audiovisual es excelente y original: las animaciones, los planos de las cinemáticas, la manera de enseñar la sangre, los efectos de luz y de los ataques… todo es bonito en pantalla. Killer is Dead es, posiblemente, el juego de Suda51 más mimado en este apartado. Y eso que Suda51 ya nos tiene acostumbrados a juegos de gráficos poco comunes.

El sonido que acompaña a las imágenes también ha sido cuidado al máximo. La música es siempre interesante de escuchar y tan variada como las misiones del juego. El sonido de los golpes y los cortes crean adicción. E incluso las voces, que además puedes elegir entre idioma inglés o japonés, son tremendas.

El juego se mueve a 60 fps y como nota discordante añadiría que la cámara hace el tonto algunas veces y que no está activada la sincronización vertical, por lo que la imagen se corta cuando te mueves de izquierda a derecha. Es el único defecto de un apartado técnico que es por otro lado sobresaliente.

Conclusión

Killer is Dead es un juego especial desde el primer minuto, tanto en lo visual como en lo jugable. Aquí no tienes que pensar mucho, ni tampoco te obligan a aprender extraños combos. Lo que este juego desea es causarte sensación, asombrarte con las imágenes y que “flipes” mientras matas monstruos a velocidad de vértigo. Y créeme que lo hace muy bien.

Puntuación: 8

Disponible en: PS3, Xbox 360

¿Quieres saber más de Killer is Dead y su creador Suda Goichi? Entonces, no te pierdas la entrevista que le hicimos en la pasada Gamescom 2013.

Cargando comentarios

Últimos artículos