Publicidad

Artículo

Juego de Tronos 8×06: todo lo que te perdiste y debes saber

Nacho Requena Molina

Publicado

Y se acabó. Juego de Tronos ha puesto el broche final a casi una década en la televisión. Han sido 8 temporadas repletas de emociones, muertes, traiciones y un sinfín más de sentimientos que son imposibles de resumir en pocas palabras (de hecho, van a correr ríos de tinta durante las próximas semanas). En Softonic te traemos una vez más todo lo que te perdiste y debes saber del 8×06, para que no te queden dudas algunas. Nos acompaña en este cierre Carlos Lorenzo, director del podcast de Podcast de Hielo y Fuego.

AVISO: hay spoilers, por lo que recomendamos no leer hasta que se visione el episodio

El opening se adapta

Hay muchas cosas que vamos a echar de menos de Juego de Tronos, pero una de ellas va a ser su elaborada introducción, tanto a nivel sonoro como visual. En el opening de este último capítulo se vuelven a modificar algunos aspectos, siempre intentando adecuarlo al contenido que ha sucedido. Por tanto, lo más perceptible en esta intro es la destrucción de Desembarco del Rey, que está en ruinas tras la masacre cometida por Daenerys.

Sin ir más lejos, y si continuáramos con esto, el capítulo se inicia aportando información a lo visto en el anterior. Davos, Jon y Tyrion andan entre las ruinas de la ciudad, donde sólo se ven cuerpos quemados y masacrados.

La conversación entre Tyrion y Jon, la clave de todo

Se venía hablando desde los anteriores episodios, pero ahora ha ocurrido de verdad: Jon tenía que tomar una decisión ante la deriva de Daenerys. Cuando Tyrion decide no seguir como la Mano del rey de la Madre de Dragones y es encarcelado, Jon y él mantienen una larga conversación en la celda. Durante toda esta charla, tanto Tyrion como Jon recuerdan pasajes de la serie, desde la frase de “el amor es la muerte del deber” hasta la emotividad de Tyrion recordando el juramento de la Guardia de la Noche. El guiño a los fans va directo al corazón.

La imagen de Drogon

Crónica de una muerte anunciada. Sólo hacía falta saber quién acabaría con la Khaleesi. Finalmente, lo hizo su amado, Jon Snow, mientras le daba un beso. Sin embargo, el momento importante de verdad estaba por suceder. Cuando Drogon aparece en escena, el dragón observa el cuerpo ya inerte de la que ha sido su madre.

Todo parece indicar que va a quemar a Jon, pero al final resulta que el dragón nos regala uno de los mejores momentos de la serie. En cuestión de segundos escupe fuego y quema el trono de hierro. Sabe que esa silla es lo que ha provocado la muerte de su madre, es decir, en todo momento era consciente de su locura, de ahí la destrucción del mismo por haberle llevado hasta la perdición. Es un easter egg a todo lo acontecido en la serie en cuanto a Daenerys. Aplauso sonoro.

Bran, el héroe

Cada vez estaba entrando en más quinielas… y al final muchos han acertado. Bran es el elegido para ocupar el trono de hierro (que ya no existe como tal físicamente, repetimos). En una bella escena donde se reunían todas las casas del reino, Tyrion es el encargado de elegir quién será el siguiente rey, siempre bajo el acuerdo y beneplácito de los otros señores feudales. Poco a poco, todos se van plegando hacia Bran, con una frase magistral para cerrar algo que llevaba escrito el hijo de los Stark: “Por eso estoy aquí”.

En todo momento ha sido consciente de qué papel iba a jugar en esta historia, así que le devuelve el favor a Tyrion nombrándolo de nuevo mano del rey.

Como curiosidad adicional, Bran es el primero que aparece en los libros; así mismo, este personaje es el que inicia las primeras líneas también en la serie de televisión. Por tanto, se cierra la cuadratura del círculo con su nombramiento como rey. Y sí, dudamos mucho que sea casualidad.

Democracia

Un simple apunte rápido. El parlamento para la elección de Bran tiene un momento muy peculiar. Sam habla a todos los presentes y dice que lo mismo debería ser el pueblo quién eligiera a su siguiente rey. Todos empiezan a reír a carcajada ante tal idea, pero no es más que un easter egg a las primeras proposiciones de plantear la democracia como sistema de gobierno. Porque votar es un derecho que costó sangre y sudor conseguirlo, no lo olvidemos nunca.

Los Stark, los grandes vencedores

Antes hablábamos de que la serie se inicia y finaliza con Bran como gran protagonista. No obstante, se podría decir también que la familia Stark finaliza en general como la auténtica vencedora de todo.

Es indudable que la historia de la ficción arranca muy mal para ellos, y a medida que avanzan los capítulos sólo va a peor con las muertes de Ned Stark, su mujer y una pérdida de poder importante en Invernalia. Cuando a Bran se le va a nombrar rey, Sansa Stark pide que el norte vuelva a ser independiente como antaño, una petición que se concede (de ahí el guiño a “Bran El Tullido, Rey de los Seis Reinos”, y no “Siete”). Aquí está el primer as sobre la manga: Sansa va a controlar el norte y su hermano hará lo propio con los Seis Reinos. Nada mal.

Por otro lado, Jon es enviado a la Guardia de la noche una vez más, aunque esta ya es irrelevante. No obstante, la sorpresa la encuentra al llegar al muro, donde ve que esos salvajes a los que tanto miedo tenía con anterioridad, ahora son sus amigos. La risa de Tormund lo dice todo, de ahí que se marche junto a su pueblo a las frías tierras alejadas del muro. Por cierto, un detalle: el desplante que tiene con Ghost, su huargo, es subsanado con una bonita escena donde ambos se reencuentran.

Y para finalizar, Arya Stark. La profecía de Melisandre no se termina cumpliendo, y de hecho, el recorrido del personaje deja que desear en este arco final si se toma en consideración el resto de la serie. Sin embargo, sí mantiene su coherencia narrativa al recordar que ella no iba a ser princesa, reina o señora, que sería aventurera. Así que olvida cualquier cargo político o militar y se va a explorar un nuevo mundo para, quién sabe, dirigirlo desde cero.

También te puede interesar