Publicidad

Artículo

Por qué no es seguro hibernar o suspender Windows 10 durante un largo periodo

Nacho Requena Molina

Publicado

Hibernar o dejar en suspensión el PC es una de las tareas más básicas del mundo. Cuando se realiza esta acción, por lo general se busca que el sistema se vuelva a activar rápido en caso de necesidad. Esto es bastante corriente en los portátiles, dispositivos con los que solemos cargar de arriba para abajo. Ahora bien, ¿y si te decimos que puede acarrear problemas? Te contamos por qué no es seguro hibernar o suspender Windows 10 durante un largo periodo de tiempo.

Windows 10 Descarga
8
La última versión del sistema operativo de Microsoft.

F-Secure al rescate

La información que publicamos en este artículo proviene nada menos que de F-Secure, una de las compañías de seguridad informática más galardonadas del mundo. En una reciente conferencia en directo, los ingenieros demostraron cómo se podía acceder a un portátil con Windows 10 a través de la hibernación o de la suspensión.

Para ello, lo primero que necesitaban era tener el dispositivo de manera física, es decir, no podían realizarlo a través de la red. No obstante, si un ladrón se hubiera hecho con el portátil en cuestión, este podría acceder a toda la información disponible a través de la memoria RAM del PC. Así, sin anestesia.

En concreto, el equipo a cargo de esta investigación sólo necesitó cinco minutos para entrar en el portátil que en ese momento estaba en suspensión. En ese tiempo robaban las claves de cifrado a través de la RAM y, a su vez, conseguían acceso al resto del equipo con una simplicidad pasmosa.

Esto se realizaba a través de los datos que la propia memoria RAM almacenaba cuando se efectuaba un reinicio forzado. Aunque se presupone que la RAM se sobrescribe tras reiniciar, la realidad es que existe una leve posibilidad de desactivar este proceso y, por tanto, acceder a la información guardada dentro de la RAM.

Ten cuidado

Aunque para realizar este proceso hacen falta amplios conocimientos de informática, así como tener el portátil en la mano y no a distancia, la recomendación de los expertos es tan simple como no dejar en hibernación o suspensión el portátil cuando estemos fuera.

En otras palabras, apágalo de manera definitiva cuando vayas a guardarlo en la mochila o en el maletín. Además, y esto ya es otro consejo adicional, no es conveniente dejar en reposo el equipo cuando se guarda en un compartimento. Al fin y al cabo, el calor que disipa es pequeño, sí, pero suficiente como para que sufran las piezas.