Grandes juegos que nacieron de un Kickstarter que cumplió

Kickstarter es la herramienta de crowdfunding (o micromecenazgo) que es cada vez más usada por los desarrolladores de videojuegos. Algunos ejemplos recientes son Psychonauts 2 y Shenmue 3. ¿Quién mejor para financiar y decidir sobre un proyecto que sus propios futuros jugadores? Nadie apostará mejor por tu desarrollo que tu comunidad de fans, si la tienes.

En el episodio de hoy echamos un vistazo a las historias que rodean algunos de los proyectos nacidos (o perfeccionados) gracias a Kickstarter, esta plataforma de micromecenazgo que ha llevado cantidades de dinero muy necesarias a videojuegos que necesitaban un buen empujón. No nos hemos fijado en todas ellas sino en aquellas historias que acabaron con un final feliz: dando a sus bakers (o mecenas) lo que tanto ansiaban. Tanto que llegaron a dar parte de su capital.

Aquí tienes la nueva entrega de Vicia2, nuestra serie de vídeos sobre juegos.

Si no puedes ver el vídeo haz clic aquí.

Los desarrolladores de Broken Age, de Double Fine Productions, pensaban que necesitaban 400.000$ para llevar a cabo su proyecto. Eso es lo que pedían. Pero a la gente le gustó la idea previa y 83.000 personas llegaron a juntar casi 3,5 millones de dólares que convirtieron un proyecto modesto en uno de gigante que llevó a la polémica ya que llegó tres años más tarde de lo que se habia planteado al inicio. Además, el proyecto se bifurcó en dos lanzamientos. Pero las quejas cesaron cuando su comunidad empezó a poner las manos en el juego: una pasada de gran belleza visual y acabados llenos de detalles. El juego también llegó a Mac y a iPhone.

Divinity: Original Sin es un juego estilo dragones y mazmorras en vista isométrica que esperó hasta tener el juego casi completado para ver que, si querían lanzar al mercado un auténtico hit, necesitarían más dinero. Lo buscaron en Kickstarter y lo encontrarón: llegaron a conseguir casi 1 millón de dólares que les ayudó a ganar en profundidad de detalles, mejorar los acabados y crear un mundo más reactivo y denso. De hecho escucharon a la comunidad de fans que los seguía y les daba el soporte económico. Se puede decir que cumplieron, y mucho. Ahí están sus premios y nuestra puntuación de 9/10.

A Darkest Dungeon podríamos decir que su paso por Kickstarter no le cambió demasiado la vida. Tenía una idea de juego, sencillita pero bueno, fue a pedir dinero, recaudó casi cuatro veces lo que pretendía y su proyecto… no cambió demasiado. Y llegó tarde igual. Pero no importa, se añadieron detalles como funciones adicionales que daban más profundidad, nuevos enemigos, personakes y ubicaciones y algunos nuevos tipos de eventos. Mientras se esperaba, además, todo el mundo pudo probar las Betas en Steam.

¿Conoces alguna otra historia sobre juegos en Kickstarter que querrías compartir? ¡Coméntala!

Sígueme en Twitter: @AntoniNoguera
Guión original de Alex Beech, @DoFuss en Twitter

Cargando comentarios

Últimos artículos