Fotografía, vídeos, música y diseño gráfico: ¿mejor iOS, Android o Windows Phone?

Músicos, directores, fotógrafos, dibujantes: ¿cuál es el sistema operativo más adecuado para vosotros? ¿Cuál dispone de las características indispensables para los que trabajan o disfrutan con la creatividad? ¿Cuál ofrece las mejores aplicaciones?

Los adversarios son tres: iOS, Android y Windows Phone. Como siempre sucede, cada uno tiene sus propias joyas y sus propios defectos. En nuestro caso, tendremos en consideración los elementos que más afectan para hacer música, vídeos, fotos o dibujos.

Dejaremos a un lado las cuestiones relativas a los tres sistemas operativos en general, centrándonos en los aspectos concretos importantes para los tres ambientes creativos que
vamos a estudiar.

Intentaremos dilucidar cuál es el sistema operativo que mejor satisface las necesidades de cada uno de ellos, y al final, nombraremos al vencedor absoluto de la categoría “creatividad”.

Componer música: iOS es imbatible

Los aspectos más importantes que tener en cuenta en este ámbito son la calidad del motor de audio del OS, la capacidad del smartphone de gestionar el flujo sonoro de entrada con una latencia aceptable, la estabilidad y la integración de las aplicaciones entre ellas
y, finalmente, la calidad del micrófono integrado y del correspondiente programa de grabado.

En este último aspecto, Nokia ha patentado una tecnología llamada Nokia Rich Recording, capaz de capturar todas las frecuencias audibles para el oído humano (de 20 Hz a 20 KHz) y de gestionar una presión sonora muy elevada (107 dB).

Nokia Rich Recording

El diafragma del micrófono es simple, pero cuenta con dos preamplificadores internos con distintas sensibilidades que intervienen de forma alterna dependiendo de la presión sonora, lo que evita la distorsión.

Los teléfonos con esta tecnología (por ejemplo, los Lumia), y que funcionan con el sistema de Windows Phone, son probablemente los mejores en cuanto a captura de audio, gracias
también al programa de grabado, que procesa la señal a 32 bit, con lo que se preserva muy bien la gama dinámica.

Disponer de una tecnología así en el bolsillo es cómodo, aunque también hay que considerar otras cosas. La primera es que quien decida utilizar el móvil o la tablet para grabar música,
tenderá a utilizar una interfaz externa de audio y micrófonos dinámicos o de condensador estándar.

Por tanto, el micrófono integrado, por muy bueno que sea, tendrá un uso limitado por parte de un músico, que podrá grabar con él ensayos o incluso una demo en un estudio, pero no podrá hacer mucho más.

En vista de ello, tendrá una mayor importancia la calidad y cantidad de apps disponibles para producir música, empezando con los secuenciadores, los que exigen más recursos. Y, desde este punto de vista, iOS es prácticamente imbatible.

iOS ofrece un motor de audio de muy baja latencia con los que ni Android ni Windows Phone pueden competir, ni aun en los modelos de alta gama.

Además, gracias a Audio Unit Framework, es posible la comunicación entre distintas aplicaciones (ya sean comandos MIDI que flujos de audio). Hasta iOS 6 esta
función no venía integrada en el sistema operativo, pero aun así existía una óptima aplicación, Audiobus, que servía de puente entre las apps musicales, de forma muy eficaz y con una interfaz clara y comprensible.

Si además consideramos los programas disponibles, la iTunes Store es una mina de oro. Los secuenciadores (GarageBandMusic StudioBeatMaker 2, sobre todo), los sintetizadores (Sunrizer synthAnimoog), los sampler (SampleWizSampleTank) y los emuladores de amplificadores y de efectos (como AmplitubeAmpKit+) son solo el inicio.

iPad music

Y no es casualidad que los productores de hardware musical profesional (por ejemplo, Apogee) produzcan tarjetas de audio e instrumentos específicos para iPad y iPhone, y no
para otros smartphones u otros sistemas operativos móviles. De hecho, a nivel de prestaciones, actualmente los productos Apple están algún escalón por encima de sus competidores.

Naturalmente, existe una explicación práctica que justifica esto. Mientras Android y Windows Phone funcionan con teléfonos de distintas marcas, con características y calidad constructiva a veces no comparables, iOS solo funciona en dispositivos específicos, todos de gama alta.

Esto les facilita la vida a los creadores de hardware o software para los aparatos móviles de la marca de la manzana, ya que conocen exactamente cuáles son las características que deben tener en cuenta cuando diseñan accesorios y aplicaciones, y esto hace que los prefieran a ellos antes que a los segmentados (y, por tanto, en cierto modo más “imprevisibles”) de Google y Microsoft.

En lo que se refiere a las tabletas, hay que hacer una aclaración. Las de Microsoft no funcionan con Windows Phone, sino con Windows 8. Por eso, no podemos tenerlas en cuenta para este artículo, ya que se trata de dispositivos que entran en la categoría
de ordenadores propiamente dichos, no en la de móviles “puros”.

Por estos motivos, quien quiera utilizar el smartphone o la tablet para componer música, se
inclinará hacia iOS: mayor rendimiento, de mayor confianza y con mayor variedad de aplicaciones y accesorios respecto a la competencia.

Fotos y vídeos: iOS y Windows Phone empatan

En esta categoría la competición está mucho más abierta, ya que tanto iOS, como Android, como Windows Phone, y los dispositivos correspondientes en los que funcionan, tienen
algún as en la manga.

Sin embargo, hay que contar con una premisa importante. Cuando se habla de fotografía, la calidad del hardware marca una mayor diferencia que en el resto de sectores. Por lo
tanto, no se puede tener en cuenta.

Existen excelentes ejemplos de smartphones con cámaras de una calidad tal que puede
constituir el elemento determinante en la elección del usuario.

Un ejemplo es el Sony Xperia Z1 (Android), con su cámara de 21 Megapixels y una pantalla con 1080×1920 de resolución. Otro es el HTC One M8 (Android), con dos cámaras frontales, una de las cuales dispone de brillo de f/2.0.

El Nokia Lumia 1520 (Windows Phone) cuenta incluso con lentes Carl Zeiss y ofrece una resolución de 20 Megapixels (que, acompañados de una lente de alta calidad, como en este
caso, suponen una gran diferencia) y un vídeo con una frecuencia de fotogramas de 30 fps a 1080p.

El iPhone 5S, por su parte, cuenta con lentes de buena calidad, una resolución de 8 MP, doble flash y la posibilidad de grabar vídeos de 1080p a 30 fps o 720p a 120 fps.

Por tanto, la guerra del hardware está más que abierta, pero en nuestro artículo la tendremos en consideración solo de forma oblicua, ya que nos concentraremos
principalmente en los tres sistemas operativos y en las aplicaciones disponibles para cada uno de ellos.

Las apps de fotografías incluidas por defecto en los sistemas operativos varían en función de los dispositivos. En general, son muy completas. En concreto, la app Camara que incluye Samsung y que funciona en Android es muy completa en funciones, filtros y configuraciones, pero la supera Nokia Camera (que en Nokia Lumia sustituye a la app por defecto de Windows Phone, que es Microsoft Camera).

Nokia Camera

La aplicación ofrece opciones que casi ninguna otra “compañera” puede superar, como el enfoque manual, el balance de blancos y la sensibilidad del sensor (ISO). Pero aún hay más: también puedes integrar dentro el resto de apps de fotografía del paquete que ofrece Nokia, como por ejemplo Nokia Smart Cam (que dispara una serie 10 fotos consecutivas para luego poder escoger la mejor) y Refocus, que permite disparar y elegir a continuación qué parte de la imagen quieres que tenga el foco.

La aplicación Cámara del iPhone no es tan completa, pero aun así es muy respetable. Permite, entre otras cosas, grabar vídeos de 120 fotogramas por segundo, y crear así preciosos efectos de slow motion para incluir en las grabaciones. Mientras grabas vídeo también puedes sacar fotografías con el botón blanco que hay abajo a la izquierda. El modo burst permite disparar 10 imágenes por segundo.

iOS Camera - SloMo

También está la función de fotos panorámicas, que toma a 30 fps y regula automáticamente y en tiempo real la exposición a medida que disparas las fotos.

iTunes cuenta con una cantidad estratosférica de apps para tomar fotos y grabar vídeos, lo mismo que Play Store. En este artículo ya analizamos algunas imprescindibles para los fotógrafos (tanto para Android como para iPhone), mientras que en esta profundización presentamos las mejores apps para iPhone para rodar cortos.

Para Windows Phone la elección no es tan variada, pero sí cuenta con apps de indiscutible calidad, como ProShotCamera360HDR Photo CameraCreative Camera.

Teniendo todo esto en cuenta, no es fácil afirmar que un sistema operativo ofrece más instrumentos que otro para hacer fotos y vídeos.

Pero en vista de todos los elementos que hemos estudiado, optamos por un empate entre
iOS y Windows Phone,
muy seguidos de cerca por Android, añadiendo que si la calidad del disparo es tu principal prioridad, el Lumia 1520 probablemente sea la mejor elección, mientras que si quieres poder construir un arsenal de apps para foto y video que
se adapten perfectamente, un iPhone 5S con iOS podría ser la mejor opción.

Diseñare y dibujar: afila tus lápices con iOS

En el caso de las artes gráficas, hay que aclarar que la pantalla del smartphone resulta insuficiente para la mayoría de las aplicaciones, y que por tanto, para este ámbito,
tomaremos en cuenta las tablets.

Esto reduce los contendientes a dos ya que, como hemos visto, las tablets de Windows no
funcionan con Windows Phone, sino con Windows 8.

Por tanto, quedan iOS con el iPad y Android con la tableta de gama alta. La calidad constructiva y de composición de las de bajo coste hace que no sean aptos para las tareas gráficas de una cierta complejidad.

Las versiones más recientes de ambos sistemas operativos gestionan los gráficos de forma fluida y pueden ser consideradas de un nivel parecido. Desde el punto de vista de los
recursos de hardware, si muchas tablets Android cuentan con una CPU más rápida que los dispositivos móviles de Apple, en términos de GPU las posiciones se invierten, manteniendo también desde este punto di vista los dos sistemas en niveles parecidos
de calidad.

Para crear esbozos y bocetos, entre las numerosas opciones que ofrece la Play Store, hay cuatro de enorme calidad: Paperless-Draw, sketch, tabletSketch’emSketchBook ProArtFlow-TabletSketchBook.

Todas ellas ponen a disposición de los usuarios una gran cantidad de plumas, lápices y pinceles virtuales, para poder diseñar y pintar.

Para iPad, la cantidad de aplicaciones de nivel profesional para diseñadores parece superior. Entre las más convincentes, están, Quark DesignPadPaper by FiftyThreeAdobe IdeasiDraw.
Paper 03Boceto realizado con Paper para iPad

Aunque en esta categoría de aplicaciones hay muchos buenos títulos, quienes trabajan con gráficos digitales se siguen fiando mucho más del ordenador tradicional que de la tablet o el smartphone, que todavía tienen un uso un poco limitado.

Por tanto, ¿quién es el ganador? Teniendo en cuenta la oferta y la calidad de respuesta de las pantallas táctiles, que en el caso del iPad parece un poco superior, nos inclinamos por una ligera ventaja por el iPad con iOS.

La manzana, vitaminas para la creatividad

En resumidas cuentas, tenemos a un vencedor: el mejor sistema operativo para los creativos es iOS. La superioridad, como hemos visto, non es aplastante. Android y Windows Phone son buenos sistemas operativos y, en conjunto, los tres competidores cuentan con más elementos en común que diferencias.

Lo que nos hace inclinarnos por el OS Apple es la excelente media que obtienen al valorar los tres elementos principales: la fiabilidad del sistema operativo a la hora de gestionar tareas complejas, como el montaje de vídeo, la buena calidad de la cámara y de los instrumentos para gestionarla y, por último, la clara superioridad frente a los demás en lo referente a la producción musical.

Sígueme en Google+

Artículo original adaptado del italiano.

Cargando comentarios