Publicidad

Noticias

Forspoken: entre el meme por lo cansino que es y la sorpresa

Forspoken: entre el meme por lo cansino que es y la sorpresa
Nacho Requena Molina

Nacho Requena Molina

No llevamos ni 24 horas con Forspoken y ya está copando las redes sociales con decenas de publicaciones. Lo mejor de ellas es que son muy diferentes entre sí, es decir, van desde los halagos al juego por lo bien que hace muchas cosas hasta el meme más gracioso por lo mal que hace muchas otras. De hecho, esto es Forspoken, una mezcla de campos buenos y malos que deja un batiburrillo bastante curioso.

Ya te contábamos ayer que su demo le ha hecho más mal que bien, a lo que hay que sumar ahora que los análisis publicados no es que sean muy halagüeños (lleva un 68 sobre 100 en Metacritic, una nota baja teniendo en cuenta que se esperaba como uno de los juegos del año). Sin embargo, en cuanto el juego ha tocado Internet, el primero de los memes ha nacido: el brazalete que lleva Frey, la protagonista, no se calla ni debajo de agua. Y todo sea dicho: ella tampoco es que destaque por ser silenciosa.

A raíz de este tipo de tuits -el primero de ellos lleva más de 35.000 likes-, los usuarios están criticando los diálogos del juego -son habituales los que siguen este esquema- y que el brazalete no pare de hablar. De hecho, el juego hace cosas tan raras como que se detiene en ocasiones para forzar la conversación, es decir, no sólo no se reproduce en segundo plano, sino que interrumpe el gameplay.

Pero no sólo hay quejas del juego como decimos. Junto a estas también están llegando muchos elogios. Lo principal que se está llevando vítores es el parkour de la protagonista, que es muy divertido -y aquí damos fe, que ya llevamos varias horas con la aventura-. Así mismo, destacan que si bien el mundo abierto está muy vacío, este es bonito. Una de cal y otra de arena. Y para muestra, estas fotos.

Reddit
Reddit
Nacho Requena Molina

Nacho Requena Molina

Periodista especializado en videojuegos y tecnología. Casi dos décadas dedicado a ello.

Lo último de Nacho Requena Molina

Directrices editoriales