Falcon Heavy de SpaceX: Elon Musk pone un coche Tesla en órbita

Falcon Heavy de SpaceX: Elon Musk pone un coche Tesla en órbita

Elon Musk ha vuelto a sorprender al mundo. El 6 de febrero, el magnate norteamericano volvió a servirle al mundo una nueva ración su especialidad: dar vida a sueños que parecen imposibles de realizar, casi ciencia ficción.

Esta vez no se trata de coches autónomos, aunque Tesla ha jugado un papel interesante en todo esto, sino de algo mucho más grande e impactante. SpaceX, la compañía que diseña, produce y lanza cohetes y naves espaciales, lanzó un modelo Roadster al espacio. Fue la parte efectista de la prueba del último cohete de la compañía, cuya tecnología es espectacular.

Esto fue posible gracias a su cohete Falcon Heavy. Este cohete está compuesto por un cohete principal y dos secundarios que van situados a ambos lados. De esta forma, obtienen la potencia suficiente para transportar cargas al espacio.

Un lanzamiento histórico

El del 6 de febrero fue un lanzamiento histórico por distintas razones. Por primera vez, la compañía norteamericana probaba que, efectivamente su cohete Falcon Heavy estaba listo para completar las misiones. A pesar de las dudas de Elon Musk, que sostenía que había un 50 por ciento de posibilidades de que estallase durante el lanzamiento, Falcon Heavy despegó, superó su momento de mayor carga aerodinámica (otro punto crítico del proceso) y consiguió poner en órbita terrestre un Tesla Roadster.

Pero fue una de las características principales de los cohetes de Space X lo que más impactante resultó. La compañía lleva años trabajando en perfeccionar la reutilización de los cohetes. Por eso ver los dos cohetes laterales aterrizando sin problemas y casi sincronizados al 100%, fue una de las imágenes del momento.

Además, esta tecnología no sólo es buena para el medio ambiente, sino que además le permite a la compañía ahorrar en muchos costes. La posibilidad de reutilizar los cohetes y no tener que construir nuevos propulsores reduce el precio de cada lanzamiento y hace que SpaceX se posicione bien en el mercado de las empresas aeronáuticas.

Lamentablemente, el cohete principal, que estaba destinado a aterrizar en una plataforma marítima, no consiguió llegar y se estrelló en el mar, a 100 metros de dicha plataforma, según informó Elon Musk. La falta de combustible impidió poner en marcha el protocolo de recuperación, confirmó el empresario.

Pero, sin duda, los protagonistas indiscutibles de esta epopeya futurista son el Tesla Roadster y Starman. Starman es el nombre que le han dado al maniquí vestido de astronauta que “conduce” el Tesla Roadster rojo en su camino a Marte. Esta particular pareja nos ha dejado unas de las imágenes más impactantes del lanzamiento conduciendo por el espacio y dejando atrás la Tierra.

El futuro: Marte

A pesar de lo espectacular de este lanzamiento se trató de una prueba para comprobar que Falcon Heavy estaba listo y podía transportar y poner en órbita cargas con tamaño y peso similar al de los satélites.

La idea que obsesiona a Elon Musk sigue siendo realizar viajes tripulados a la Luna y a Marte. Por eso, en la rueda de prensa tras el lanzamiento, el empresario anunció que ahora toda su atención se centra en desarrollar lo que ha llamado el “BFR”, “big fucking rocket” en inglés.

El objetivo de este cohete es que permita la entrada y salida de la atmósfera de la Tierra y de Marte, por lo que debe tener una gran resistencia a las altas temperaturas. De esta forma, el BFR junto con Dragon Two, la cápsula de personas, se convertirían en el transporte que haría posible los viajes interplanetarios.

Cargando comentarios